Deportes

Hacienda declara la guerra al fútbol

Una reinterpretación de la Agencia Tributaria del régimen de operaciones vinculadas pone el foco en el cobro de la ficha a través de sociedades que gestionan los derechos de imágenes. "Se cuestionan estructuras de explotación de la imagen que han sido aceptadas por la propia inspección desde final de los 90". Las sanciones puedes ser millonarias y jugadores como Iker Casillas, Sergio Ramos o Andrés Iniesta, entre los investigados.

Mariano Rajoy posa con Villar y Del Bosque.
Mariano Rajoy posa con Villar y Del Bosque.

Hacienda mira con lupa el fútbol. Una revisión de la interpretación de la normativa vigente y la guerra abierta entre el presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas, y la directora de Recaudación de la Agencia, Soledad García, han disparado la vigilancia sobre la tributación de futbolistas, clubes y comisiones. Esta presión, que llevó a Tebas a acusar a García de "querer liquidar a los clubes", ha recrudecido la investigación y de ahí el seguimiento de Hacienda a jugadores como Andrés Iniesta, Iker Casillas o Sergio Ramos. Al margen del contencioso al que está sometido Lionel Messi, que es ajeno a esta campaña de presión tributaria que se denuncia desde el entorno de la Liga de Fútbol Profesional.

La normativa vigente en estos casos ha sufrido cambios notables. En 1996, el PP introdujo un cambio en la Ley del IRPF que permitía a los futbolistas cobrar vía nómina, el 85% de la ficha (tributando al tipo máximo del IRPF (52%) y el 15% restante, a través de alguna sociedad que gestionase sus derechos de imagen (pagando un impuesto de sociedades del 30% y no del 52%. Esta regla 85/15 cambió en 2006, al aprobarse el régimen de operaciones vinculadas que valora a precios de mercado las operaciones entre las partes. Sin embargo, el fútbol no se vio influido por la nueva norma. Hasta que la Agencia Tributaria ha decidido considerar ese 15% que el jugador ingresa por los derechos de imagen es el precio del mercado que debería pagar la sociedad al jugador por cederle la explotación de esos derechos. Por lo que el futbolista tributa también esa parte al 52% (máximo del IRPF).

Hacienda está revisando los últimos cuatro años de contratos de los jugadores (fechas en que prescriben las operaciones en este ámbito) lo que dispara los números y el importe de una hipotética sanción futura. La novedada, como explica Roberto Álvarez, socio de Cuatrecasas Gonçalves Pereira, es que "ahora se cuestionan estructuras de explotación de la imagen que han sido aceptadas por la propia inspección desde final de los 90".

Otro de los puntos de fricción que aún no están aclarados tiene que ver con el pado de la comisión que se llevan los agentes al cerrar los acujerdos. Rondan el 10% de la operación y el modus operandi habitual es que el jugador reciba su salario, pague el 52% al fisco, y posteriormente abone el 10% de la operación al agente. Pero buscando un ahorro fiscal, en ocasiones el futbolista acuerda con el club que sea este quien pague al representante para rebajar el porcentaje de la tributación.

Por todo esto, el mundo del fútbol protagoniza ahora una etapa de vigilancia tributaria similar a la que han vivido anteriormente gremios como los periodistas (que cobraban su sueldos a través de sociedades), los artistas y deportistas individuales como tenistas, golfistas o pilotos de Fórmula 1 o motociclismo. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba