Los 13 clubes insumisos ni se plantean un candidato a la presidencia de la LFP

Astiazaran anuncia que no se presenta a la reeleción y Tebas no tendrá rival

Era un secreto a voces desde que su vicepresidente anunció que se presentaría a las elecciones que tendrán lugar en la Liga de Fútbol Profesional (LFP) el 27 de abril. Astiazaran anuncia oficialmente que no se presenta y los clubes enfrentados a Tebas ni se plantean presentar un candidato pues saben que tiene la votación ganada.

El todavía presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), José Luis Astiazaran, ha hecho pública su decisión de no presentar su candidatura a las elecciones que el próximo 27 de abril tendrán lugar en la patronal del fútbol español. Tras ocho años en el cargo, Astiazaran considera que ha cubierto "una etapa de gran trascendencia e intensidad dentro de la LFP". De este modo, Javier Tebas, actual vicepresidente, será el único candidato y, por tanto, su sucesor.

Toda vez que Tebas controla -o es controlado, habría que decir- a los dos grandes, Real Madrid y Barcelona, más otros cinco clubes de Primera y los 20 de Segunda -22, menos los filiales de los mencionados Madrid y Barça-, los 13 clubes que están en su contra saben que no tienen nada que hacer, de ahí que ni se hayan planteado presentar un candidato. A Athletic, Atlético, Betis, Celta, Espanyol, Getafe, Granada, Mallorca, Osasuna, Rayo Vallecano, Real Sociedad, Sevilla y Zaragoza les une estar en contra del reparto televisivo y esa va a seguir siendo su lucha cuando Tebas sea nuevo presidente.

En un comunicado colgado en la página web de la LFP, Astiazaran explica que durante su mandato ha trabajado "en reforzar el valor de la competición a través de decisiones vinculadas a establecer el necesario control económico de los clubes de fútbol, cuyo desarrollo y cumplimiento hará que a medio y largo plazo se refuerce su solvencia económica y se pueda garantizar la viabilidad de la competición". Cabe recordar que esta decisión ha sido auspiciada por el Consejo Superior de Deportes (CSD) después de que el fútbol se haya asomado a un precipicio, con una deuda total actual de 3.600 millones.

Astiazaran también presume de que "se ha incrementado el valor de los derechos de televisión y las cantidades que por la cesión de los mismos han recibido los clubes y SAD, lo que garantiza a medio plazo unos importantes ingresos y consolida los futuros cambios que, respecto a la explotación de los mismos, se van a realizar en los próximos años". Sabida es la delicada situación que atraviesan los operadores de televisión y que el reparto televisivo sigue estando pendiente de que la nueva Ley del Deporte obligue a un reparto más equitativo, así que tampoco en este sentido la gestión de Astiazaran tiene nada de que presumir.

El todavía presidente de la LFP hace balance también de su gestión en temas como la relación con la FIFA, la UEFA, la Federación y la AFE, los mercados internacionales, la profesionalización de la propia Liga..  "Se ha cubierto mi etapa, mi ciclo", escribe Astiazaran. "Es hora de dar el relevo a otro presidente en la LFP que, con el respaldo mayoritario tan necesario para la gestión de esta entidad, y que yo he tenido en todo este tiempo, pueda seguir avanzado en todas aquellas cuestiones que refuercen el futuro del fútbol Profesional. Un nuevo presidente que contará con todo mi apoyo y con el que trabajaré para que la transición esté enmarcada en la cordialidad y la normalidad en beneficio de nuestro fútbol".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba