Deportes

La madre de Bianchi, como la familia De Villota, sufren las tragedias de sus hijos en 'silencio stampa' porque "la F1 es un gran negocio"

La madre de Jules Bianchi, enfadada con quienes quieren culpar del accidente a su hijo para "eludir responsabilidades".

La familia de Jules Bianchi sale del hospital japonés donde está ingresado el piloto francés.
La familia de Jules Bianchi sale del hospital japonés donde está ingresado el piloto francés.

Si de verdad expresaran lo que sienten, incluso lo que saben, los cimientos del automovilismo se removerían con estrépito. Pero callan. Porque bastante sufrimiento llevan ya encima y porque aún guardan en lo más recóndito de su alma una esperanza que libere el peso que arrastran desde que sus hijos sufrieron sendos gravísimos accidentes practicando automovilismo de élite, el deporte que amaban.

Son dos familias, una francesa -Bianchi- y otra española -De Villota-, que lo único que anhelan es una explicación oficial de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA). Que alguien les diga de forma documentada por qué se estrellaron Jules y María. Para que paguen los responsables y, sobre todo, para limpiar el nombre de sus hijos, quienes además de sufrir las dantescas consecuencias de los choques son señalados con más o menos descaro como culpables directos.

Pero el tiempo pasa, nadie les dice nada y, claro, cuando ves a tu joven hijo Jules debatiéndose entre la vida y la muerte a miles de kilómetros de casa, en un hospital de Japón, estás a punto de estallar. Christine, la madre del piloto de Marussia que se estampó contra una grúa durante el caótico GP de Japón, intentó morderse la lengua, pero dejó dos breves apuntes que señalan el oscurantismo que habita en las zonas más comprometidas del automovilismo.

Christine habló para la cadena de televisión RTL y no pudo contenerse al defender a Jules de las voces que pretenden culparle a él del terrible accidente: "En realidad no  puedo decir mucho, pero ya sabes, hay gente que dice cosas para eludir sus responsabilidades”.

Y cuando, a renglón seguido, el periodista le preguntó si le habían advertido para que no hablase, su respuesta hiela la sangre: "La Fórmula uno es un negocio, un gran negocio".

La investigación de lo sucedido en Suzuka está, dicen, en marcha. Pero también lo está desde hace más de dos años el accidente que sufrió María de Villota. La española pudo salir del hospital, pero en octubre del año pasado las graves secuelas en la cabeza acabaron costándole la vida.

Una y otra familia siguen aguardando un informe que argumente los errores de seguridad que enviaron a Jules y María, seriamente heridos, al hospital. Y mientras, sufren en silencio. Porque el negocio es el negocio...


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba