Deportes

Suárez da aire al Barça y a Luis Enrique en Almería (1-2)

Los culés no jugaron bien y sufrieron para remontar el gol de Thievy en la primera parte, pero vuelven a ganar en Liga tras dos derrotas seguidas con un tanto de Neymar y otro de Alba.

Messi pelea con un jugador del Almería.
Messi pelea con un jugador del Almería. EFE

El Barça fichó a Luis Suárez como Bota de Oro pero el uruguayo es muchísimo más que un delantero goleador. Es un deportista conflictivo, un orgulloso padre de familia, un jugador con tendencia a meterse en problemas inexplicables dentro del campo y un futbolista maravilloso. Su aparición en Almería le ha dado tres puntos a un mal Barcelona, que suma pese a todo una victoria vital que da algo de aire a Luis Enrique (1-2).

El asturiano había prescindido de Piqué, Alves y Xavi de inicio porque duda que mejoren al equipo, pero también de Neymar y Luis Suárez. Quizá quiso convencerse de que su Barça contiene algo más que tres delanteros de clase mundial, que hay una estructura que le puede dar puntos sin necesitar la inspiración de sus genios. Desde luego, en su visita a Andalucía fue lo menos parecido a esa idea.

El gol del Almería fue una buena metáfora de lo que es el Barcelona de hoy, avanzados tres meses del primer curso de Luis Enrique. Messi, en el centro del campo y muy lejos del área, intentaba hilar una jugada de peligro. Por delante, una colección de jugadores de ambos equipos, sin ningún compañero al que pasar entre una maraña de defensores rojiblancos. Intentó el regate, su única opción, y la perdió. Y por detrás, igual que por delante, no había nada. Era solo Messi, sin socios, en un agujero.

El robo al argentino sirvió para que Soriano, con todo el espacio del mundo, asistiera a la carrera del velocista Thievy. Este le ganó la espalda a Mascherano y Bartra y los centrales culés nunca le cogieron el rebufo. Definió fácil, igual que Larrivey hace siete días, y le hizo gol a Bravo. Hace dos semanas el chileno estaba imbatido; ahora parece la última copa de una cubertería de cristal fino. Al borde del descanso, el Barça estaba en la lona.

Luis Enrique echó mano de sus estrellas, porque sin ellas su equipo era transparente. En el descanso, Neymar y Suárez reemplazaron a Munir y Pedro, inocuos. El Barcelona no jugó mucho mejor, y tuvo los mismos problemas que en la primera parte. Thievy y Zongo, dos demonios en el ataque del Almería, podían pisar el área de Bravo prácticamente en cada posesión andaluza.

Suárez y Neymar tuvieron que entrar en el segundo tiempo para resolver los problemas del Barcelona

Lo que sí ganó el Barça con Neymar y Suárez fue calidad. Por pura inspiración individual, la que el uruguayo y el brasileño sumaban a la de Messi, los catalanes crearon ocasiones algo más claras y algo más constantes. Aprovechando además el agotamiento del Almería, el palo, como contra el Celta, frustró un par de buenas oportunidades culés. Hasta que el cántaro se rompió.

Messi encontró a Luis Suárez en el rectángulo rival, el uruguayo se dio la vuelta, ganó ventaja en apenas cuatro zancadas y asistió a Neymar, con el portero batido. En un reflejo de la ansiedad culé por marcar, el remate del brasileño, con toda la puerta para él, fue repelido por Ximo Navarro, que estuvo a punto de evitar un gol inevitable. El Barça había empatado pero tenía veinte minutos para ganar, el único buen resultado posible en Almería.

Los andaluces seguían perdiendo aire poco a poco y Luis Suárez, un animal del fútbol, se creció. Una recepción en la banda derecha del ex del Liverpool se convirtió en una asistencia para Jordi Alba, que entró solo en el segundo palo. El balón cruzó la portería local llorando, para completar el sufrimiento del Barcelona en una dura tarde en Almería.

Los locales no tuvieron ni piernas ni fe para buscar otro gol, y el Barça salvó una situación de alerta roja. Ha vuelto a ganar y, aunque Suárez todavía sigue sin marcar como culé, ha recordado que además de Bota de Oro fue el segundo máximo asistente de la última Premier League. A él, a Neymar y a Messi, obligado a multiplicarse más que nunca para que su equipo juegue menos que antes, se agarra el proyecto entre algodones de Luis Enrique.

Ficha técnica:

Almería: Rubén; Ximo Navarro, Ángel Trujillo, Fran Vélez, Dubarbier; Verza, Ramón Azeez, Thomas (Wellington Silva, m. 84); Fernando Soriano (Hemed, m. 67), Jonathan Zongo, y Thievy (Édgar, m. 76).

Barcelona: Bravo; Adriano, Mascherano, Bartra, Jordi Alba; Rakitic, Busquets (Xavi, m. 65), Rafinha; Pedro (Luis Suárez, m. 46), Messi y Munir (Neymar, m 46).

Goles: 1-0: Thievy (m. 36). 1-1: Neymar (m. 72). 1-2: Jordi Alba (m. 82).

Árbitro: Undiano Mallenco, del colegio navarro. Amonestó a Thomas (m. 30) y Fernando Soriano (m. 34), del Almería.

Incidencias: Partido de la jornada undécima disputado en el Estadio de los Juegos Mediterráneos ante 12.606 espectadores, según datos del club almeriense.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba