El español, quinto en la parrilla del GP de Hungría, se desespera con el coche

Alonso lo intenta, pero no puede disimular su impotencia y cabreo crecientes

Fernando Alonso intenta disimular su impotencia, pero le cuesta. Si tenía alguna esperanza de recortarle puntos a Vettel en el GP de Hungría, la quinta posición obtenida en la calificación del sábado no parece haberle sentado demasiado bien. "Ha sido un prácticamente milagro", declaró el español refiriéndose a ese puesto en la parrilla de Hungaroring.

El español Fernando Alonso (Ferrari), doble campeón mundial de Fórmula 1, que mañana este desde la quinta posición en el Gran Premio de Hungría (14:00h, Antena3), manifestó tras la sesión de clasificación que dicho puesto de hoy "ha sido un prácticamente milagro".

"La vuelta ha sido muy buena, el quinto es un milagro, prácticamente. No creo que hubiésemos estado en quinta posición con las características del coche, después del décimo en Silverstone (Gran Bretaña) y el octavo en el Nürburgring (Alemania)", explicó.

El español intentó contemporizar -"volver a la quinta posición es una excelente noticia"- pero hasta en ese momento se le escapó un reproche: "Más que nada en un circuito lleno de curvas lentas y curvas largas, que son nuestro talón de Aquiles; la tracción, etcétera".

Intencionadas o no, las alusiones a Ferrari fueron constantes durante la rueda de prensa del asturiano: "Estar quintos aquí es bastante mejor de lo que hubiéramos esperado. Pero bueno, estamos detrás de los dos Mercedes, de Red Bull, aunque Webber ha tenido un problema; y de los dos Lotus".

"Raikkonen ha demostrado que no está cómodo en lo que va de fin de semana, pero los Lotus han demostrado ser más rápidos que nosotros. Por tanto, estar quinto teniendo ocho coches delante es una buena posición", insistió.

Alonso ve difícil ganar en Hungría, pero, como es habitual en él, no descarta nada. Fundamentalmente, porque confía en sus posibilidades, no demasiado en las del Ferrari: "Veremos cómo va la carrera. Seguramente sería más fácil ganar con un coche unas décimas más rápido, en vez de tener que intentarlo haciendo la salida de tu vida y la carrera de tu vida. Esa la hacemos de vez en cuando. Hacemos el 110 por ciento cada carrera y a veces el 130. No sé si mañana será una carrera de 110 o de 130".

"Lo que está claro es que tenemos que hacer una buena salida porque es una de las pocas oportunidades que tendremos para adelantar, ya que en este circuito no hay demasiadas. Tenemos la estrategia, también", explicó.

Y eso que Ferrari no parece tener clara la estrategia. O eso dice su primer piloto: "A ver cuántas paradas y en qué momentos se hacen, porque no está claro. Lo mismo que en otros Grandes Premios tenemos una idea después de las tandas del viernes, aquí las del viernes no fueron muy precisas en ese sentido. Y no sólo nosotros tenemos dudas, todos los equipos las tienes, acerca de cuántas paradas tendremos que hacer y en qué momento hacerlas".

"La temperatura sigue subiendo, también. Hoy vimos 50 grados en pista y mañana igual hay 53 o 54. La última vez que lo vimos fue en Bahrein, en 2005. Por tanto, con estos neumáticos Pirelli nunca corrimos en esas condiciones y por tanto habrá que ser muy flexibles", declaró Fernando.

"Hay que ir vuelta a vuelta y ver cómo se están comportando. Elegir el momento de las paradas y ver qué se puede hacer. El resultado de la carrera será difícil de pronosticar hasta que se vaya desarrollando la misma", anticipó el doble campeón mundial asturiano.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba