Fútbol- Qatar 2022

Los clubes quieren hacer negocio con el Mundial invernal que propone la FIFA

El campeonato qatarí, rodeado de engaños, finalmente no se jugará en verano, como siempre sostuvieron sus organizadores. Las confederaciones, empezando por la UEFA, han apoyado las fechas a pesar de que molestan a las ligas europeas.

El estadio proyectado por la arquitecta Zaha Hadid para el Mundial.
El estadio proyectado por la arquitecta Zaha Hadid para el Mundial.

“Esperen lo increíble”. La promesa del Mundial de Qatar 2022, que sirvió de lema para la candidatura, se está cumpliendo desde el primer día. Lo increíble empieza en la elección y se mantiene constante hasta ahora, cuando ya han decidido que van a echar por tierra el calendario futbolístico de 2022 para que el evento se dispute entre noviembre y diciembre. Su final será el 23 de diciembre.

Qatar prometió muchas cosas para llevarse el gato al agua, muchas más de las que va cumpliendo o espera cumplir. Entre sus postulados siempre se mantuvo que el Mundial sería en verano, que no importaba nada que en la zona las temperaturas no permitan disputar ningún deporte al aire libre en esas fechas. Aseguraban que habría aire acondicionado en todos los estadios, total el dinero lo tienen por castigo. “Nosotros nos presentamos para la Copa Mundial de la FIFA 2022 en verano y estamos plenamente comprometidos y trabajando duro para cumplir con nuestras promesas”, llegó a asegurar el comité organizador. Hasta que se solventó la elección, dudosísima. Entonces anunciaron que su propuesta era a todas luces inviable. También prometieron 12 estadios y, pocos meses después y sin consultar a nadie, decidieron que la cosa quedase en ocho.

Ahora se sabe que el fútbol de clubes parará entre noviembre y diciembre de 2022 para que se organice un Mundial, algo insólito. Las confederaciones, que al final son las que mandan, se han unido en bloque para que la fecha salga adelante. Incluso la UEFA de Platini, tradicionalmente enemistada con la FIFA de Blatter, ha pasado por el aro qatarí. Es sabido que el mandatario francés era un firme partidario de la candidatura árabe. Es más, France Football, uno de los medios que más y mejor ha tratado la corrupción asociada a la elección, asegura que Platini solo necesitó un empujón de Sarkozy para verle las bondades a la candidatura de Qatar.

Que el resto de confederaciones esté de acuerdo no puede sorprender a nadie, su alineación con Blatter y la FIFA tiene pocas fisuras, y en este caso no cambiarán de posición. Si el Mundial tiene que ser en noviembre y diciembre, porque en febrero hay Juegos Olímpicos de Invierno y en abril empieza al Ramadán, adelante. Curioso caso el de los Juegos, la FIFA y el COI se miran con desconfianza desde hace años, pero el organismo futbolístico ha preferido no entrar en conflicto, por lo que pudiese pasar.

Los jugadores, por medio del sindicato internacional FIFpro, también han mostrado su posición favorable a la medida. “Jugar el Mundial de Qatar 2022 en invierno de la única forma de proteger la salud y la seguridad de los jugadores”, señala Theo van Seggelen, su secretario general.

Se prometieron 12 estadios con aire acondicionado para jugar en verano y al final habrá ocho para jugar en invierno

No todo son alabanzas a la decisión. Los grandes perjudicados, como suele pasar cuando de selecciones se habla, son los clubes. Especialmente los clubes europeos, que están que trinan con la decisión y que preferían mayo como mes para el Mundial. Alegan desde FIFA que a esa altura del año las condiciones ambientales ya no son válidas para la realización del campeonato. Pero los clubes no se dan por convencidos, saben que hacer el Mundial en medio de la temporada hará estragos a cualquier planificación.

La decisión perturbará y causará un grave daño al normal desarrollo de las competiciones europeas”, alega la Asociación de Ligas Profesionales Europeas (EPFL) que está comandada por la LFP española y la Premier League inglesa y estuvieron representadas en Doha por Javier Tebas. “Las ligas y los clubes europeos se han reafirmado en su posición de celebrar el Mundial de Catar en el mes de mayo, periodo aceptable por razones climatológicas y que favorece tanto a jugadores como a aficionado”, aseguran en el comunicado, a sabiendas de que será casi imposible que FIFA cambie el dictamen de aquí al 19 de marzo.

Tan claro tienen que la decisión es inamovible que ya empiezan a movilizarse para, al menos, conseguir recompensas económicas. “No se podrá esperar que los clubes europeos y las ligas asuman los costes de tal cambio de fecha. Esperamos que los clubes sean compensados por el perjuicio que esa decisión final causaría”, se explayaba Karl-Heinz Rummenigge, representante de la Asociación de Clubes Europeos (ECA).

La FIFA ha anunciado también que se va a proponer un Mundial más corto, para que el tiempo de parón sea el mínimo posible. No baraja, claro, la opción de reducir selecciones –algunos, como Figo, incluso quieren más- así que es de suponer que la propuesta pasará por menguar el tiempo de descanso entre partidos. Y eso puede tener consecuencias médicas, incluso, a medio plazo ser aún más perjudicial para los clubes. En FIFpro ya se están moviendo en ese campo: “Cualquier discusión sobre la reducción de los días de competición de la Copa del Mundo es algo que implica a los jugadores”. O, lo que es lo mismo, “ya veremos”. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba