Deportes

Rebelión en la F1 por las sanciones de Alonso y Button: "Es lamentable que dos campeones del mundo salgan últimos"

Los pilotos de McLaren ocuparán la última fila del GP de Austria tras sufrir sendas duras sanciones por cambiar sus respectivos motores.

Button entra en el hospitality de McLaren en el circuito austriaco de Spielberg.
Button entra en el hospitality de McLaren en el circuito austriaco de Spielberg. EFE

Lejos de mejorar a medida que avanza la temporada, la situación de una escudería histórica como McLaren Honda parece empeorar en cada nuevo gran premio. Directivos y pilotos siguen aferrándose al discurso de la esperanza, pero visto que a los aficionados ya empieza a sonarle poco creíble tanto optimismo cuando el desastre no amaina, ahora la estrategia parece encaminada a patalear contra el reglamento.

La cita de este domingo en Austria ha desatado de forma definitiva las hostilidades. Obligados a cambiar varias piezas de los penosos motores Honda de Button y Alonso, ambos pilotos han sido sancionados y enviados al fondo de la parrilla de salida. Pero el castigo es tan grande que ni eso basta. Los dos campeones del mundo no sólo arrancan último y penúltimo, sino que tendrán que pasar o detenerse en el pitlane para cumplir con la rigurosa pena que estipula la actual y polémica ley de la Fórmula 1.

"Da igual estar el doce, el trece o tercero porque salimos últimos -declaró Alonso tras la calificación-. Es un fin de semana de entrenamiento. Podemos darnos golpes contra la mesa o tomarlo para aprender".

En principio, el español asumió de buen grado la penalización que sufrirá y explicó las consecuencias de tener que perder 25 posiciones (son sólo 20 pilotos): "Al no poder cumplir toda la sanción en la parrilla tienes que pasar por boxes. Por lo tanto en la vuelta tres estás medio minuto detrás del penúltimo. Pero sabemos las reglas desde el principio de temporada y no hemos hecho bien el trabajo".

Sin embargo, que conozca y acate las reglas no significa que esté de acuerdo con las mismas: "La tecnología es demasiado compleja para los aficionados. Ellos quieren ver coches de carreras y adelantamientos, no ahorro de neumáticos, de gasolina, o conceptos como DRS, tokens (fichas de desarrollo de los motores) y tantas sanciones. Por ejemplo, las penalizaciones que tenemos que cumplir mañana (este domingo) supongo que serán muy difíciles de entender por aquellos que vean la carrera desde casa".

En idéntica línea se pronunció su director, Eric Boullier. "Cuando Honda regresa un año después de la introducción de nuevos motores, cuando ves a los fabricantes asfixiados luchando durante más de tres años en el desarrollo de los mismos, la F1 debería replantearse las reglas en esta etapa".

Y por primera vez, uno de los jefes de McLaren Honda reconoce que "fue muy duro, demasiado ambicioso, regresar con esta tecnología y pensar en ser fiables. Tenemos que respetar las reglas, pero me resulta muy triste para la Fórmula 1 que dos campeones del mundo como Jenson y Fernando arranquen desde la última fila de la parrilla".

A última hora de la tarde se unió a esta incipiente rebelión contra la actual Fórmula 1 ni más ni menos que el propio Bernie Ecclestone. El dueño de los derechos de este deporte universal ha criticado las complejidades de las normas y ha instado a simplificar los estatutos para que los principales beneficiados del cambio sean los aficionados a este deporte.

"Creo que tenemos que echar un buen vistazo a todos nuestros reglamentos deportivos. No vayas por la línea blanca, no hagas esto, no hagas lo otro... Si cambias tu motor, retrocedes 20 posiciones... Los aficionados no lo entienden, se necesitan reglas más simples para que sea más fácil de entender para ellos", argumentó Ecclestone.

Alonso y Button no son los únicos afectados ya que el australiano Daniel Ricciardo y el ruso Daniil Kvyat, de Red Bull, han sido sancionados con diez posiciones. De esta manera, Ricciardo, que calificó en el decimocuarto puesto, saldrá por delante de los McLaren mientras que Kvyat lo hará en la decimoctava posición.

En ese sentido, Dietrich Mateschitz, dueño de Red Bull, y otras destacadas figuras vinculadas al equipo, se han manifestado a lo largo de esta semana para criticar la vigente normativa y solicitar cambios para hacer las carreras más emocionantes y competitivas.

"El producto que producimos en este momento es un poco pesado, con un solo equipo ganador en todas las carreras. Probablemente muy fácil. Mateschitz está un poco frustrado. Ha gastado una gran cantidad de dinero, ha hecho un buen trabajo y ha sido fantástico para la Fórmula 1", concluyó Bernie.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba