Deportes

Podemos ficha al olímpico Óscar Peñas: "Habrá tres horas de Educación Física en los colegios"

La formación morada propone unas líneas fundamentales sobre las que se asentarán sus medidas en la actividad física. Óscar Peñas, exjudoka olímpico, explica, a título personal, algunos de los motivos que mueven al partido en el ámbito del deporte. 

Reunión de parte del círculo de deportes de Podemos, con Peñas en el centro.
Reunión de parte del círculo de deportes de Podemos, con Peñas en el centro. Podemos.

El deporte se nutre de la política. Buena parte de las ilusiones de los olímpicos dependen de la partida presupuestaria que cada año adjudica el gobierno al Consejo Superior de Deportes. Las federaciones, las becas, la organización de eventos… aunque muchos deportistas repitan como un mantra que su actividad no tiene nada que ver con lo que pasa en las cámaras de representación, la realidad es bien distinta.

Podemos es la formación más pujante del momento. Un proyecto que tiene poco más de un año y escala en las encuestas hasta acercarse a cifras que les pueden poner en el gobierno o, al menos, a ser importantes para la gobernabilidad en España y sus comunidades autónomas. Por la novedad del movimiento los programas deportivos están en el horno, en medio de un proceso de discusión para llegar a unas propuestas tangibles.

Uno de los miembros activos de la organización en el ámbito del deporte es el judoca olímpico Óscar Peñas, que fue quinto en los Juegos de Atenas. Habla a título personal, pues en este momento la organización no tiene finalizadas sus líneas de actuación. Lo hace con pasión, ilusionado con el proyecto. Forma parte de la lista de José Manuel López, que aspira a representar a la formación en los comicios de la Comunidad de Madrid. Entre el 25 y el 29 se celebrará la votación definitiva para saber quiénes aparecerán en la papeleta de la formación, aunque López es el favorito y tiene el respaldo del núcleo de fundadores de Podemos.   

El círculo de deportes, la organización básica que más pegada está al terreno, tiene decididas las líneas generales de actuación. Son, en buena medida, una adaptación de las ideas del partido al ámbito de la actividad física. El primer punto habla de un deporte “profesional, transparente, democrático e igualitario”. También tienen como pauta la fiscalización, calidad y profesionalización del deporte, con la “facilitación del asociacionismo”. En este punto destaca la posibilidad de una Ley de mecenazgo o beneficios fiscales similares, una reclamación histórica del deporte español.

El deporte es tomado en los ejes de actuación como una cuestión transversal que no solo inmiscuye a los profesionales sino a toda la sociedad. Es por ello que se propugna el deporte base en los centros educativos, con políticas como la “ampliación a tres horas de Educación física en las escuelas”. La actividad física se entiende como una escuela de valores, que permite, según la organización, actuar en “políticas de igualdad, integración, rescate ciudadano y sostenibilidad”. Es de esperar que esto sea un camino de doble dirección, del mismo modo que el deporte puede ayudar a la sociedad a mejorar la igualdad también la igualdad tiene que ser una política rectora dentro del deporte.

Por último señalan el deporte como método de mejorar “la calidad de vida y el bienestar”, y ven necesaria la coordinación con “las instituciones educativas y sanitarias” para que la actividad física colabore con los programas de salud. La mayor parte de estas propuestas, dicen miembros de la organización, se han basado en pequeños informes económicos y estudios de i+d+i. Una manera de diagnosticar los males del deporte.

La discusión está en el ADN de la formación, surgida del asambleísmo y de los movimientos sociales. Aunque en el deporte este tipo de cuestiones hayan tenido una importancia secundaria, también la parte de actividad física del partido se adapta a esos métodos. “Los deportistas, hay que tenerlo en cuenta, se han despolitizado, y no lo entiendo, no sé por qué se nos llama para la medalla y luego no podemos opinar”, cuenta Peñas sobre la implicación de la que carecen muchos deportistas de hoy en día.

Recuerdan, además, que la facilidad para entrar en la rueda de discusión es máxima: “No hace falta tener un carnet, basta con apuntarse e ir a las reuniones, en el momento en el que quieres participar, participas, eso no te lo da ningún otro partido”. Peñas, además, recuerda uno de los discursos habituales en los mandatarios de Podemos. “Una de las cosas que a veces no se entiende es que nosotros no somos ni extrema derecha, ni extrema izquierda, aquí cabe todo el mundo”, dice, bregado en muchas asambleas y reuniones.

El análisis de la situación general, especialmente en el plano económico, no arroja buenos resultados. “Hay deportistas que están en plena clasificación olímpica y se están pagando absolutamente todo. Ahora mismo si no tienes una familia que te apoye, y tal y como está la situación es complicado, un deportista no tiene opciones”, relata el judoca.

Podemos vive en un continuo de debate en el que las ideas entran y salen y los miembros las aprueban, matizan o descartan, un modo que puede parecer engorroso, pero que Peñas asegura que es natural: “El diálogo no es un ordeno y mando, todo se puede poner encima de la mesa. Es bastante rápido y bastante más de lo que han hecho otros partidos”. Esa comparación es importante para los individuos activos en el grupo, el ofrecimiento de un nuevo modo de hacer las cosas, diferente a lo habitual. “Si yo pregunto por lo que proponen otros partidos en el deporte seguramente nadie lo sabe. Es algo que estamos trabajando, no queremos hacer un canto de sirena. La gente que está ahí tiene muchísima experiencia, yo mismo no soy un chaval de 20 años”, relata el judoca.

Peñas confía mucho en que José Manuel López sea quien implemente las ideas que van saliendo para el deporte. “Yo llevo muchos años viendo pasar partidos políticos y lo sensible que veo a José Manuel no lo he visto nunca, él conoce muy bien las estructuras y se va a apoyar de los círculos, como manera de conformar el programa”. Eso sí, la ambición es importante pero no se puede despegar los pies del suelo: “Hay que ser realista, como están las cosas no se le va a poder dar las vuelta a todo de golpe, pero sí de forma progresiva”.

El judoka, tantos años de profesional, recuerda siempre que el movimiento en el que está adscrito no quiere ser como los demás. “ Podemos nace de un diagnóstico de la sociedad desde dentro. No es una visión idílica”. Él conoce su ámbito y apuesta por nuevas formas de hacer las cosas. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba