Deportes

La AFE pidió verse con Montoro, que les despachó en febrero advirtiendo: "La reforma fiscal ya está cerrada"

La Asociación de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE) ha pedido al Ministerio de Hacienda "claridad y firmeza" ante las demandas de cualquier colectivo que pretenda forzar decisiones de corte político y legislativo para favorecer intereses particulares de cualquier gremio. O lo que es lo mismo, pretende evitar que, presionado por la huelga, el Gobierno tanga la tentación de suspender las inspecciones fiscales a los futbolistas.

Xavi, Casillas y Juanfran, representantes de Barcelona, Real Madrid y Atlético, respectivamente, en la reunión de la AFE apoyando la huelga.
Xavi, Casillas y Juanfran, representantes de Barcelona, Real Madrid y Atlético, respectivamente, en la reunión de la AFE apoyando la huelga. EFE

Pese a que la Asociación de Futbolistas Españoles ha tratado de desmarcarse respecto a los rumores, la sombra de que los futbolistas exigen una mayor laxitud a la hora de tributar revolotea alrededor de la reciente convocatoria de huelga. Según ha podido saber Vozpópuli, el colectivo pidió una reunión a Montoro con el fin de discutir una reforma fiscal que no les gustaba nada. Ante esta petición, el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferré, respondió el pasado febrero remitiéndoles una misiva. En la misma, Ferré advertía a la AFE de que la reforma fiscal ya estaba cerrada, pero que si necesitaban algún tipo de aclaración se ponían a su disposición para resolver cualquier duda.

Básicamente, las quejas habituales de los futbolistas respecto a Hacienda se resumen en dos. Por un lado, los jugadores no pueden deducirse fiscalmente los pagos al representante. Por otro, la Ley del 96 permitía a los deportistas que cobrasen un 15 por ciento de sus derechos de imagen a través de unas sociedades que tributan mucho menos. Sin embargo, una norma del 2006 sostenía que los deportistas tenían que imputar todo al IRPF, sin usar una sociedad. Y en los últimos meses han proliferado las inspecciones que han aplicado el criterio de 2006 en lugar del de 1996, obligando a muchos de ellos a abonar las cuentas pendientes de años anteriores. O sea, que han tenido que desembolsar a las arcas públicas bastante dinero. De ahí que circule la teoría de que los verdaderos motivos de la huelga residen en estos dos puntos.

Por si acaso, la agrupación de inspectores de Hacienda ha reaccionado de inmediato con tal de evitar que el Gobierno ceda a la tentación y suspenda las inspecciones a estos grupos como ya hiciera en otros tiempos. De hecho, la Asociación de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE) ha pedido al Ministerio de Hacienda "claridad y firmeza ante las demandas de cualquier colectivo que pretenda forzar decisiones de corte político y legislativo para favorecer intereses particulares", alejándose del trato fiscal neutral, justo, equitativo y uniforme que la normativa tributaria prevé para cualquier ciudadano. Aunque parece deducirse que la AFE quiere desmarcarse de los rumores sobre determinadas demandas fiscales de su colectivo, los inspectores expresan su preocupación por el lenguaje que trasciende a la opinión pública, plasmado en expresiones como “acoso”, “persecución”, “dureza”, “incomprensión” de la Agencia Tributaria hacia el mundo del fútbol. Se trata de términos injustos y exageradas, que merecen un análisis de la verdadera situación del sector, desde un punto de vista más técnico y detallado, diferenciando la tributación en sede de los futbolistas y en sede de los clubs de fútbol.

La IHE recuerda en su comunicado que uno de los principales debates que se suscitan es el de la tributación de las cesiones que los jugadores realizan de sus derechos de imagen a sus respectivos clubes de fútbol. En este asunto, en ningún caso se puede establecer un único supuesto porque las situaciones son de lo más diversas, atendiendo a circunstancias como la gestión directa de los jugadores de sus propios derechos de imagen, la creación de estructuras societarias para su explotación y posterior cesión a los clubes de fútbol, o la actuación en territorios de nula o baja tributación.

Advierten los inspectores de que "cada persona debe satisfacer aquellas prestaciones de servicios que recibe, así como los impuestos correspondientes a las mismas", y recuerdan que "el fútbol profesional en España -hoy Sociedades Anónimas Deportivas (SAD) en su gran mayoría- disfrutó de sendos planes de saneamiento, en 1985 y en 1991, que permitieron a los clubes aligerar sus deudas. Y como algo similar, conviene recordar el paso actual de la mayoría por el tamiz del proceso concursal, en el que han disfrutado de elevadas quitas de sus deudas con múltiples acreedores frente a otras empresas que han acabado en liquidación". "Es injusto buscar el origen de los problemas financieros del fútbol en la aplicación del sistema tributario, o en una supuesta actitud agresiva de la Administración Tributaria", concluyen. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba