Deportes

Paradojas del madridismo: con Hierro peor que con Zidane

Cinco goles encajados a balón parado en el inicio de temporada acaban con la paciencia de una grada que comienza a pedir explicaciones: ¿actitud de los jugadores? ¿falta de autoridad de Casillas? ¿aspecto mal trabajado por Carletto y Hierro?

El pánico se ha adueñado del madridismo. Más allá de la guerra civil que vive la grada en torno a la figura de Casillas, los gruesos errores cometidos en balones parados comienzan a levantar ampollas. Especialmente entre los jugadores que pueden quedar señalados: centrales, defensas… Son ya cinco los goles encajados en jugadas de balón parado por el Real Madrid en este inicio de temporada. El tanto ante el Atlético en la Supercopa en el Bernabéu, el gol que conllevó la derrota ante los rojiblancos en Liga, dos en San Sebastián ante la Real Sociedad y el recibido ante el Ludogorets.

Precisamente el último, el encajado ante los búlgaros, retrata un alarmante problema de grupo. En el área estaban los once jugadores. Cristiano y Bale, dos hombres que en ataque demuestran su solvencia aérea, vigilaban el primer. Pero el rival les madrugó la jugada y peinó rumbo al segundo, donde Arbeloa descuidó su marca y el Madrid encajó otro gol. Los tantos ante el Atlético se achacaron a la pericia rojiblanca y los de San Sebastián a que “un mal día lo tiene cualquiera”. Pero este último ha encendido las alarmas. Casillas advirtió tras el partido de Sofía que “estos fallos nos acabarán costando puntos”, mientras Ramos repartía culpas: “Debemos estar todos más concentrados en los balones parados”.

El otro foco de sospechas se encuentra en el banquillo, donde el técnico, Carlo Ancelotti, se sacude el problema con un lánguido “trabajamos en ello”. Hay un hecho que llama poderosamente la razón en este apartado. El relevo del segundo entrenador, Hierro por Zidane, debería traer consigo una mejora en el apartado aéreo y en la forma de defenderlo, ya que Hierro era un consumado cabeceador. Sin embargo, el retroceso es significativo. Con Zidane de segundo también los resultados eran mejores, puesto que en la sexta jornada sumaban cinco victorias y un empate por los cuatro triunfos y dos derrotas que acumulan ahora. En cualquier caso el problema urgente es cortar la sangría de los balones parados. ¿Culpa de la actitud de los jugadores? ¿Falta de autoridad de Casillas? ¿Aspecto mal trabajado por Carletto y Hierro?


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba