Deportes

El rey de la NBA no solo lo es en la pista: el imperio económico de LeBron James

El mejor jugador de baloncesto del mundo también se quiere convertir en el mayor hombre de negocios, y tiene un objetivo en mente: llegar a ser billonario.

LeBron James, con los Cleveland Cavaliers.
LeBron James, con los Cleveland Cavaliers. NBA

Ya casi nadie duda que LeBron James sea el mejor jugador de baloncesto del planeta. Cuatro veces elegido jugador más valioso de la temporada, ganador dos veces del campeonato (MVP de las finales en ambas ocasiones), este verano volvió a Cleveland para llevar un anillo a su ciudad natal. James no solo llevó allí su inmenso talento para el baloncesto, sino también una fortuna que no tiene parangón entre sus compañeros de profesión.

James firmó un contrato este verano por dos temporadas y un total de 33 millones de euros con los Cavaliers, la máxima cantidad anual permitida por el convenio de la NBA. Quiso que solo durase dos años porque en 2016 empieza a hacerse efectivo el nuevo y muy lucrativo contrato televisivo de la NBA, que elevará el límite salarial para las franquicias y permitirá pagar más dinero a los jugadores. LeBron podía haber firmado cinco años, pero estaría perdiendo dinero a largo plazo; tal vez en 2017 pueda a estar ganando 25 millones de euros por temporada.

Sin embargo, la estrella de Cleveland no es el jugador mejor pagado en la NBA –ese es Kobe Bryant, que cobrará casi 19 millones esta temporada de los Lakers– y ni siquiera había sido nunca el mejor pagado de su equipo hasta esta temporada. James siempre había sacrificado su salario por jugar a baloncesto para que sus equipos pudiesen fichar a otros grandes jugadores y ser más competitivos. Se lo puede permitir, porque su fortuna está también lejos de las canchas.

James tiene el objetivo de convertirse en 'billonario', y por eso tiene múltiples inversiones no relacionadas con el baloncesto

‘Forbes’ le situaba como el deportista con más ganancias por publicidad de todo el mundo, con 42,5 millones de euros estimados en el año 2014. Se cree que solamente de Nike ya recibe 16 millones por temporada. La firma deportiva fichó a James cuando tenía 18 años y jugaba en el instituto, un contrato de nada menos que siete años de duración, una muestra de fe en el potencial del baloncestista de Akron.

No solo es que tenga contratos de publicidad con Nike, McDonald’s, Coca Cola, Samsung y un puñado de empresas más. James, además, tiene como objetivo real convertirse en un ‘billonario’, alguien cuya fortuna es mayor de 1.000 millones de dólares. Y para ello no solo recibe dinero por jugar a baloncesto y por publicitar marcas: también hace inversiones estratégicas en empresas y propiedades. LeBron James es un auténtico hombre de negocios.

Por ejemplo, en su día recibió una participación en Beats by Dre, una empresa de auriculares creada por el rapero Dr. Dre. En agosto fue comprada por Apple a cambio de más de 3.000 millones de euros. James, como accionista, se llevó unos 25. Todo lo que había hecho para conseguir sus acciones fue lucir los auriculares de la marca antes de los partidos.

Propietario del Liverpool

James es también uno de los propietarios del Liverpool. El club británico pertenece desde hace tres años al grupo americano Femway Sports, dueño también de los Boston Red Sox de béisbol. LeBron llegó a un acuerdo con ellos para quedarse con una parte de la propiedad del Liverpool. Unos meses después, aprovechando el cierre patronal de la NBA, viajó a Anfield para ver en directo un Liverpool-Manchester United y para conocer el mítico estadio del club que acababa de adquirir.

James tiene otras pequeñas inversiones en “start-ups” y en negocios inmobiliarios. “Es imposible llegar a mil millones de dólares solo con acuerdos publicitarios”, dijo una vez Maverick Carter, amigo desde la infancia de James y su socio en LRMR Investments, la sociedad que formaron para gestionar las inversiones del jugador. “Solo el dinero que consigas ganar mientras estás dormido es el que te va a llevar ahí”. Al ‘billón’.

LeBron es amigo de Warren Buffett, uno de los millonarios más conocidos de Estados Unidos. El año pasado publicó una foto en su cuenta de Instagram comiendo con Carlos Slim, número uno en los últimos años en las listas de los más ricos del planeta; este año le ha superado Bill Gates. Sin haber pisado nunca la clase de una universidad, LeBron James, un artista del baloncesto, está en su camino para ser también un MVP en los negocios.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba