Deportes

Bartomeu declara tres horas, se cruza con Bárcenas y le echa el muerto a Rosell

El presidente del Barcelona ha declarado ante el juez Ruz que él no intervino en ninguno de los contratos para fichar a Neymar, ya que de esa tarea se encargó su antecesor Sandro Rosell.

Bartomeu, este viernes a su llegada a la Audiencia Nacional.
Bartomeu, este viernes a su llegada a la Audiencia Nacional. efe

Bartomeu ha declarado ante Ruz imputado de un posible delito fiscal correspondiente al año 2014, cuando el club dejó de pagar 2,8 millones a Hacienda por el fichaje del brasileño, que costó al Barça un total de 94,8 millones en lugar de los 57,1 que el club dijo haber pagado por él.

Según han informado fuentes presentes en la comparecencia, Bartomeu ha explicado al juez que no intervino ni en la negociación ni en la configuración de ninguno de los siete contratos que sirvieron para fichar a Neymar.

Cuando llegó a la presidencia del club, ha dicho, los firmó porque los daba por buenos y dio instrucciones a los fiscalistas de trabajar con riesgo cero y pagar lo que se podía deber a Hacienda, tras lo cual, el club abonó 13,5 millones para regularizar su situación, una cantidad que, ha puntualizado, cubre de sobra las posibles deudas.

Bartomeu se cruzó en uno de los pasillos de la Audiencia Nacional con Luis Bárcenas, extesorero del Partido Popular, y a la salida no quiso hacer declaraciones ante los numerosos periodistas presentes.

La citación se produce a petición del fiscal José Perals y en ella el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 apunta indiciariamente que el Barça y Bartomeu podrían haber defraudado a Hacienda 2,8 millones de euros en 2014 en la operación de la adquisición de Neymar.

Estas cantidades se sumarían a 2,4 millones de euros que el club dejó de abonar en 2011 y a otros 6,9 millones correspondientes al ejercicio de 2013, por los que están imputados el expresidente del Barça Sandro Rosell, al que se imputan un delito societario y dos fiscales, y el propio club como persona jurídica por los mismos delitos contra la Hacienda Pública.

El fichaje de Neymar costó, según la Fiscalía de la Audiencia Nacional, un total de 94,8 millones de euros (82,7 millones por el traspaso y 12,1 millones en impuestos). Rosell, sin embargo, cifró la operación en 57,1 millones.

El juez recogió en su auto de citación el escrito de la Fiscalía que apuntaba que las cifras reales del fichaje "fueron ocultadas por el presidente del club y no se incluyeron en las cuentas anuales de la sociedad, que fueron aprobadas en la Asamblea General celebrada el 5 de octubre de 2013".

Con esta actuación, según el Ministerio Público, Rosell ocasionó "un perjuicio económico al club" al no incluir en la contabilidad "las cantidades reales de adquisición del jugador" y simular "operaciones que no tenían como base una relación mercantil real".

Rosell llevó a cabo esta operación para asegurarse el fichaje del futbolista, que tenía contrato con el Santos hasta 2014, y adelantar el fichaje a 2013. El expresidente culé había llegado a un acuerdo en 2011 con la empresa del padre de Neymar, propietaria de sus derechos desde 2014, para adquirir la propiedad del futbolista y otro que se denominó "de préstamo" por el que se adelantaba una remuneración al jugador de diez millones de euros. Por este pago debería haber pagado a Hacienda 2,4 millones de euros.

En 2013, "y ante las perspectivas de que Neymar Jr. no asumiera el compromiso pactado", Rosell buscó un acuerdo con el Santos para adquirir sus derechos federativos, lo que tuvo un coste de 17,1 millones de euros.

Sin embargo, firmó con el club brasileño otros tres contratos: 7,9 millones por un convenio de colaboración con el fútbol base, 4,5 millones como contrapartida de un partido amistoso que no se ha celebrado y la participación del Santos en el Trofeo Joan Gamper.

Además, Rosell y Bartomeu enviaron una carta el 31 de mayo de 2013 al presidente del Santos en la que se comprometían a abonar otros 2 millones si Neymar era elegido entre los tres finalistas al mejor jugador de la FIFA.

A estos contratos se sumaron otros siete con Neymar y las sociedades de su padre, por los que se rescindieron los dos acuerdos suscritos en 2011 y se añadieron otros cinco: 8,5 millones como contrato de trabajo; 1,5 millones en concepto de imagen, 649.985 euros en gastos de representación y gestión del agente del futbolista (su padre, que se llevó un 5 por ciento de todos los contratos); 2 millones por el seguimiento de jugadores (400.000 euros durante cinco años) y 4 millones por labores de "agencia" (contratos de publicidad con empresas brasileñas por el que se abonaron dos pagos de 602.000 y 198.000 euros en 2013).

La investigación contra Rosell y el Barça podría solventarse a través de una sentencia de conformidad, una vez que los acusados reconozcan los delitos que se les imputan y admitan la pena solicitada por la Fiscalía, lo que evitaría la celebración del juicio oral, según señalaron fuentes fiscales.

El pasado 23 de febrero la Junta Directiva del Barça acordó por unanimidad presentar una declaración complementaria a Hacienda por la que pagaba 13.550.830,56 euros, a fin de "saldar cualquier posible deuda" derivada de esta operación.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 investiga el fichaje de Neymar desde el 22 de enero de 2014, día en el que admitió a trámite una querella presentada por el socio del Barça Jordi Cases contra el entonces presidente de la entidad Sandro Rosell, quien se vio obligado a presentar su dimisión un día después.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba