Deportes

Fonsi llama "basura" a 'La Goleada' y saca pecho: "Sólo tuvieron audiencia el día de mi aparición y el programa del día después"

Fonsi Loaiza, joven periodista que se hizo tristemente famoso cuando, en nombre de Podemos Deporte, apareció en varios medios de comunicación, escribe un artículo en el que se regocija con el cierre de 'La Goleada', tertulia televisiva en el que estuvo invitado y de la que salió con bronca y bullicio. 

Fonsi, en La Goleada.
Fonsi, en La Goleada. Twitter

Entre todas las reacciones al cierre de ‘La Goleada’ en 13TV hay una que tiene especial peso. Es la de Fonsi Loaiza, aquel chico que se anunció como representante deportivo de Podemos y tuvo una semana de sobreexposición mediática. De aquellas guerras, que hubo varias, destaca la que tuvo en el programa de Siro López y Danae Boronat. Fue de esos embrollos televisivos que termina en los programas de zapping, en un cachondeo generalizado.

Fonsi no tardó en salir de ese mundillo en el que no se ve –pasó años criticándolo antes de entrar en la rueda— pero ahora, con la muerte del formato que más famoso le hizo, no ha querido desaprovechar la opción de dedicar al programa una curiosa y revanchista despedida titulada Bye-bye, La Goleada.

“He estado unos meses sin ser yo mismo. Sin ponerle la pasión que me caracteriza a las cosas que hago. Sin escribir por necesidad fisiológica. Pero ya pasó la tempestad. Después de estar  muy jodido anímicamente, estoy plenamente recuperado de todas las lesiones producidas por mi estrambótico paso por los medios de comunicación”, comienza el texto tras una larga y farragosa cita de una teórica de la comunicación.

Loaiza sabe que no estuvo acertado en su momento, pero hoy no se arrepiente de su paso por el fango: “A pesar de que nunca me perdonaré haberme expuesto a tal carnaza, no haber estado a la altura de las ilusiones que generé y haber ofrecido muchos matices para ser ridiculizado, me siento muy orgulloso de aquel atrevimiento”. No fue su único error, también admite que la política le quedaba grande. “Uno no debe mostrar sus debilidades y yo mostré todas mis limitaciones: soy un chaval tímido, sensible, introspectivo al que todavía le cuesta expresarse con total naturalidad en público”.

No todo va a ser autocrítica, más bien al contrario. Loaiza asegura que los medios le tenían “muchas ganas” y que incluso un redactor jefe de Marca se lo llegó a advertir. Los motivos de ese supuesto odio también los relata en el texto. “Decir muchas verdades que incomodaban, no haberme callado ante las injusticias, no ser un pelotillero y escribir por devoción y con criterio propio”.

Las más duras pullas, como no podía ser de otro modo, fueron para el desaparecido programa de la televisión episcopal. “Hoy me he enterado del cierre de La Goleada. Un programa que me engañó y me utilizó de manera vil y malintencionada. Pude haber vivido del cuento un tiempo. Como otros programas, tras mi impacto como friki televisivo, me ofrecieron aparecer e intentaron ficharme, ya que sólo tuvieron audiencia el día de mi aparición y el programa del día después basado en críticas hacia mi persona sin estar yo presente”. Incluso muestra los mensajes que se envió con el productor del programa antes de aparecer, un intercambio que se hizo mítico aquella noche en el plató, cuando Fonsi pedía con insistencia que el productor acudiese.

Loaiza termina el texto con una soflama sobre los medios y el deporte, algo muy relacionado con lo que intentó, y parece que no consiguió, hacer: “El espectáculo ha secuestrado al periodismo. Los tertulianos son los traficantes de la información deportiva y transmiten ideología. Debajo de toda esa banalización de las fiestas de Cristiano Ronaldo hay una devoción por el poder y un desprecio a todos los aficionados. Hasta siempre La Goleada. Necesitamos esa televisión basura para odiarla con todas nuestras fuerzas y defender los valores del periodismo de toda la vida”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba