Deportes

Mucho luto y homenaje, pero van dos muertos sin responsable: Bianchi y María de Villota

Las investigaciones de los accidentes de Jules Bianchi y de María de Villota reconocen "irregularidades" en sus respectivos accidentes, pero la FIA no ha impuesto ninguna sanción a Marussia, escudería de ambos pilotos fallecidos, ni a nadie.

El féretro con los restos mortales de Bianchi llega a la Catedral de Niza.
El féretro con los restos mortales de Bianchi llega a la Catedral de Niza. EFE

La Federación Internacional de Automovilismo (FIA) ha comunicado la retirada del dorsal 17 de Jules Bianchi, se anuncia minuto de silencio antes del GP de Hungría de este domingo, se suceden las manifestaciones de duelo... pero nadie parece dispuesto a exigir responsabilidades por el accidente que le costó la vida al piloto francés. Ni,por supuesto, por el que acabó matando a la española María de Villota. Ambos conducían sendos coches Marussia y en ambos casos se han acreditado varias irregularidades. No pasa nada.

Jules Bianchi no disminuyó suficientemente la velocidad antes de su gravísimo accidente del Gran Premio de Japón, según una de las conclusiones del panel de expertos de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), que elaboraron un informe de 396 páginas sobre el accidente del piloto de Marussia el 5 de octubre de 2014 en el circuito de Suzuka.

Un mecanismo del monoplaza de Bianchi que debía apagar el motor en caso de peligro no funcionó correctamente

El piloto francés sufrió graves heridas cerebrales tras salirse de la pista mojada y chocar contra una grúa que estaba retirando el Sauber de Sutil. Estuvo internado siete semanas en un hospital en Japón, y el 19 de noviembre fue trasladado a una clínica en Niza. Nueve meses después del percance, el pasado 17 de julio, murió sin haber salido del coma.

El informe sobre el accidente sufrido por María de Villota redactado por el Ejecutivo de Salud y Seguridad británico (Health and Safety Executive, HSE) -organismo responsable de la seguridad en el trabajo- pone de manifiesto “una serie de irregularidades que se cometieron" el día del percance de la piloto española.

El HSE asegura que a María de Villota "se le empujó contra el camión" con el que chocó en julio de 2012. De Villota sufrió graves lesiones y perdió el ojo derecho en el grave accidente sufrido en el circuito de Duxford (este de Inglaterra), mientras rodaba como piloto de pruebas de la escudería Marussia. La española, que falleció un año después, resultó herida cuando su MR-01 chocó, tras alcanzar una velocidad superior a los 200 kilómetros por hora, contra la rampa bajada de un camión el 3 de julio de 2012.

El informe de Bianchi señala que fueron múltiples las causas que provocaron el accidente. Entre ellas se menciona que un mecanismo del monoplaza de Bianchi que debía apagar el motor en caso de peligro no funcionó correctamente. Sin embargo, no está claro hasta qué punto el fallo incrementó la velocidad justo en el momento del brutal impacto.

Esa falta de contundencia en el informe sobre el accidente del francés no extraña toda vez que la investigación emana de la propia FIA, organismo endogámico y poco transparente. Sin embargo, el caso de María de Villota es mucho más sangrante.

Los documentos hechos públicos por la BBC recogen que De Villota recibió instrucciones de su ingeniero de pista, pero que éstas no incluyeron comentarios sobre cómo parar el coche o sobre qué marchas debían ser seleccionadas cuando llegara a la zona de "boxes".

"Ella (De Villota) condujo un turismo por la pista, pero no se le explicó el procedimiento de frenado. Tras dos tandas de velocidad con el coche de Fórmula 1, De Villota volvió a la zona de garajes", añade el informe. "Como las marchas estaban engranadas y el monoplaza estaba equipado con el sistema anticalado, diseñado para mantener las revoluciones a alrededor de 4.100 rpm y evitar daños en el motor, estaba 'luchando' contra De Villota, quien fue 'empujada' contra el camión", agrega el texto. Y como trágico colofón, deja claro que la rampa del camión contra la que impactó María era "inusual" y "más larga" de las que habitualmente hay en los grandes premios: "No solo creaba riesgos de lesión, sino que estaba situada a la altura de la persona afectada".

María de Villota: "Frené todo lo que pude unos segundos y luego alivié para intentar recuperar la dirección de mis ruedas, que estaban bloqueadas y no giraban"

Pero es que, además, en el caso de la piloto española, ella misma había escrito de su puño y letra esas irregularidades en el libro autobiográfico, La vida es un regalo. Contó lo de la falta de información: "Estaba ansiosa porque el briefing se retrasaba. Las cosas no estaban yendo como yo quería. Como cualquier piloto querría. No se estaban haciendo bien. Demasiadas prisas..."

Y luego detalla como el coche la "empujó", según la descripción del informe, hacia el camión: "Frené todo lo que pude unos segundos y luego alivié para intentar recuperar la dirección de mis ruedas, que estaban bloqueadas y no giraban. No pude, imposible. La falta de tiempo que se dedicó a mi posición de conducción me limitaba el llegar a los mandos que necesitaba. Como consecuencia de ello, tampoco me permitió accionar el embrague. Pulsé el boton de N como último recurso para intentar pararlo. Era como una pesadilla. No respondía a mis demandas".

Da igual. Nadie pagará por estas evitables muertes. Al menos, a Jules le honrarán con un minuto de silencio. A María, ni eso.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba