El ámbito deportivo es un reflejo de la situación económica

Alemania-Grecia: la batalla del euro se dirime en el Arena de Gdansk

Los caprichos del fútbol han querido que ambos países se enfrenten en los cuartos de final de la Eurocopa 2012. Parece inevitable que las aficiones, especialmente la griega, lo vean como algo más que 90 minutos de juego.

La afición helena tiene las esperanzas puestas en una heroica actuación de los suyos ante Alemania
La afición helena tiene las esperanzas puestas en una heroica actuación de los suyos ante Alemania Gtres

Grecia dio la sorpresa en el último partido del Grupo A de la competición europea de fútbol que se está disputando en Polonia y Ucrania al imponerse a la prometedora Rusia. Venciendo por la mínima (1-0) y mandando a los rusos a casa con un gol de Karagounis, la afición griega pudo disfrutar de una de sus mayores alegrías en los últimos meses: el pase de su selección a cuartos contra todo pronóstico. Pero un día después la suerte (o mala suerte) les tenía preparada una sorpresa: Su rival sería Alemania, que se clasificó como primera del Grupo B. 

El partido inevitablemente está marcado por todos los condicionantes políticos y económicos que unen a ambos países actualmente. La Alemania de Merkel que ha sido denominada como la 'locomotora de Europa' está muy por encima de una Grecia convulsa que a día de hoy se encuentra en trámites para formar un nuevo gobierno, después de unas segundas elecciones el pasado domingo por el fracaso de un primer contacto entre todos los partidos tras los comicios del 6 de mayo. Deportivamente también parece patente la posición ventajosa de la selección que dirige Joachim Löw, una de las favoritas a alzarse con el título: subcampeona europea, tercera del último Mundial de Sudáfrica y que ocupa el tercer puesto en el ranking de la FIFA (Grecia es décimoquinta).

Los cierto es que los contextos sociopolíticos difícilmente podrían ser más adversos entre los dos países europeos. Grecia cuenta actualmente con una tasa de paro del 22,6%, mientras que las previsiones sobre el PIB en abril estimaban que la economía se contraería un 5% en 2012, más de lo que se había predecido. La economía griega suma su quinto año en recesión, y el propio gobernador del Banco de Grecia, George Provopoulos alertaba de que el déficit por cuenta corriente, reflejo clave de la competitividad del país, se contraería a un 7,5% en 2012. Al mismo tiempo, estimaba que a finales de año la economía habría recuperado hasta tres cuartos de la competitividad perdida durante 2001-2009. 

Grecia cuenta con una tasa de paro del 22,6% y las estimaciones apuntan a que su PIB se contraerá un 5% en 2012

Apenas un mes después (mayo) se conocía que el PIB griego había caído en el primer trimestre un 6,2% interanual. La grave situación económica ha llevado al país a un limbo político, algo que se reflejó en las elecciones del 6 de mayo cuando el electorado griego votó mayoritariamente contra las medidas de austeridad exigidas por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional a cambio de los rescates. Ahora parece que la postura de permanecer en el tan defendido euro (especialmente por Alemania) han propiciado que se pueda formar un gobierno de coalición encabezado por Andonis Samarás

Sin embargo, desde 2010 el país no puede recurrir a los mercados para financiarse a medio y largo plazo, y sólo emite bonos a corto plazo, por lo que su supervivencia financiera está asegurada por los préstamos de la UE y el FMI. 

Alemania, cabeza de Europa

Bien diferentes son los datos económicos de los germanos, cuyo desempleo se estima que en 2012 ronde el 6,8%, el más bajo desde hace 20 años, mientras el crecimiento estará en el 0,7%, cifra inferior al 3% de 2011 o 3,7% de 2010. El ministro de Economía informaba  a principios de año de que la previsión  de crecimiento para 2013 estaría en torno al 1,6%. 

Tras las estimaciones a comienzos de 2012, los datos del primer trimestre vinieron a corroborar que aunque lento, la alemana parece ser de las pocas economías privilegiadas que mantienen cierto crecimiento en Europa. En mayo publicaban que había obtenido un crecimiento de unas cinco veces lo que estaba previsto, con un 0,5% del PIB, motivado, en parte, por el buen momento de las exportaciones. La tasa interanual reflejaba un crecimiento del 1,7%. 

Las previsiones de la Unión Europea también eran positivas para los germanos: al crecimiento del 0,7% para 2012 se le sumaría el de 1,7% para el próximo año. 

Para Grecia, cuestión de orgullo

Tras conocerse la noticia del cruce en cuartos de final, los medios griegos comenzaron a calentar la previa, dedicándole en ocasiones mayor énfasis al partido que a las consecuencias de las elecciones. El portal "Goalnews" publicaba "que nos traigan ahora a Merkel. No van a echar a Grecia del euro nunca", y se apelaba al aguerrido espíritu espartano para lograr la gesta. Muchos ciudadanos confesaban 'tenerles ganas a los alemanes'. 

"Les tenemos ganas a los alemanes. Que nos traigan ahora a Merkel. No van a echar a Grecia del euro nunca"

También desde la propia selección helena se aprovechaba para dar opiniones. El portero Sifakis, jugador del Aris de Salónica, pedía más respeto para el país, y Karagounis, autor del tanto del triunfo ante Rusia, admitía que la alegría era comparable con las que vivieron en la Eurocopa de 2004, cuando Grecia se proclamó campeona ante la anfitriona Portugal. Tras la clasificación, el jugador del Panathinaikos declaró que  habían mantenido su promesa de no volver a Atenas, ya que "cuando estamos unidos, nadie puede detenernos" explicaba, a la vez que lamentaba perderse el choque por haber visto su segunda cartulina amarilla. 

Los jugadores no fueron los únicos en defender a Grecia, ya que hasta el portugués Fernando Santos, su seleccionador, al ser preguntado tras el partido admitía que habían conseguido dar una alegría a los griegos con el resultado, y esto era fruto de sus esfuerzos y de su determinación. "Lo que nos inspira Grecia es su historia, y el respeto por el país viene de esa gloriosa historia. La ciencia, la democracia, todo eso viene de allí. Es difícil, por todo ello, por esa gran historia, dar lecciones a Grecia", respondía ante la prensa. 

Noventa minutos por delante

Para ceñirse a lo meramente deportivo habría que confesar que Alemania es, a priori, la favorita para el pase a semifinales. Los griegos, con un planteamiento más defensivo pero especialistas en dar sorpresas, tendrán enfrente a una de las selecciones que más está opositando al título, y repleta de jugadores que pueden decidir un partido por sí solos. Las casas de apuestas lo tienen claro: la victoria alemana se paga a 1,33, mientras que la griega está a 9,25. 

Además, y para echar más leña al fuego, la canciller alemana Angela Merkel, que todavía no había acudido a presenciar ningún partido de los suyos, y que en principio tenía una agenda 'de eurocrisis' que le impediría también su viaje al choque de cuartos, comentaba ayer que finalmente sí estará en el palco del estadio polaco, algo que sin duda enciende aún más las ganas de victoria de los helenos. 

Como siempre, todo se verá sobre el terreno de juego. Este viernes a las 20.45 horas en Gdansk se verá un partido rodeado de alicientes extradeportivos pero que finalmente sólo quedará en 90 minutos de fútbol.... o no. 

-POSIBLES ALINEACIONES

ALEMANIA: Neuer, Lahm, Hummels, Badstuber, Bender, Kedhira, Schweinsteiger, Podolski, Ozil, Müeller y Mario Gómez.

GRECIA: Sifakis, Torosidis, Papadopoulos, Papastathopoulos, Tzavellas, Katsouranis, Maniatis, Salpingidis, Makos, Samaras y Gekas.

ÁRBITRO: Tamir Skomina (Eslovenia).

ESTADIO: Gdansk Arena.

HORA: 20.45.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba