Deportes

El Madrid hurga en la herida del Barça y le endosa una nueva derrota (2-1), no exenta de polémica arbitral

Un penalti de Ramos a Adriano no señalado por Pérez Lasa en el último suspiro del clásico no puede esconder otro mal partido del Barça, a quien el Madrid volvió a derrotar y esta vez plagado de reservas. En los últimos cinco clásicos, el Madrid se ha impuesto en tres y empatado en dos. Casualidad o causalidad, son cinco de los seis sin Guardiola en el banquillo azulgrana.

Más allá de la polémica de un penalti que en otras circunstancias lo habría acaparado todo y más, el Barcelona tiene un problema de juego y el Real Madrid volvió a encargarse de recordárselo al imponerse también en Liga (2-1). En los últimos cinco clásicos, seis de los cinco que el Barça ha disputado sin Guardiola en el banquillo, el Madrid ha ganado tres y empatado dos. Casualidad o causalidad, lo que está claro es que cuando los azulgranas daban por bueno el empate en el Bernabéu, algo que no suelen hacer y que tal vez pagaron, el Madrid se encontró -porque la buscó- con una victoria a la que tampoco le daba especial valor, pero que sirve para recortar a 13 los puntos de desventaja en la competición doméstica y, sobre todo, cargarse de moral de cara al decisivo partido de la Liga de Campeones.

Con la Liga dada por perdida y la mirada puesta en el partido del martes en Old Trafford, Mourinho alineó un once compuesto en su mayoría por suplentes. La ausencia más llamativa fue la de Cristiano, aunque junto al portugués se echaba en falta a Xabi Alonso, Khedira, Arbeloa, Marcelo, Özil, Higuaín y el sancionado Di María. Con Essien en el lateral derecho, Pepe en el centro del campo junto a Modric y una línea de tres por delante formada por Callejón, Kaká y Morata. En punta, Benzema, quien a los seis minutos abrió el marcador tras un buen pase de Morata y un error en la marca de Mascherano.

En el Barça, las novedades fueron el argentino en lugar de Puyol, Villa en la delantera, con Iniesta retrasado y Cesc en el banquillo y Thiago por el lesionado Xavi. Hacía casi once años, 23 de abril de 2002 en Copa de Europa, que el clásico no se disputaba sin Casillas y Xavi. El Barça entró en el partido fiel a su estilo, de ahí que desde el principio se hiciera con el balón, pero también el Real Madrid, agazapado sin complejos. A los blancos les bastó una rápida transición defensa-ataque para poner el 1-0. Un dato que explica los problemas del Barça es que desde 1962 el conjunto azulgrana no recibía goles en 13 partidos seguidos.

Obligado una vez más a remontar, el líder destacado de la Liga era también un equipo atascado. Su dominio seguía sin generar ocasiones. Sin embargo, a los 18 minutos, un pase adelantado de Alves lo aprovechó Messi para deshacerse con excesiva facilidad de Ramos y batir a Diego López con un lanzamiento que pilló al portero gallego a contrapié. El argentino igualó a Di Stéfano como máximo goleador en ha historia de los clasicos (18) y suma ya 50 esta temporada: 39 en Liga, 4 en Copa, 2 en Supercopa y 5 en Copa de Europa.

Un lanzamiento de Messi a la media hora de partido fue la única ocasión del resto de la primera parte. Ya en la segunda, Mourinho mandó calentar a Cristiano, a quien el Bernabéu aclamó y reclamó. La entrada del portugués no fue por Morata, sino por Benzema, y no conllevó el cambio de posición del canterano, ya que CR7 se colocó de 9. Khedira relevó a Kaká, con lo que el Madrid echó más cemento al centro del campo, y a Jordi Roura no se le ocurrió otra idea que retirar a Villa para dar entrada a Alexis.

El empate parecía agradar a ambos equipos, uno porque no tenía nada que perder y otro nada que ganar, y el partido entró en una fase anodina. Pero una clarísima ocasión de Morata, bien desbaratada por Valdés, despertó al Madrid, que buscó y encontró el 2-1 al saque de un córner en el que Ramos se anticipó a todos. Con el Barça incapaz de reaccionar, Cristiano aún tuvo tiempo de estrellar un balón en la cruceta al lanzamiento de una falta.

En el último suspiro del partido, Pérez Lasa no vio un penalti de Ramos a Adriano, lo que provocó las protestas de los jugadores del Barça y especialmente de Víctor Valdés, quien con el encuentro ya finalizado se encaró con el árbitro y fue expulsado. Un triste final para un triste Barça, que puede ampararse en la polémica, pero que tiene un problema de juego y es ahí donde debería centrarse.

Ficha técnica

Real Madrid: Diego López; Essien, Varane, Ramos, Coentrao (Arbeloa, m.48); Pepe, Modric; Callejón, Kaká Khedira, m.57) , Morata; y Benzema (Cristiano, m.57).

Barcelona: Valdés; Alves, Piqué, Mascherano, Jordi Alba; Thiago (Tello, m.85), Busquets, Iniesta; Pedro (Adriano, m.77), Messi y Villa (Alexis, m.67).

Goles: 1-0. Min. 6. Benzema. 1-1. Min. 18. Messi. 2-1. M.82. Ramos.

Árbitro: Pérez Lasa (Colegio Vasco). Mostró tarjeta amarilla a Ramos, Jordi Alba, Piqué, Coentrao, Thiago, Morata, Alves, Arbeloa e Iniesta. Expulsó a Valdés con el partido ya terminado, primero con una amarilla y luego con una roja.  

Incidencias: Encuentro correspondiente a la 26ª jornada de la Liga BBVA, celebrado en el estadio Santiago Bernabéu lleno, con la presencia de 83.500 espectadores. Estuvieron en el palco de honor, entre otras personalidades, el exfutbolista Diego Armando Maradona y el seleccionador francés Didier Deschamps.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba