Deportes

El mito del Topo tumba la leyenda del Santo

Iker Casillas enfila su marcha de un club en el que lo ha ganado todo y en el que ha quedado injustamente estigmatizado por Mourinho, que le demonizó, y por el cinismo de otro de sus enemigos íntimos: Florentino Pérez.

Casillas se retira en el Nuevo San Mamés, Bilbao, donde debutó con el Real Madrid.
Casillas se retira en el Nuevo San Mamés, Bilbao, donde debutó con el Real Madrid.

El 22 de diciembre de 2012 Iker Casillas se sentó en el banquillo de los suplentes ante el Málaga. No lo había hecho desde el 18 de septiembre de 2004. No estaba lesionado, ni sufría ningún tipo de contratriempo. Su entrenador por entonces, Jose Mourinho, se limitó a declarar: "Podéis inventar las historias que queráis pero es una decisión puramente técnica y nada más". Aquel día comenzó una larga agonía para Iker que el pasado martes escribió, probablemente, uno de sus capítulos más amargos.

"Si alguien viene a decirme que le traspase a Casillas, me da igual que sea un club español o extranjero, se lo envuelvo en papel de celofán, le pongo un lazo y se lo vendo" 

Cuando Damir Skomina señaló el final del partido, el mostoleño resopló aliviado. El Real Madrid estaba clasificado para cuartos gracias a él, o a pesar de él. Como luego admitió en zona mixta, a la que fue uno de los pocos que acudió junto al reaparecido Modric y un Kroos que tuvo la deferencia de hablar para sus compatriotas, "he tenido responsabilidad directa en los tres primeros goles". Tres errores que incendiaron las redes sociales antes de que Casillas salvase al equipo con dos paradas en los minutos finales a Sane y Höwedes.

Antes de comparecer en zona mixta, el portero había tenido que llamar a filas a un Cristiano Ronaldo avergonzado por el desempeño de su equipo, que se marchaba del campo rumbo al vestuario cuando Iker le obligó a darse la vuelta para saludar al público desde el centro del campo. Un Cristiano, autor de dos goles, que se avergonzaba del partido de sus compañeros. Y también un Cristiano que había corrido un kilómetro menos que Bale y dos menos que el delantero rival, el ex madridista Klaas-Jan Huntelaar. Casillas no puso paños calientes a la derrota: "Hemos tocado fondo de forma estrepitosa. Hoy no hemos estado a la altura del Real Madrid y una Champions League. Hay que dar un paso adelante y pensar en todos por la situación de angustia y ansiedad que estamos atravesando. Entendemos los silbidos, la realidad es que en diez días hemos sufrido un empate y dos derrotas. No soy masoca, pero mejor que me vengan a mí los pitos, que los entiendo mejor"."Si alguien viene a decirme que le traspase a Casillas, me da igual que sea un club español o extranjero, se lo envuelvo en papel de celofán, le pongo un lazo y se lo vendo"

El 22 de diciembre de 2012 Mourinho sentó a Iker Casillas por primera vez en el banquillo de los suplentes. Comenzaba así una larga agonía

Casillas, que hace unos días recibió una camiseta conmemorativa de sus 500 partidos en Liga con el Real Madrid de manos de un cínico Florentino Pérez, mantiene con el presidente una relación fría y distante que viene de lejos. En su primera etapa en el Real Madrid, durante una comida con la directiva del Espanyol, Florentino advirtió que "el mejor guardameta del mundo es Buffon. Si alguien viene a decirme que le traspase a Casillas, siempre y cuando lleguemos a un buen acuerdo económico, me da igual que sea un club español o extranjero, se lo envuelvo en papel de celofán, le pongo un lazo y se lo vendo". Lo reveló años después Ramón Calderón, quien por entonces era miembro de la directiva de Florentino.

Casillas puede presumir de ser el único jugador de la historia del Real Madrid que ha levantado los trofeos de campeón del mundo, de Europa, de la Champions, del Mundial de Clubes, de la Liga... Sin embargo, desde que Jose Mourinho puso el pie en el Santiago Bernabéu, su status fue algo más que cuestionado. Pasó de ser el Santo, el hombre que ha dado victorias, clasificaciones y títulos al Real Madrid y a España, a ser el Topo, el suplente que filtraba los incidentes en el vestuario con el entrenador portugués. Algo que nunca quedó demostrado tácitamente, pero que sirvió a The Special One y sus pretorianos, entre ellos algunos jugadores, como Arbeloa o Xabi Alonso, para romper relaciones con el portero.

"Venga coño, vente a Francia. ¿Te reservo un hueco en la mesa de Xabi Alonso?"

En cierta ocasión, con motivo del partido Francia-España, cuando Casillas atravesaba su peor época en el Real Madrid, Iker recibiós varias llamadas. Estaba lesionado por culpa de una patada de su compañero Arbeloa y el portero vivía unos momentos anímicos difíciles. Días antes, en un partido en el Camp Nou de Copa en el que el Real Madrid había eliminado al Barcelona, Mourinho había obligado a Iker a comparecer en sala de prensa en su lugar. El club vivía días caóticos. Aquella semana, varios internacionales telefonearon al portero para que viajase a París a presenciar el partido decisivo ante Francia, clasificatorio para el Mundial de Brasil. Iker rechazó cortesmente varias invitaciones hasta que recibió la llamada de uno de los pesos pesados:

-Iker, vente. No jodas. -No pinto nada y encima luego dirán que lo hago para ganar protagonismo. -Venga coño. ¿Te reservo un hueco en la mesa de Xabi Alonso?

Iker fue testigo directo del triunfo de la Roja, con gol de Pedro. Y, aún hoy, la relación con el tolosarra es nula. Aquellos fueron los momentos más complicados. El desasatroso Mundial no ayudó a mejorar esa dinámica negativa que envolvía al portero. La llegada de Ancelotti invitaba a pensar en que regresaría la tranquilidad, pero el italiano apostó de inicio por Diego López, y Casillas vivió en primera persona otra guerra con él en ojo del huracán. Con el paso de los meses Casillas recuperó la titularidad, pero la sombra de la sospecha que los mourinhistas alimentan en cada partido, sigue latente.

Florentino ya ha filtrado el nombre de su sucesor: David de Gea. Y Casillas, después de meses aguantando insultos y campañas de desprestigio, ya planea cerrar etapa en el club que ha marcado su vida y marcharse a otro fútbol. El estadounidense, en el que ya juegan Raúl y su buen amigo David Villa, quien le ha animado varias veces a emigrar allí, le seduce. Y ahora que Martín ya no es un bebé, todo debe ser más cómodo. Especialmente para él, el mejor portero de la historia del Real Madrid al que un entrenador sentó en el banquillo, convirtiéndolo en sospechoso habitual, y un presidente quiso venderlo sin éxito. El mito del Topo ha podido con la leyenda del Santo. Síntoma de la falsa cultura exitista implantada en el Real Madrid por un Florentino Pérez, que, por cierto, presenta un balance perdedor en sus años con el Barcelona. Ha llegado la hora de que Iker abandone la galaxia. Que la suerte le acompañe...


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba