Deportes

Un heroico Messi alivia los males de Luis Enrique (5-1)

Tres goles del astro argentino dan la victoria al Barcelona en el derbi ante el Espanyol. Los culés empezaron por detrás gracias a un gol de Sergio García, pero golearon en la segunda mitad a su rival ciudadano.

Messi celebra uno de sus goles en el Barcelona-Espanyol.
Messi celebra uno de sus goles en el Barcelona-Espanyol. EFE

El derbi de Barcelona fue el partido en que Leo Messi, con la batería, el bajo, el micrófono, la guitarra a cuestas, dio un concierto de época. No le hizo falta más para conseguir que el Barça ganase al Espanyol (5-1) pese a empezar perdiendo, ni para que Luis Enrique respire un poco más antes de un partido crucial en Champions League ante el PSG. Son las ventajas de contar con en la plantilla con uno de los grandes genios del fútbol: tener a Messi es tener el tiempo a favor.

El reloj favorece a Messi aunque el Espanyol se plante con todo a favor en el área culé en el minuto 15. Derribado y desposeído del balón Busquets (quizá con falta), Sergio García invitó a Piqué a bailar. El central, contra las cuerdas, accedió, porque hace tiempo que en el Barça solo le queda bailar con la más fea. Con todo el espacio del mundo, el orgulloso capitán del Espanyol desnudó la cadera del central del Barça y puso un inquietante 0-1 en el Camp Nou.

A partir de ahí medió un mal Barcelona pero un colosal Messi. Con poquísima ayuda de sus compañeros, incluidas las superestrellas Neymar y Luis Suárez, el diez culé fue un puñal intentando romper un bloque de cemento. Lo intentó con una falta directa que se estrelló en el larguero y también con un eslalon prodigioso, propio del Messi de hace un lustro, en el que se llevó por delante a cuatro pericos.

Cuando consiguió que su equipo empatase fue justo al borde del descanso, un momento en el que dispuso de un metro cuadrado en la frontal del área. No le hace falta más: Messi le dio rosca a un disparo raso que se coló entre el poste y la mano de Kiko Casilla, uno de sus tiros teledirigidos a la red.

Tras la reanudación, el Barcelona seguía teniendo problemas pero también a Messi, y el argentino no tardó ni cinco minutos en confirmar la remontada culé. Fue otro gol tiránico, anotado casi a voluntad y además con la pierna derecha. La asistencia, y es un decir, fue de Luis Suárez, ofuscado hoy ante una defensa cerrada como la del Espanyol.

El Barça encarriló el partido gracias a un gol de Messi justo antes del descanso y otro justo después, y terminó por golear a un Espanyol de más a menos

Con los dos goles de Messi, el Barça aprovechó la marea para que Piqué anotase de cabeza en un saque de esquina. Además de una rareza –el Barça de los bajitos, anotando en el remate directo de un córner: ¿una profecía del temido cambio de identidad?–, fue una pequeña redención para el defensor. Un gol a favor significa que nadie le recuerde a Piqué el tango que perdió con Sergio García, y el culé lo celebró con rabia.

Como siempre sucede cuando el Barça termina por romper la red, el planteamiento del equipo rival quedó anulado cuando los goles cayeron. El Espanyol fue muy competitivo en la primera parte, donde cada contraataque ponía un dedo sobre la herida de un Barcelona totalmente descosido en su campo. El equipo de Sergio González tuvo alguna opción realista de ponerse con un 0-2 que habría sido terrible para Luis Enrique, pero en la segunda parte la versión del partido que habían venido a jugar ya no existía.

Con dos goles de ventaja, Luis Enrique sentó a los novatos Rakitic y Suárez (flojos) para dar entrada a Iniesta y Pedro, la vieja guardia, y el canario anotó el cuarto gol en un contraataque que le lanzó Jordi Alba. En esa galopada le acompañaba Messi, un poco contrariado cuando el canario no le pasó la pelota en el 4-1, pero Pedro le compensó asistiéndole en el siguiente. La cuenta, la misma que contra el Sevilla: 5-1 y tres de Messi.

No pasó mucho más, porque incluso un Barça gris es capaz de reducir a la nada los partidos que va ganando en el Camp Nou. En un día de borrascas, Messi limpió las nubes y sirvió al Barcelona una victoria incluso plácida entre síntomas preocupantes.

Ficha técnica:

Barcelona: Bravo; Alves, Mascherano, Piqué, Alba; Rakitic (Iniesta, min. 65), Busquets (Mathieu, min. 81), Xavi; Suárez (Pedro, min. 70), Messi y Neymar.

Espanyol: Casilla; Arbilla, Álvaro, Eric Bailly (Abraham, min. 81), Fuentes; Cañas (Héctor Moreno, min. 60), Víctor Sánchez, Salva Sevilla, Lucas, Sergio García; y Caicedo (Stuani, min. 70).

Goles: 0-1, min. 13: Sergio García. 1-1, min. 45: Messi. 2-1, min. 50: Messi. 3-1, min. 54: Piqué. 4-1, min. 77: Pedro. 5-1, min. 81: Messi.

Árbitro: Ignacio Iglesias Villanueva. Mostró cartulina amarilla a Salva Sevilla (min. 28), Lucas (min. 52), Álvaro (min. 67) y Arbilla (min. 78).

Incidencias: Partido correspondiente a la decimocuarta jornada de la Liga disputado en el Camp Nou ante 76.057 aficionados.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba