Deportes

Culebrón Fernando Alonso: ‘Seso, mentiras y ninguna cinta de vídeo’

Fernando Alonso, durante los entrenamientos de Barcelona.
Fernando Alonso, durante los entrenamientos de Barcelona. Getres

Sesocerebro (centro nervioso del encéfalo).

La conmoción cerebral es lo único cierto del accidente sufrido por Fernando Alonso el pasado 22 de febrero en Montmeló. Al menos, lo único confirmado en el comunicado emitido por McLaren. Han pasado más de quince días y esa ha sido la única nota oficial sobre lo ocurrido en el circuito de Barcelona. Nada más. Se echan especialmente de menos las imágenes de vídeo del accidente y algún parte médico. Pero no existen, y ese hueco, como suele ocurrir, se ha ido llenando de noticias, rumores, bulos y mentiras tanto acerca de lo que pasó entre las curvas tres y cuatro del trazado catalán como en torno a la salud del piloto español.

La especulación que más fortuna ha hecho es, sin duda, la de la descarga eléctrica. Alonso habría sufrido un latigazo que le dejó inconsciente, o casi, perdió el control del coche y sobrevino un accidente que, eso sí, todos los expertos –amigos, indiferentes y enemigos- coinciden en calificar como “extraño”.

Tanto Luis García Abad, representante de Fernando, como la escudería británica han sido muy firmes y contundentes desde el primer minuto negando esta extendida versión. De nada les ha servido. Informaciones de todo pelaje siguen insistiendo en ello e incluso un expiloto italiano de F1, Fabrizio Barbazza, ha detallado el grado exacto de ese supuesto calambrazo: 600 vatios.

El entorno del asturiano no sólo descarta la descarga, sino que siempre ha insistido en que Alonso no sufrió desvanecimiento alguno. Una rueda de prensa de Ron Dennis tiró por tierra esa recurrente teoría y abonó con fuerza otra vez el origen 'eléctrico' del susto. "Estuvo inconsciente durante unos segundosy sufrió una pérdida de memoria", afirmó el presidente de McLaren ante los periodistas.

Fue el detonante de una riada de informaciones sobre la salud del ovetense. O, siendo más concretos, sobre el estado de su cabeza. De ahí el enfado de Alonso con Dennis, quien ya le amargó la existencia en 2007, durante su primera etapa en McLaren.

El bicampeón mundial considera que si en esa única comparecencia pública Ron Dennis hubiera zanjado el asunto, todo lo que se publicó después hubiese sido menos abundante y, sobre todo, menos escandaloso.

Así llegó la versión que dice que Fernando se despertó hablando italiano pensando que seguía siendo piloto de Ferrari. Y luego, rizando el rizo, la que asegura que se creía en el año 1996 corriendo todavía en el campeonato de karts.

Luego está la prensa amarilla europea. Esos diarios de ventas millonarias que, sin sonrojo, se inventan no pocas noticias. El inglés Daily Mirror llegó a publicar en portada que el ovetense podía abandonar su profesión de piloto y el alemán Sport Bild insinuó un plante en Australia ante el temor de otras escuderías de sufrir descargas eléctricas.

Tanto creció la bola, que Alonso tuvo que usar su cuenta de Twitter para intentar desdramatizar a base de ironía con todas esas informaciones de "ciencia ficción".

El asturiano haría bien, además de tomárselo con sarcasmo, analizando todo lo ocurrido desde el punto de vista de la comunicación. De la propia y la ajena. Porque este episodio ha desnudado como pocos las peculiares relaciones del piloto con la cuadrilla periodística. Y viceversa.

Los informadores más cercanos al ovetense, esos que le siguen por medio mundo durante muchos días, comenzaron callando o intentando censurar a quienes pretendía ejercer un oficio que antes se llamaba periodismo. Con el paso de los días y la ausencia de explicaciones, se fueron subiendo al carro a regañadientes y procurando siempre no herir la sensibilidad de su "amigo" piloto.

Varios de ellos saben mucho más de lo que han contado, pero no lo publicarán nunca o, al menos, hasta que Fernando se lo permita. Es el ángulo sentimental de un culebrón que concluirá cuando los motores comiencen a rugir el domingo en Australia. O no.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba