Deportes

Jesé, el 'enfant terrible' del PSG y los demonios que amenazan su carrera

Jesé, en rueda de prensa.
Jesé, en rueda de prensa. EFE

Para lo bueno y para lo malo, Jesé siempre fue un futbolista especial. El canario, noticia este fin de semana por el desplante hacia Unai Emery, su entrenador, en el partido que ha enfrentado al PSG con el Saint-Étienne, vuelve a enseñar su lado oscuro. Porque, además, días después del cabreo, 'Le Parisien' ha publicado una entrevista con él en la que declara, sin rodeos, que ha llegado a Francia "a ser titular".

No es la primera vez que el muchacho levanta una polvareda con sus declaraciones o actuaciones. Durante su etapa en el Real Madrid ya protagonizó numerosos momentos ciertamente controvertidos, merced a su difícil carácter. Criado en la deprimida barriada de La Feria, en Las Palmas, la calle forjó en él un talento formidable para el balón pero también un espíritu quizá demasiado rebelde.

El delantero, tras formarse en la Asociación Deportiva Huracán, club de su tierra, se dio a conocer en las categorías inferiores del Real Madrid y, al igual que dejó infinidad de momentos de buen fútbol, protagonizó otros de los que no puede presumir tanto. Ya en edad temprana, una agresión a un árbitro con posterior sanción casi le cuesta, además de media temporada en la grada, la expulsión de Valdebebas.

En edad temprana, una agresión a un árbitro casi le cuesta la expulsión de la cantera del Real Madrid

En el año 2013, cuando aún jugaba en el Real Madrid Castilla, Jesé fue preguntado por su falta de oportunidades en el primer equipo, y el canario se despachó a gusto. Un año más tarde, en 2014, y habiendo debutado ya con el primer equipo, el punta, suplentísimo de la BBC, concedió una entrevista a la Cadena SER en la que afirmaba que deseaba ganar en cuatro años el Balón de Oro.

También es disciplina de Primera División, mantuvo una fea trifulca con un jugador del Sporting de Gijón, al que acabó escupiendo tras haber agredido previamente al galo Grégory Arnolin, defensa rival. Por esa acción, se ganó la tarjeta roja.

Otro de los momentos más polémicos de Jesé Rodríguez como jugador blanco fue con Ancelotti en el banquillo, en un partido frente al Elche en el que había partido como suplente. Tras calentar cuarenta minutos, saltó al campo para jugar sólo 25 segundos. El enfado del delantero fue tan ostensible que Fernando Hierro, ayudante del entrenador italiano por aquel entonces, tuvo que aplicarse en calmarle. Un futbolista indomable que cada vez es más noticia por sus salidas de tono y menos por su magia sobre el verde.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba