Competición podría actuar de oficio

Los escupitajos de Ramos y Diego Costa, un juego sucio que no debería quedar impune

Aunque Undiano Mallenco no vio nada y ni siquiera les amonestó, el central del Real Madrid y el delantero del Atlético dieron un lamentable espectáculo de juego sucio que Competición debería valorar y castigar.

Tal y como desveló 'Cuatro', Sergio Ramos escupió a Diego Costa en la acción previa a que el brasileño se escupiese en la mano antes de impactar con ella en el rostro del central del Real Madrid. Ambos futbolistas protagonizaron las dos acciones más lamentables del derbi, aunque ninguno de los dos fue amonestado por Undiano Mallenco. La duda es si el Comité de Competición actuará de oficio al ver las imágenes de televisión.

El delantero del Atlético salió extramotivado al derbi del Bernabéu y prueba de ello es que antes del descanso, tuvo altercados con tres jugadores del equipo blanco. El brasileño soltó primero un codazo a Pepe, se picó con el propio Ramos, a quien amagó con darle un cabezazo, y soltó una patada a Xabi Alonso en el medio del campo. Diego Costa se la tenía guardada a Ramos desde el Rayo Vallecano-Real Madrid de la pasada temporada, cuando el sevillano le dio entonces un manotazo que pudo costarle la expulsión, aunque tampoco entonces le vieron.

Por su parte, Ramos también tuvo un rifirrafe con Falcao, a quien soltó la mano en una acción en la que el colombiano le fue a presionar. Minutos antes, las cámaras de Canal+ captaron una imagen del sevillano llamó "feo" a Diego Costa. En la segunda parte, el brasileño aprovechó un córner a favor del Madrid para soltarle un manotazo a Ramos. Lamentable su actuación durante todo el derbi, al igual que la del central español. Veremos si Competición les castiga o mira hacia otro lado. Su juego sucio, nunca mejor dicho, no debería quedar impune.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba