Deportes

Líder de la Naranja Mecánica y el Fútbol Total no fue a Argentina por la dictadura de Videla

   

Cruyff, durante un partido con Holanda.
Cruyff, durante un partido con Holanda. KNVB

Johan Cruyff siempre ha estado considerado uno de los grandes mitos del fútbol junto a Alfredo Di Stéfano, Pelé y Diego Armando Maradona. Un jugador diferente que cambió el curso de este deporte con su aparición y que protagonizó algunos de los episodios más brillantes de la historia en el Ajax, el Barcelona o la selección holandesa. 

Cruyff irrumpió en el fútbol a principios de los años 70, llevando al Ajax de Ámsterdam a ganar tres Copas de Europa consecutivas entre 1971 y 73. Lo que le sirvió para ser proclamado Futbolista Europeo del Año en 1971, 1973 y 1974. Posteriormente fichó por el Barcelona por una cifra récord en el panorama mundial del balompié en aquel entonces: dos millones de dólares. Loas azulgrana justificaron ese desembolso al ganar en 1974 su primera Liga española en casi 15 años.

Si como jugador de club fue desequilibrante, como internacional con Holanda lució a nivel mundial no solo deslumbró individualmente, lideró a la llamada 'Naranja Mecánica' que, con su Fútbol Total, llegó a disputar dos finales seguidas de Mundiales, en Alemania 74 y Argentina 78. Sin embargo, Cruyff, un tipo con un carisma especial, se negó a participar en el Mundial argentino por estar dirigido por la dictadura del general Videla y porque ese mismo año sufrió junto a su familia un intento de secuestro en Barcelona, por lo que durante mucho tiempo tuvo que movilizarse con custodia especial.

Especial por su carisma, lideró la Naranja Mecánica con su Fútbol Total y creó el Dream Team del que heredó su filosofía la España campeona del mundo 

Argentina en aquellos años sufría muchos secuestros, asesinatos, detenciones ilegales y desapariciones y los jugadores holandeses se comprometieron, en caso de ganar el título, a no recibir la Copa del dictador Jorge Videla. Pero Cruyff reveló años más tarde que se negó a pisar Argentina por sus ideas contrarias a la dictadura. 

Si como jugador fue una leyenda, como entrenador también se convirtió en un mito. En este caso para el barcelonismo, dirigiendo el "Dream Team" al que Cruyff llevó a ganar cuatro Ligas seguidas desde 1991 a 1994, y obteniendo la primera Copa de Europa del club en 1992 después de ganar a la Sampdoria por 1-0. El estilo de juego impuesto por Cruyff, basado en la posesión del balón y el ataque continuo, fue instaurado en el Barcelona y en La Masía y aún hoy se juega bajo las premisas que imponía El Flaco. Guardiola, que lo tuvo como entrenador, es heredero de su filosofía y Luis Enrique también admite su influencia. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba