Deportes

Los ultras se ríen de las medidas antiviolencia mientras la Federación crea otra Comisión

Autoridades deportivas y políticas anunciaron que expulsarían a los grupos ultras del fútbol,y este fin de semana varios de ellos se han exhibido en diversos estadios.

Los Ultras Sur, en el Alfonso Pérez de Getafe.
Los Ultras Sur, en el Alfonso Pérez de Getafe. Twitter: @elchiringuitotv

Mes y medio después del asesinato de Jimmy, aficionado radical del Deportivo, en la ribera del río Manzanares de Madrid, la prometida desaparición de todos los grupos ultras de los estadios españoles es una falacia.

El suceso del 30 de noviembre conmocionó a la sociedad española, y las autoridades deportivas y políticas se embarcaron en una carrera por aprobar la medida más sonora con el objetivo común, decían, de expulsar de los campos de fútbol a los aficionados violentos.

En caliente, la Liga de Fútbol Profesional se puso en plan severo, sancionando hasta el más leve insulto proveniente de la grada, pero esa vigilancia se ha ido diluyendo y este fin de semana varios de esos grupos ultras han animado a sus respectivos equipos en diferentes estadios.

Los Ultras Sur, radicales del Real Madrid, se presentaron en Getafe y eclipsaron con sus gritos a la Grada de Animación creada por Florentino Pérez para sustituirles tanto en el Bernabéu como en los partidos fuera de casa.

Unos y otros escenificaron de forma grotesca en el Coliseum Alfonso Pérez la división interna existente en el madridismo, sobre todo entre los seguidores más jóvenes.

Finalizado el encuentro -ganó 0-4 el Madrid-, Sergio Ramos se acercó al lugar que ocupaban los Ultras Sur y les saludó a modo de agradecimiento por sus gritos de ánimo. No contentos con haber estado presentes en el Coliseum, los radicales permanecieron en el municipio de Getafe -el encuentro de Primera se celebró a las 12:00 de la mañana del domingo- y por la tarde acudieron a animar al filial blanco, el Castilla, que visitó al Getafe B en la ciudad deportiva azulona.

Esa misma tarde, el Frente Atlético, sin símbolos, banderas, megáfonos ni pancartas, acudió al fondo norte del Vicente Calderón. Como siempre. Además, no se escondieron. Avisaron el día antes con un comunicado a través de las redes sociales en el que, además de anunciar su presencia en las gradas, anunciaron una huelga "al 50%".

Los radicales del Atlético protagonizaron junto a los Riazor Blues, ultras del Deportivo, la brutal y masiva pelea que acabó con el asesinato de Jimmy y provocó las numerosas medidas antiviolencia publicitadas a todo trapo desde entonces. Pues si el Frente sigue animando a los suyos en el Calderón, los Blues hacen lo propio en el estadio que les da nombre.

El Deportivo recibió el domingo al Barcelona, y en la transmisión televisiva se aprecia perfectamente la pancarta deRiazor Blues colocada en el fondo habitual. Como si nada hubiera pasado.

A orillas del mismo mar Cantábrico, en San Sebastián, otro grupo de radicales también en el ojo del huracán, Bukaneros, exhibieron el sábado en Anoeta las pancartas y bufandas que les han prohibido pasar a Vallecas, su estadio.

Los seguidores madrileños vieron ganar al Rayo (0-1) y rindieron homenaje a Aitor Zabaleta, aficionado de la Real Sociedad asesinado en 1998 también en las inmediaciones del Vicente Calderón.

A todo esto, el Valencia ha denunciado "sufrir insultos y amenazas por parte de radicales claramente identificados" y ha aclarado que no dará "ni un paso atrás en su fuerte compromiso con la seguridad", recordando que en el club están "comprometidos contra la violencia, el racismo y la xenofobia en el fútbol".   

"En el Valencia Club de Fútbol estamos comprometidos contra la violencia, el racismo y la xenofobia en el fútbol y seguiremos estrictamente las normas de las autoridades contra estas lacras. El interés fundamental de cualquier medida es preservar la seguridad y bienestar de los 45.000 espectadores que cada partido asisten a nuestro estadio", reafirmó el club a través de un comunicado.

"El objetivo de este Consejo y los ejecutivos es que nuestro estadio sea un espacio abierto y libre de xenofobia, radicalismo y violencia para disfrutar del fútbol con los amigos y la familia. El club tiene como meta crear un buen ambiente alrededor del equipo, pero nunca utilizando violencia verbal o física contra el rival", advirtió.

Por ello, la seguridad del club "evitará la entrada y retirará símbolos o banderas de los grupos violentos, radicales, xenófobos o antidemocráticos en Mestalla" y seguirá impulsando la Grada Joven Mario Alberto Kempes, que fue creada con la idea de "mejorar la animación de Mestalla", un objetivo que "se ha conseguido de forma brillante".

"El club les ofrece un lugar especial y precios de abonos diferentes siempre para ayudar a jóvenes aficionados y a la animación.  En este sentido, el Valencia CF nunca le ha pedido ninguna otra tarea a esta Grada Joven. Sus funciones creacionales son muy concretas y excluyen participar en asuntos políticos del club o poner en tela de juicio la política de seguridad del VCF. El club no aceptará presiones en asuntos de seguridad y está investigando la existencia de amenazas sufridas por aficionados de la Grada Joven que sí quisieron animar a su equipo el pasado sábado ante el Almería y les fue impedido", denunció.

Y mientras esto sucede en diferentes campos y clubes, la Federación Española de Fútbol (RFEF) se reunió este lunes para constituir la Comisión de Seguridad, Respeto y Tolerancia. Bonito nombre para una comisión cuyas funciones, evidentemente, son las que figuran en su rimbombante denominación.

La reunión, a la que también ha asistido el presidente de la RFEF, Ángel María Villar, ha servido para establecer las bases de la actuación de la RFEF en materia de prevención de la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el fútbol, así como para fijar los criterios de respeto y tolerancia que deben regir los acontecimientos futbolísticos del nuestro país.

Además, se ha acordado que "transitoriamente", "hasta la formación del cuerpo de oficiales especializados en lucha contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el fútbol, "los delegados informadores de la RFEF asumirán las funciones de aquellos".

La próxima reunión se celebrará el 9 de febrero de 2015 y en ella se tratarán las diferentes propuestas que los miembros remitan a la Comisión, así como los cierres parciales de los estadios. Para entonces, ¿seguirán riéndose los ultras de aquellos que decretaron su "segura" e "inmediata" expulsión de los campos?


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba