Deportes

Hamilton domina y choca bajo la lluvia; Alonso, decimoquinto: "el motor va haciendo lo que puede"

Lewis Hamilton (Mercedes), doble campeón del mundo y líder del Mundial de Fórmula 1, dominó la jornada de entrenamientos para el Gran Premio de Canadá, en Montreal, marcada por la lluvia, que acortó el tiempo de pruebas y acabó con el inglés chocando entre el diluvio, sin consecuencias.

Lewis Hamilton, en el circuito de Montreal.
Lewis Hamilton, en el circuito de Montreal. EFE

Hamilton, que ya había sido el mejor en el primer ensayo, cubrió los 4.361 metros del circuito Gilles Villeneuve en un minuto, 15 segundos y 988 milésimas, 316 menos que el cuádruple campeón mundial alemán Sebastian Vettel, que marcó el segundo tiempo, con seis milésimas menos que su compañero finlandés en Ferrari, Kimi Raikkonen, tercero en la sesión.

El inglés logró de esa forma, con neumático de compuesto superblando -que no se usó durante la primera sesión-, el mejor crono de toda la jornada, en una sesión vespertina que comenzó con cielo encapotado y en la que, ante la previsión que anunciaba lluvia pasada la primera media hora, todos adelantaron -y acortaron- la simulación de carrera.

Alonso: "Las pequeñas mejoras aerodinámicas funcionan como se esperaba y, en cuanto al motor, no teníamos gran cosa y además va acumulando kilómetros ya, así que va haciendo lo que puede"

Hamilton, de 30 años, fue el mejor en la pista en la que logró, en 2007, la primera de sus 36 victorias en la categoría reina de automovilismo. Que repetiría, siempre con McLaren, en 2010 y en 2012.

En un circuito de baja carga aerodinámica y de altas velocidades en el que el espectacular piloto de Stevanage intentará resarcirse del chasco que se llevó en Mónaco, donde, cuando rodaba hacia un triunfo seguro, un error estratégico de su equipo -que lo llamó a cambiar neumáticos tras el accidente del holandés Max Verstappen (Toro Rosso)- no sólo le privó de la victoria, sino que, para más inri, se la puso en bandeja a su compañero y principal rival, el germano Nico Rosberg.

El hijo de Keke, que de esa forma se apuntó su tercer triunfo consecutivo en el Gran Premio de Monaco, fue cuarto este viernes, por delante del venezolano Pastor Maldonado (Lotus), que espera mejor suerte en Canadá, tras abandonar en cinco de las seis carreras disputadas.

Pastor paró el crono en 1:16.755 milésimas y se inscribió quinto en la tabla de tiempos, en la que el mejor español fue el madrileño Carlos Sainz, que fue decimotercero dos puestos por delante de Fernando Alonso (McLaren), ganador en Montreal en 2006.

El doble campeón mundial asturiano (2005 y 2006, con Renault), noveno en el primer entrenamiento, logró el decimoquinto tiempo en el segundo, al cubrir la pista de la isla artificial de Notre Dame, bañada por el río San Lorenzo, en un minuto, 17 segundos y 627 milésimas, 260 más que el mexicano Sergio Pérez (Force India), decimocuarto en el circuito en el que fue tercero hace tres años.

El hijo del 'Matador', que paró el crono en 1:17.318, fue decimotercero; mientras que el castellonense Roberto Merhi (Manor), que lo hizo en 1:19.598, concluyó decimonoveno.

La lluvia se convirtió en diluvio y, dado que las previsiones meteorológicas indican que no volverá a haber precipitaciones en Montreal ni el sábado, ni el domingo, nadie rodó en mojado, salvo los Mercedes, que salieron de nuevo a pista, para mayor alegría del público.

Pero para desgracia de Hamilton -líder del Mundial, con 126 puntos, diez más que Rosberg-, que ya había hecho un trompo en la horquilla durante la primera sesión, su monoplaza fue víctima del 'aquaplaning' y el inglés se estrelló en idéntica curva. Sin consecuencias físicas para Lewis, cuyo coche, no obstante, hubo de ser retirado de pista por la grúa.

Este sábado, los equipos podrán ampliar sus ensayos en la tercera sesión, previa a la calificación, que ordenará la parrilla de salida de la carrera del domingo, prevista a setenta vueltas, para completar un recorrido de 305,2 kilómetros.

En un circuito con nombre de mito en el que el año pasado logró el primero de sus tres triunfos el australiano Daniel Ricciardo (Red Bull), el único que contestó el aplastante dominio de Mercedes el año pasado. El simpático piloto de Perth, noveno este jueves, precipitó, al superarlo en 2014, la salida de Vettel de la escudería austriaca con la que arrasó entre 2010 y 2013.

El alemán se lo agradecerá, porque en su estreno con Ferrari ya lleva una victoria y otros cuatro podios, es tercero en el Mundial, a 28 puntos de Hamilton; y, sobre el papel, se presenta como la principal alternativa al dominio de los pilotos de la escudería de Brackley.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba