Nada más llegar quiso fichar a Iraizoz

Mourinho siempre quiso un segundo portero que hiciera sombra a Casillas

Mientras lo lógico es que Pinto siga siendo el guardameta del Barça en la Copa, en el Madrid la duda en la portería no se despejará hasta horas antes del partido. Adán, titular ante el Getafe, o Diego López, recién fichado del Sevilla. Si Mourinho es fiel a lo que piensa, tirará de la experiencia y capacidad contrastrada del gallego.

Mientras Jordi Roura no despejó la duda de si el Barça jugará esta noche en el Bernabéu (21.00 horas) con Pinto o Valdés de portero, en el Real Madrid la duda es aún mayor sobre quién estará bajos palos. Con Casillas lesionado, ¿confiará Mourinho la titularidad a Adán, a quien se la dio recientemente en Liga para sentar al mismísimo Iker? ¿O hara debutar al recién regresado Diego López, repescado del Sevilla, tras cinco años jugando al máximo nivel en el Villarreal?

Desde que llegó a Valdebebas, Mourinho tuvo claro que el Real Madrid necesitaba un segundo portero. Un guardameta con experiencia que, además de ofrecer garantías en caso de faltar Iker Casillas, hiciera competencia a éste. Uno de los que más gustaba al técnico portugués para desempeñar este rol era Gorka Iraizoz. El portero del Athletic, que se encontraba en negociaciones para renovar su contrato, recibió una llamada de Aitor Karanka para conocer su situación y disponibilidad. En la primera semana de noviembre, Jorge Valdano se reunió con los agentes de Gorka Iraizoz para hacerles saber el interés del Madrid, y especialmente de Mourinho, por fichar al portero navarro. Después de valorarlo, Iraizoz prefirió renovar hasta el 2015 en el Athletic, donde sigue siendo indiscutible y ha superado los 200 partidos en Primera.

Como quiera que Mourinho ha utilizado a Adán para castigar a Casillas, todo hace indicar que el técnico del Real Madrid no se la jugará ante el Barça con un portero que ha jugado en total ocho partidos y ha encajado nueve goles en 622 minutos, sino que preferirá recurrir a la veteranía de Diego López, quien de este modo debutaría en su regreso con todo un clásico. El hecho de que el meta gallego haya firmado un contrato hasta 2017 deja claro que no viene a parchear la ausencia de Casillas, sino que el club blanco ve en él a ese portero con experiencia que de verdad compita con Iker y cubra sus ausencias con garantías. Ese portero que Mourinho quería cuando llegó al Madrid y que ha llegado, no para hacerle la competencia al capitán, sino para cubrir su baja. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba