El Milan no pasó apuros y sacó petróleo de sus contadas ocasiones de gol

Lo único imprevisible del Barça en San Siro fue el resultado: derrota por 2-0

Sin desmerecer a un Milan que supo hacer su partido y amortizar al máximo sus aproximaciones a la portería de Valdés, el Barça se lo puso demasiado fácil a los italianos con un fútbol previsible y carente de ocasiones de gol. Dos años hacía que no perdía por una diferencia de dos goles. Le toca remontar en el Camp Nou.

Con un fútbol demasiado previsible, sin generar ocasiones de gol, hasta el punto de que el veterano Abiatti no recordará un partido tan plácido, el Barça se complicó la Liga de Campeones al caer por 2-0 en San Siro. Como dijo Iniesta, si hay un equipo capacitado para remontar este resultado ese es el Barça, aunque no lo tendrá nada fácil ante un Milan que saltará al césped del Camp Nou a jugar -o no jugar- en función del marcador. Dos años hacía que el Barça no perdía por una diferencia de dos goles, 3-1 en Copa contra el Betis en enero de 2011.

El planteamiento del conjunto italiano fue el esperado: dos líneas muy juntas, cediendo el balón al Barça, pero cerrando las líneas de pase y saliendo rápido tras robo o pérdida del rival. Lo que no era de esperar es que el Barça se alejara tanto de su fútbol. Lleva tiempo haciéndolo, pero nunca tanto como en San Siro. Messi, que deambuló por el campo, no tuvo la incidencia que debería tener cuando su equipo más lo necesita. Volvió Xavi e Iniesta volvió a adelantar su posición para hacer hueco a Cesc. Dio lo mismo. Cuando los que están por delante del balón no se mueven en función del balón, es imposible generar espacios.

El Milan se encontró muy cómodo metido en su campo, con Boateng y El Shaarawy siempre prestos a salir a la contra y buscar a Pazzini con balones largos. Cierto que el primer gol milanista fue tras una mano previa de Zapata, que asistió a Boateng al más puro estilo Ricky Rubio. Pero si un equipo mereció el gol, aunque fuera amortizando al máximo sus llegadas, ese fue el Milan. Jordi Roura, el entrenador automático, hizo un cambio automático: retiró a Cesc, desaparecido pero siempre necesario para abrir defensas tan cerradas como la del Milan, y dio entrada a Alexis. El chileno no cambió nada y quien sí cambió fue el marcador. Muntari aprovechó un desajuste defensivo del Barça para marcar el 2-0.

Un año después de haber conseguido la última victoria en Europa en su estadio, el Milan se encontró con un resultado con el que a buen seguro no contaba. En el partido de vuelta el planteamiento de Allegri no será otro que defender su renta. El Barça necesita al menos un 3-0 para pasar a cuartos, un resultado que tal y como jugó en San Siro no será imposible de conseguir.

Ficha del partido:

2-Milan: Abbiati; Abate, Mexès, Zapata, Constant; Montolivo, Ambrosini, Muntari; Boateng, Pazzini (Niang,min.75) y El Shaarawy (Traoré, min.87).

0-Barcelona: Víctor Valdés; Alves, Piqué, Puyol (Mascherano, min.88), Alba; Xavi, Busquets, Fàbregas (Alexis, min.62); Iniesta, Messi y Pedro.

Goles: 1-0, min.57: Boateng. 2-0, min.81: Muntari.

Árbitro: Craig Thomson (SCO). Mostró cartulina amarilla a Mexès (min.25), Busquets (min.54), Piqué (min.57) y Traoré (min.90).

Incidencias: partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, disputado en el estadio Giuseppe Meazza, en Milán, ante 80.000 aficionados.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba