John Cruyff desprecia a Martino: aquí van diez cosas que debería saber de él

“¿El Tata? No conozco a ese entrenador, no sé absolutamente nada de él”

Aunque a continuación dijo que "Rijkaard y Guardiola tampoco habían ganado nada", el hecho de que el holandés confiese no conocer nada de Martino es en cierto modo un desprecio hacia el nuevo entrenador del Barça. Cruyff debería saber del argentino cosas como  que no sabe por qué le llaman Tata, que en el banquillo le gusta estar en chándal "por una cuestión de comodidad, transpiro mucho y no me gusta estar tipo casamiento”, que apenas celebra los goles, que asegura sacar provecho de que le comparen con Bielsa, a quien elogia...

“¿El Tata? No conozco a ese entrenador, no sé absolutamente nada de él”, dijo Johan Cruyff al ser preguntado por el nuevo técnico del Barça. “Pero Rijkaard y Guardiola tampoco habían ganado nada y ganaron mucho en el Barça”, añadió el holandés.

Aunque ahora parece que todo el mundo sabe en España quién es Gerardo Martino, el caso es que para la mayoría el rosarino es un auténtico desconocido, de ahí tanto confusión o la necesidad de reducirlo a un discípulo de Marcelo Bielsa. Aunque El Loco ha influido en su formación, quienes conocen a ambos no dudan en asegurar que son muy distintos, tanto a nivel técnico como personal.

El Tata podía ser en estos momentos entrenador de la Real Sociedad, club por el que estaba dispuesto a fichar. Sin embargo, el hecho de que Newell's terminara tan tarde la temporada y, además, estuviera jugando la Libertadores, dio al traste con la opción de verle en Zubieta.

En un amplio reportaje publicado en mayo de 2007 en la revista 'El Gráfico', el técnico rosarino contestaba a cien preguntas sobre él. Aquí van diez respuestas que ayudan a conocer un poco al sustituto de Tivo Vilanova en el banquillo del Barcelona.

1- “No sé de dónde viene lo de Tata, es de pibe y lo llevé para todos lados. Hace casi 30 años que estoy en el ambiente y estoy seguro de que la mitad de la gente ni sabe cómo me llamo. A mi hijo le dicen Tatita”.

2- “Por mi forma de ser, casi no grito los goles. Como jugador también era poco expresivo, muy aburrido, con poca inventiva para esas cosas. Siempre despotriqué contra los que saltan los carteles y se trepan al alambrado, yo lo hice una sola vez, cuando fuimos campeones en el 90”.

3- “En el banquillo llevo chándal por una cuestión de comodidad, transpiro mucho y no me gusta estar tipo casamiento”.

4- “¿Si me parezco a Bielsa? El tema es que cuando te comparan con alguien que te gusta, está todo bien, no te vas a quejar. Quizás hasta terminás trabajando muchos años por eso: hay 19 equipos que quieren a Bielsa y como no lo pueden contratar, llaman al otro. La etiqueta me favorece, ¿para qué me voy a ocupar de desmentir todo?

5- “Creo que Bielsa es el mejor porque explica muy bien, porque tiene una gran capacidad para transformar en trabajo las cosas que él ve que suceden en los partidos, porque no aburre, porque siempre entusiasma, porque sus trabajos son novedosos y porque tiene una cabeza notable. Marcelo, además, te marca por una línea de conducta, que tiene que ver con la seriedad, la ética y la honestidad, valores que normalmente uno debería encontrar en cualquier persona pero que cada vez se hace más difícil de ver en este ambiente”.

6- “Mis equipo se parecen a los de Bielsa en su postura de protagonismo, de no esperar, de agresividad para recuperar la pelota y hacerlo bien arriba. Que no haya lugar para la especulación. Si hay que defender, se defiende porque el rival te lleva, pero no producto de pensar un partido por la especulación.

7- “Yo no veo mal lo de la tele, hay gente que explica muy bien, lo que pasa es que las cosas deberían ser más claras. Que el tipo diga: por cinco años voy a estar en la tele y no voy a trabajar más como técnico. Ahora, eso de trabajar en la tele especulando con conseguir un puesto como entrenador, no lo veo bien”.

8- “Boca no te vayas / Boca vení / quedate a ver al Tata / parece Platini”. ¡Cómo me voy a olvidar! Fue un cuadrangular de verano, en cancha de Central, año 85: River, Boca, Central y Newell’s. Ganamos 4-1 el clásico y 2-0 a River en la final. En esa época estaba de moda la Juventus de Platini, y bueno, los muchachos se inspiraron...”

9- “Mis charlas duran unos 20 minutos, las doy en la concentración dos horas antes del partido y las baso en un recordatorio de lo que vimos en la semana y apunto a algún motivante”.

10- “Lo único que me molesta como técnico es cuando no puedo captar la atención del jugador, me molesta conmigo mismo. Cuando el jugador te está comiendo con la vista, lograste lo que vos querías; cuando ves que bosteza o mira para el otro lado, estás listo”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba