La salida de Iker pasa por que él anuncie públicamente que se quiere marchar

Casillas se ofrece a varios clubes, pero si quiere irse tendrá que hacer como Kaká

La primera suplencia, ante el Betis en el Bernabéu, llevó al portero y capitán del Real Madrid a ponerse en contacto con varios clubes por si estaban interesados en su fichaje. Uno lo descartó, pero uno estaría encantado y otro se lo está planteando. Eso sí, a falta de tres días para que se cierre el mercado, la única manera de que Casillas abandone el club de toda su vida pasaría por que dijera públicamente que se quiere ir, tal y como ha hecho Kaká. Sólo así Florentino Pérez podría sentarse a negociar.

Aunque sólo después de su segunda suplencia consecutiva, la de Granada, algunos medios empezaron a hablar de la posible salida de Casillas del Real Madrid, además de airear ofertas de Arsenal, Paris Saint Germain y Manchester City, lo cierto es que tal y como informamos en 'VozPópuli', Iker ya decidió que quería marcharse a raíz de no jugar ante el Betis en el primer partido de Liga en el Bernabéu.

De hecho, esa misma semana el capitán y guardameta blanco no es que recibiera ofertas, sino que fue él quien personalmente se ofreció a varios clubes a través de contactos de su plena confianza. Uno de esos clubes, que valoraba el fichaje de otro portero y no esperaba que Casillas se le pusiera a tiro, se planteó (y podría seguir planteándose) seriamente su fichaje, si bien tenía (y sigue teniendo) claro que es el propio Iker quien debe negociar y forzar su salida con el Real Madrid.

Otro de los clubes con los que Iker contactó tiene la plantilla cerrada, por lo que directamente descartó la posibilidad de afrontar su incorporación, mientras que un tercer pretendiente estaría encantado de fichar al considerado mejor portero del mundo, aunque también siempre y cuando el Real Madrid facilitara su traspaso, pues asumir su ficha tampoco sería ningún problema.  

A falta de tres días para que se cierre el mercado, el tiempo juega en contra de Casillas. Tiene claro que debe y quiere marcharse, pero la cuestión es a dónde y, sobre todo, cómo. Sabido es cómo se las gasta Florentino Pérez, quien podría abrirle la puerta tal y como hiciera con Raúl, aunque siempre y cuando sea Iker quien diga públicamente que es él quien se quiere marchar.

Aunque sus casos son diferentes, Kaká ha enseñado el camino a Iker. Bastaría el "me quiero ir" que el brasileño pronunció en Riazor para que el Real Madrid se planteara el traspaso de uno de sus jugadores más importantes de la historia, cuya imagen, sin embargo, se ha desgastado entre el madridismo a raíz de sus suplencias, primero con Mourinho, en lo que todo apuntaba a un tema personal con el portugués, y ahora con Ancelotti, para quien Diego López es el portero titular.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba