Deportes

El Santiago Bernabéu recibirá a un Iniesta majestuoso y a la sociedad Neymar-Messi en estado de gracia

Victoria terapéutica (3-1) ante un Ajax tierno en la que Luis Enrique sustituyó a Messi y ofreció pistas en un once en el que descansaron Mathieu, Busquets y Xavi. 

Neymar celebra el gol que abrió el marcador en presencia de Messi, que le asistió.
Neymar celebra el gol que abrió el marcador en presencia de Messi, que le asistió.

Victoria funcionarial del Barcelona que acumuló frente el Ajax buenas sensaciones de cara al partido ante el Real Madrid del sábado. La dupla Messi-Neymar, que ha participado en 23 de los 26 goles de esta temporada, evidenció que es el principal caudal ofensivo de los azulgrana. Un camino al gol convertido en autovía por el feeling surgido súbitamente entre ambos. Con eso y la inspiración de Iniesta, el Barcelona cerró un triunfo necesario y balsámico de cara al Clásico.

Precisamente la primera conexión entre los dos primeros, en el minuto 7, abrió el marcador, asfaltando un partido que pudo ser más traicionero. Messi, perezoso hasta entonces, subió dos marchas y sirvió al brasileño para que abriese el marcador. Un esfuerzo, un gol. El Ajax, tan tierno como siempre, se deshacía en la primera acometida azulgrana. La historia se repitió 17 minutos, después, pero con diferentes protagonista. En esta ocasión fue Iniesta quien tensó un pase profundo que dejó a Messi ante Cillessen, al que batió casi con desgana. Otra fructifera sociedad con un histórico muy celebrado en el Camp Nou. 

El tercer zarpazo, a la media hora de partido, terminó en el palo de la portería del Ajax. En esta ocasión Messi sirvió una diagonal a Pedro, que el canario cruzó a la madera. Con Messi disfrutando y el Ajax temblando como un flan, el partido apenas exigía esfuerzos de los de Luis Enrique. El choque daba más para interpretar el once culé que para disfrutar. En defensa la ausencia de Mathieu invita a pensar en su titularidad el sábado, lo mismo que la baja de Busquets, que si está bien, estará en el Bernabéu. O la suplencia de Xavi, que parece haber ganado el puesto a Rakitic. 

El descanso de Mathieu invita a pensar en su titularidad el sábado, lo mismo que la baja de Busquets o la suplencia de Xavi, que parece haber ganado el puesto a Rakitic

El partido enfilaba al descanso plácidamente para los de Luis Enrique, con un 71% de posesión, cuando Iniesta se marcó un eslálom al modo Messi que no acabó en gol por la frivolidad en la definición, desviada por el portero. Cuatro zarpazos, dos goles, un palo y una jugada de videoconsola. Mientras Ter Stegen seguía como espectador por culpa de un Ajax romo y estéril de medular hacia arriba.  

La segunda parte comenzó con un gol bien anulado a Messi por fuera de juego y un par de pases telescópicos de 50 metros de Ter Stegen. Encuentro abierto, con espacios, Alves y Alba llegaban al fondo, Pedro persiguiendo  con ahínco ese gol que se le resiste, Messi disfrutando y el Camp Nou frotándose las manos... Pero faltaba un tercer gol para darle la puntilla al Ajax, que se estiraba sin convencimiento, exigiendo algo más a un Piqué que aún no ha llegado a su punto de forma. 

A los 65 minutos Messi fue cambiado por Luis Enrique, ante la ovación del Camp Nou, dando carpetazo al episodio vivido ante el Éibar, cuando el argentino no quiso ser sustituido. En el lance no hubo escenificación especial por parte de ninguno. El ambiente era tan relajado que el Ajax perdió el respeto al partido y comenzó a estirarse. Sin mucho peligro, todo hay que decirlo. Las salidas de Messi y Neymar bajaron las pulsaciones del encuentro y la tensión del Barcelona.

Y así se llegaba al final del encuentro cuando ocurrió lo esperado. Un centro al área del Barcelona fue remachado a la red por El Ghazi. Cuatro minutos de nervios y caras desencajadas con los cracks en el banquillo. Merecido castigo para un Barça que se desenchufó del partido. Pero mientras la grada pedía la hora, Sandro devolvió la tranquilidad en una contra batiendo al meta rival de zurdazo raso. 

Con la complacencia del que ya tiene la cabeza el Clásico del sábado en el Barcelona, el Ajax achuchó con más corazón que cabeza. El Bernabéu recibirá a un Barça con un Iniesta majestuoso, con la sociedad Messi-Neymar en estado de gracia y, probablemente, con un Xavi asentado en la medular. Pero atrás presenta muchas dudas, porque Piqué no es el que era y los laterales sufren cuando les encaran. Este Barcelona es como un peso pesado con una pegada descomunal, pero con una incómoda capacidad para distraerse y dejar su guardia abierta. Y eso ante Cristiano y compañía es un peligro. 

Barcelona: Ter Stegen; Alves, Bartra, Piqué, Jordi Alba, Mascherano, Rakitic, Iniesta (Rafinha 75'), Pedro, Messi (Munir 65') y Neymar (Sandro 61').

Ajax: Cillessen, Van Rhijn, Veltman, Moisander, Viergever, Klaassen, Zimling (Riedewald 55'), Andersen, Schöne, Sigthorsson (El Ghazi 72') y Kishna (Milic 46').

Árbitro: William Collum. Amarilla a Veltman, Pedro.

Goles: 1-0 (7') Neymar. 2-0 (24') Messi. 2-1 (87') El Ghazi. 3-1 (90') Sandro.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba