GABI / CAPITÁN DEL ATLÉTICO DE MADRID

"No sienta bien que salga Cristiano y te quiten el micrófono de la boca, pero sabemos lo que vende"

Futbolísticamente es Gabi a secas, 30 años, capitán del Atlético. Para las gradas del Calderón, con la música de fondo que en su día acompañó al Niño Torres, es además Fernández. El mismo público que hace unos años le silbaba cada vez que el balón pasaba por sus zapatos, hoy le venera y aplaude sus carreras y sus recuperaciones como si de un gol se tratase. Es el alma del Atlético de Simeone, que este sábado afronta su gran cita. El duelo impensable por el liderato contra el Barcelona. Unas horas antes, atiende a 'Vozpópuli'. 

Según CIES (Centro Internacional de Estudios del Deporte), usted es el segundo mejor centrocampista del mundo. Tras Verrati. ¿Se lo cree?

Bueno, te da moral para seguir. La estadística habla por sí sola. Pero no sólo soy números, hay que mirar más. Me considero un jugador de equipo que trabaja por llegar lo más alto posible.

No hubo tanta sensación de pánico en el Atlético como cuando pareció que usted se lesionaba de gravedad ante el Celta. ¿Qué significa?

Eso te permite ver lo que significas para tus compañeros, para el cuerpo técnico y para la afición. Soy consciente de que cada día y con mi trabajo estoy consiguiendo cambiar esa opinión que se tenía aquí de mí cuando me fui. Me considero un jugador muy importante.

“La lesión que me los pondría de corbata es la de Diego Costa, nos marca las diferencias"

Sí, usted era de los insoportables para el Calderón. Le han pitado y mucho. Pero eso se acabó.

La gente se quedó con ese Gabi de la primera época que no era capaz... Bueno, que las circunstancias no se dieron para sacarle el mejor rendimiento. El equipo no funcionaba y en consecuencia yo tampoco. Pero eso ha cambiado. La gente ahora ve el trabajo que hago.

¿Qué lesión de un compañero se los pondría a usted de corbata?

La de cualquiera. Pero si tuviera que decir uno, la de Diego. A día de hoy, Diego es el jugador que nos marca las diferencias.

“El Cholo me vio jodido y me dijo: 'sea lo que sea, un líder nunca agacha la cabeza'; me llegó”

¿Y usted? ¿No es el jugador más luminoso del Atlético pero sí el más importante?

Eso hay que preguntárselo a los que trabajan con nosotros. Pero sí, me considero un jugador importante. Aunque aquí no hay jugadores ni más ni menos importantes. Aquí hay un grupo humano muy bueno en el que todos trabajamos en la misma dirección.

"El Atlético es el acoso de Gabi hacia adelante". ¿La imagen que mejor retrata a este Atlético es cuando de repente usted sale en estampida y acorrala al rival bien arriba?

Sí, es uno de nuestros fuertes. Nuestra presión asfixiante, saber en cada momento dónde tenemos que apretar, en qué parcela del campo. Y sí, puedo ser uno de los líderes en esa faceta, la de apretar y presionar. Aparte de que es mi función, evidentemente.

Hay quien siente placer con el gol, o con el pase. ¿Usted ha encontrado el placer en un robo de pelota?

Sí. Como más satisfecho me siento es con una recuperación, con una presión bien hecha. Un robo que produzca una contra bien llevada que pueda acabar en gol. Eso es como me identifico yo en el campo.

¿Qué es ser el capitán del Atlético, a qué le obliga?

A nivel personal, un sueño. Siempre soñé con ser un líder. Ser el capitán te obliga a estar las 24 horas pensando en el Atlético, en fútbol. Estar a disposición para cualquier cosa que necesite el club, el equipo. En los momentos más difíciles tirar del carro. Ser el primero que levanta la cabeza y ayudar a todo lo que se tercie.

“No es una pose; cualquiera que sea el resultado, el Barcelona seguirá siendo el favorito”

Pero algo estará haciendo mal cuando su compañero Diego Costa se anima a pedir en alto el Balón de Oro para Cristiano. ¿No le toca también a usted dejarle claro que eso aquí no se puede decir?

Bueno, Diego siempre ha demostrado su humildad y que es un jugador sano. Fue su pensamiento en ese momento y creo que nada criticable.

¿Qué debe hacer un capitán si un compañero silbado por el público se revuelve o se toca sus partes?

Eso nunca lo puede hacer un jugador. Ante la afición nunca te puedes revolver. La afición es la que manda. Puede hacer lo que quiera, para eso lo lleva en el corazón y paga su abono todos los años. Nosotros nos debemos dedicar a dar lo mejor para que esa afición se sienta orgullosa de ese jugador y del equipo en general.

¿Pero si se produce eso, qué hace un capitán?  ¿Ponerse del lado del jugador o de la afición?

Evidentemente, de la afición. No le recriminaría al compañero en el campo, porque podría ser peor. Pero sí hablaría luego con él. Porque en ningún caso un jugador puede ponerse en contra de su público.

¿Qué es lo que más se ha puesto en vídeo, los goles de la final de Copa o sus celebraciones, usted subido en Neptuno?

Las dos cosas me las he visto mucho. Lo que más me pongo es la final de la Copa del Rey. Fue un partido muy completo del equipo. Hasta ese día nos faltaba eso que tenemos este año, controlar los 90 minutos de partido aunque no tengamos la posesión.

“Ya descansaré cuando me retire; ahora me veo capacitado para jugarlo todo”

En el Bernabéu dejó una escena dolorosa para el aficionado del Atlético. Gana, le están entrevistando, de pronto sale Cristiano, le dejan con la palabra en la boca, y cuando acaba el portugués vuelven a usted, que seguía ahí pacientemente como si nada. ¿Complejo de inferioridad o educación?

Eso pregúnteselo al medio que me lo hizo.

La mala educación fue del medio, pero el que aceptó la afrenta sin moverse fue usted.

Personalmente no te sienta bien que te estén entrevistando, aparezca otra persona y te quiten el micrófono de la boca. Pero bueno, somos conscientes de lo que vende en este país, de todo lo que conlleva el Real Madrid y lo que le envuelve. Y más allá de eso, yo me quedo y orgulloso de ser el capitán del Atlético de Madrid.

“¿Has visto lo que corrió Gabi?”, fue lo primero que le dijo el Cholo a su hijo tras esa final… Y aún sigue corriendo, lo juega todo, no descansa nunca… ¿Superdotado o que no tiene sustituto?

Bueno, ya descansaré cuando me retire. Eso es lo que le digo muchas veces a la familia o a la gente que me dice que necesito un descanso. Yo llevo mucho tiempo preparándome para estar en la situación en la que estoy y no quiero dejar escapar ninguna oportunidad. El día que no me vea en condiciones, lo diré, levantaré la mano y no jugaré. Pero ahora mismo me veo capacitado para jugarlo todo lo que el entrenador me diga.

¿Con quién se entiende sin mirar?

Con Juanfran. La base de este proyecto, de nuestro juego, son los laterales, que atacan muy, muy bien. Y una de mis responsabilidades es fluir el ataque de Juanfran. Yo con una mirada sé si tiene que subir y si me tengo que quedar guardándole la espalda. Me entiendo muy bien con él.

“Más que un gol o un pase, a mí lo que me deja satisfecho es un robo o una presión bien hecha”

El fútbol en general y el Barça en particular le acusa de dar muchas patadas.

¿A mí o al equipo?

A usted, digo. Al equipo en general, pero sobre todo a usted. No se corta.

Bueno, soy un jugador que mi característica y función es cortar el juego del rival. Aunque casi siempre sin agresividad. Cinco tarjetas en 20 partidos no son muchas. No soy el jugador que más faltas hace. Y todos los equipos tienen jugadores con esa función. No doy ni más ni menos patadas que Busquets, hace parecida función.

¿Pega mucho pero se le ve poco, o pega y los árbitros se lo consienten?

Bueno, es la experiencia. Y la geografía. Hacer faltas en determinadas zonas le da prioridad al árbitro para que sea tarjeta y en otras le hace ser más permisivo. Yo lo que intento es que las faltas que hago no sean demasiado llamativas para que no acarreen tarjeta.

En el Getafe o el Zaragoza sus entradas eran más aparatosas.

Cada equipo intenta jugar el partido que le conviene. Nosotros lo estamos llevando muy bien. Creo que salvo Raúl García y yo, nadie ha cumplido ciclo. Por eso no nos consideramos un equipo, ni mucho menos, demasiado agresivo.

“La selección es mi sueño, no pierdo la esperanza; Xabi y Busquets son fijos, queda una vacante”

¿Cómo explica que siendo el jugador más importante del Atlético es el único, ahora que se ha levantado el veto, que no va a la selección?

Je,je. Sigo trabajando para ir. Es mi sueño, otro sueño que me queda. Soy consciente de que hay jugadores de muchísimo nivel, quizás los mejores del mundo en esa posición. Pero tengo la esperanza de que con mi trabajo, el buen llevar del grupo y ojalá la consecución del algún título, pueda tener mi oportunidad.

¿Incluso para ir al Mundial?

Bueno, vamos a ver lo que pasa. Xabi y Busquets son fijos. Hay otro puesto vacante y voy a luchar por él.

¿Se da cuenta de que puede pasar a la posteridad como el capitán del mejor Atlético de la historia?

A día de hoy no me doy cuenta. Sé que en un futuro pensaré y recapacitaré sobre lo que estamos consiguiendo. Pero no me quiero quedar ahí. Creo que este Atlético está capacitado para llegar más lejos todavía, para seguir haciendo historia.  Pero eso se decidirá más adelante.

Y eso que el brazalete se lo colgaron de aquella manera. Viene de ser capitán del Zaragoza y nada más llegar al Atlético, también. Como si ser capitán fuera una demarcación.

Sí, bueno, cuarto capitán. Me hizo ilusión porque me eligieron los compañeros. Incluso habiendo llegado nuevo, aunque conociendo la casa, te eligen los compañeros... Eso te hace ver que estás en otro nivel. Y a partir de ahí me mentalicé de que algún día podía ser primer capitán. Ocurrió enseguida.

"Contra el Barça no nos esperen colgados del larguero; se verá un Atlético poderoso"

¿Entiende el Atlético?

Sí, por supuesto.

¿Me lo explica?

Es un club especial, como su gente, como todos los atléticos. Es diferente. Más que un club, es un gran sentimiento.

¿Y eso que como jugaba en el Zaragoza no vivió el gran día, la final de Copa perdida en el Camp Nou?

La viví desde casa y la verdad es que me emocioné. Ver a 50.000 seguidores de tu equipo animar ahí de pie 40 minutos después de perder una final... Si se ha sufrido alguna derrota en el mundo, ninguna habrá sido tan respetable como ésta. La afición del Atlético de Madrid hoy en día está resurgiendo, viendo lo que es su equipo y sintiéndose identificada. A día de hoy es muy difícil que una afición se sienta tan identificada con su equipo como ésta. Está siempre.

¿Qué frase del Cholo, en alguna de sus liturgias individuales previas a las finales, se le ha quedado para siempre?

Se me quedó una el día del Celta, cuando me lesioné. Bueno, yo creí que era grave y él también. Se acercó y me dijo: 'sea lo que sea, un líder nunca agacha la cabeza'. Me vio jodido, destrozado, y me dijo esa frase que me ha ayudado. La verdad es que me llegó.

“Con el que mejor me entiendo es con Juanfran; para fluir su ataque me basta una mirada”

¿Tiene localizado el momento en el que el Atlético perdió el miedo?

Miedo no hemos sentido nunca. Es verdad que hemos ido cambiado poco a poco la dinámica. El año pasado ya lo conseguimos, aunque nos faltaba luchar con los grandes. Y a raíz de la final del Real Madrid, el equipo fue un poquito más allá. Desde entonces está capacitado para luchar con cualquiera.

¿Tiene que estar pendiente de sujetar a Diego Costa?

No. Diego es un jugador inteligente. Sabe en cada momento lo que tiene que hacer. Es su manera de ser y su carácter lo tiene que dominar él mismo.

¿Le dio Cristiano Ronaldo de verdad en la final, fingió o ambas cosas?

Me dio, me dio. Me hizo una raja y por eso sangré tanto. Acto reflejo, agresión, un poco de impotencia por su parte, cosas que se quedan en el campo.

¿Un capitán debe ser una madre, pedir que no expulsen al rival?

No, pero entonces lo hice porque me he visto en esa situación. Me he visto jugando en un Segunda B contra un club poderoso y queriendo demostrar que tú también puedes estar a ese nivel. Ver a los chicos ponerse con 0-1, con el penalti y expulsarles a uno, les quitaba toda posibilidad mostrarse. Si no a ganar, a mostrarse, mostrar a la gente de lo que son capaces.

“No doy más ni menos patadas que Busquets; intento que mis faltas no sean demasiado llamativas”

¿Por qué se le ha caído el gol? En Zaragoza no hacía otra cosa que meterlos.

Lo tengo dentro todavía, eh, pero sin sacarlo. Las posiciones en el campo son diferentes, aparte de que marqué bastantes de penalti y de falta. En Zaragoza jugábamos con tres en el medio, Ander, Ponzio y yo, teníamos más llegada, otra responsabilidad. Y aquí al atacar tanto por banda, mi responsabilidad es cubrir a los compañeros. Cuanta más seguridad de, mejor.

Ya, pero cuando llega da la sensación de que tiene hasta miedo de tirar. Se lo piensa y si ve un compañero siempre le pasa.

El miedo con 30 años ya se me ha quitado. Pero la verdad es que tengo que mejorar en esa faceta porque el equipo necesita los goles de todos.

¿Y por qué no tira las faltas directas?

Primero, porque tampoco hemos tenido muchas para tirar desde la frontal. El otro día, una. Pero sobre todo porque normalmente tenemos jugadas de estrategia. Que nos están yendo muy bien, que nos están haciendo ganar partidos. Y luego hay lanzadores, como Koke o el Guaje, con el que repartirnos esa faceta.

Y en los saques de esquina el jefe es Koke. ¿Quién es el que decide que de vez en cuando lance usted alguno?

Lo hablamos nosotros. Depende de la jugada que vayamos a hacer o le pega Koke o la tiro yo. Pero vamos, habitualmente es Koke el que se encarga.

“No se me ha caído el gol, lo tengo, pero aquí mi responsabilidad es cubrir a los compañeros que suben"

Si canta la afición, ustedes lo agradecen al instante con la mano. ¿Orden demagógica suya o del Cholo?

Yo en el campo intento transmitir a los compañeros, aunque lo saben, lo que significa la afición para nosotros y para el club. Es lo más importante que tenemos. Siempre les pido después de los partidos que, pase lo que pase, a la afición hay que saludarla.

¿Se atreverán con el Barça?

Sí, por supuesto. Vamos a intentar ganar este partido, aunque sabemos que sea cual sea el resultado no va a variar nuestra manera de ver las cosas.

¿Lo del partido a partido no es una pose?

No es una pose, es una realidad. No es ningún engaño hacia la gente, es nuestra realidad. Sea cual sea el resultado, el favorito seguirá siendo el Barcelona.

Que le retiren la amarilla a Juanfran deja la sensación de que se han vuelto un club favorecido. No les conviene.

No, no sé si será ayuda o no. Ellos habrán visto que la tarjeta no era como ellos decían y para nosotros es un jugador importante. Siempre es mejor tener a los mejores en el campo y Juanfran es uno de ellos.

“Un jugador silbado no puede revolverse contra la grada; y si lo hace, se lo recrimino luego”

¿Le va a tocar estar pendiente de Xavi, de Iniesta o de todos?

De todos. El Barça es poderoso como conjunto y tiene muchas alternativas. De lo que tengo que estar pendiente es de no dejarles pensar mucho. Si piensan demasiado son capaces de cualquier cosa. Y a partir de ahí, quitarles el balón dentro de lo que se pueda.

¿Nos espera un Atlético colgado del larguero?

No, para nada. Se espera un Atlético poderoso ante un Barcelona que es el mejor equipo del mundo en cuanto a posesión se refiere.

Ya está Messi. ¿Se acabó lo que se daba?

No. Mejor que esté Messí. Queremos que estén los mejores para que la gente disfrute y se de cuenta de que a día de hoy este es el mejor partido posible.Esperemos estar a la altura.

“Dejen tranquilo a Óliver; se le está dando demasiado bombo y eso le pude superar”

No se quejarán. Pita Mateu, el paraíso para los equipos agresivos.

Mateu se ha ganado con sus arbitrajes el respeto de toda la gente. Nosotros jugaremos igual que siempre, esté Mateu u otro.

Óliver no juega o juega a lo que no sabe. ¿No es mejor que se vaya cedido, como hizo usted?

¿La realidad? Me gustaría que se le dejara tranquilo, que no se hablara tanto de él. Juegue cinco minutos o una hora, que se le dejara. Es un chico con unas cualidades que yo he visto pocas veces en alguien tan joven, pero que se le está dando demasiado bombo, demasiada responsabilidad. Y eso le puede superar.

Ya, pero de eso olvídese.

¿Y qué hacemos con cederlo? ¿Al Rayo, qué, a sufrir? ¿A que toque tres balones por partido? Prefiero que esté en un equipo ganador, un equipo campeón, en el que diez minutos sean muy importantes para él. En que juegue diez minutos que a lo mejor no vuelva a jugar en su carrera. Me quedo con la importancia de los minutos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba