Deportes

Un Seis Naciones de foto finish

 Hay un triple empate en la cabeza con Inglaterra con ventaja en el average (+37) sobre Irlanda (+33) y Gales (+12). Francia arranca con dos puntos menos y un balance de +22.

Imagen del Italia-Inglaterra.
Imagen del Italia-Inglaterra.

Jornada final en el Seis Naciones con hasta cuatro selecciones tienen opciones al título. Tres están empatadas a puntos ,y se jugarán sus posibilidades con el average, y otra debe ganar y esperar que pierdan las tres que le preceden. Inglaterra parte con ventaja (+37) sobre Irlanda (+33) y Gales (+12). Francia arranca con dos puntos menos y +22. Pero quedarse en los números sería un error porque la ecuación debe resolverse junto a otras dos incógnitas: el rival y el plan de juego ofensivo de los candidatos. 

Comienza el 'Super Saturday’ con el partido en Roma entre Italia y Gales. Los dragones necesitan ganar por una renta de 25 puntos para igualar el balance de Inglaterra. Un resultado factible, si atendemos al último precedente entre ambas selecciones en ese estadio (8-38), pero que plantea ciertas dudas si observamos la producción ofensiva de los de Gatland: 73 puntos en cuatro partidos y sólo 5 ensayos. Un promedio que no llega a los 20 puntos y poco más de un try por partido. 

Gales ha tenido problemas con la posesión porque es un equipo diseñado para defender que convierte las recuperaciones en petróleo gracias a la irrupción de sus centros (Jamie Roberts y Jonathan Davies). Sin embargo, Inglaterra mostró el camino en el primer partido. Pelotas pateadas profundo a los costados, línea de defensa alta y presión para que no llegue cómoda a los centros. Además, la pareja de medios de los Ospreys (Webb y Biggar) no han logrado generar el rugby que suelen producir en su club. Enfrente estará una Italia que sólo ha sido capaz de sumar tres puntos en sus dos partidos en casa esta edición. Su ‘horror show’ en el juego a la mano, sumado a un deplorable porcentaje de pateo deja huérfanos a sus delanteros. Para este partido, además, no podrán contar con su capitán y referente, Sergio Parisse. Por ello se espera una victoria holgada de los galeses. ¿Pero tanto...?

Irlanda y Francia sólo han sumado cuatro ensayos en cuatro jornadas. Gales y Escocia uno más e Italia, seis

A las 16:00 arrancará en Murrayfield el choque entre Escocia e Irlanda. El último precedente, en 2013, concluyó con victoria escocesa. Los del cardo llegan presionados por las cuatro derrotas que suman, lo que les lleva a pelear por eludir la cuchara de madera. Una exigencia que esconde un juego atrevido y ofensivo de los de Cotter, acompañada de una evidente falta clarividencia en la 22 rival y un mayor cuidado de la posesión. A lo que se añade que a su playmaker, Laidlaw, le falta una velocidad para sacar pelotas rápidas y crear ventaja en las abiertas. Son un rival herido y rabioso que mereció ganar a Francia y Gales, que tiró su partido ante Italia y que estuvo vivo en la Calcutta hasta el último cuarto de partido. Nada hace pensar que Irlanda pueda arrollarles, especialmente porque los verdes sólo suman cuatro ensayos en cuatro jornadas (dos de ellos ante Italia y otro de castigo). Un balance anémico que retratar a un equipo que ataca afilando el kicking game de sus medios y la presión de su jauría de tres cuartos en el aire al back-three rival. Con eso y con el pateo de Sexton han completado diez partidos seguidos ganando, pero sin grandes exhibiciones ofensivas. El problema es que tocar zafarrancho exige cambiar el plan de juego y proponer con el balón en las manos. Y ahí es dónde se nota la ausencia de Brian O’Driscoll. Nadie vaticina un paseo militar de los irlandeses. Ni siquiera el propio BOD, que apuesta por un triunfo por 9 puntos. 

Inglaterra alterna el 'Ruck & Roll' delante con el 'Running Rugby' atrás 

Y a las 18:00, después de entonar La Marsella y el God Save the Queen, arrancará Le Crunch. Inglaterra se medirá a Francia en Twickenham sabiendo lo que necesita. Se mide al peor XV del gallo de los últimos 40 años. Al menos ofensivamente: cuatro tristes ensayos en cuatro penosas jornadas. Francia es, a día de hoy, un equipo que trabaja mejor el contacto que el espacio. Algo impensable por su gen achampanado. Sin flair, sin rugby a la mano y sin plan de juego, Francia se ha convertido en una selección ruda que choca previsiblemente para defenderse conservando el oval. Lo bueno es que su defensa es la más dura del torneo y sólo ha permitido dos ensayos (Escocia y Gales). Pero sufre en el set piece (tanto en melé, con una primera cuestionable, como en touch, con una segunda inaceptable).Los ingleses son una apisonadora

que descose a los rivales con su 'Ruck & Roll' delante y su 'Running Rugby' atrás. Llevan 11 ensayos, que debieron ser más por sus malas manos ante Escocia. Pese a ser un partido de pedigrí, Inglaterra es clara favorita. Tanto, que en Francia buscan ya sustituto al seleccionador francés, Phillip Saint Andre (16 victorias en 35 partidos desde la final del Mundial 2011). Preparen las cervezas. Toca maratón de rugby. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba