Seguidores del Feyenoord holandés, que se medía al Roma en los dieciseisavos de final de la Liga Europa, se enfrentaron este jueves a la Policía en la céntrica Plaza de España de la capital italiana, donde causaron daños a la fuente de la Barcaccia. Los sucesos se produjeron a primera hora de la tarde en la histórica plaza romana y hubo lanzamiento de bengalas por parte de los aficionados del Feyenoord contra las fuerzas del orden.

Los agentes de la Policía, con equipamiento antidisturbios, respondieron con el lanzamiento de gases lacrimógenos y lograron despejar la plaza, que quedó posteriormente llena de restos de plástico, basura y botellas de cristal. La fuente, que fue restaurada hace pocos meses, mostraba algunos daños y quedó llena de botellas, plásticos y otros objetos que habían sido lanzados por los aficionados holandeses, como mostró el canal de televisión SkyTG24. El alcalde de Roma, Ignazio Marino, destacó en un mensaje enviado a través de la red social Twitter: "Roma devastada y herida. En contacto con el prefecto, comisario y embajador de Holanda. No acaba aquí".

Los aficionados del Feyenoord protagonizaron ya la noche del miércoles enfrentamientos con la Policía en la zona de Campo dei Fiori, donde algunas decenas de ellos fueron detenidos.

Daños mayores de lo que se creía

Tras los disturbios, se ha constatado que el paso de los hinchas holandeses por la Plaza de España ha provocado "daños imborrables y permanentes" en la fuente de la Barcaccia de Bernini, según comentó a los medios locales el superintendente de Bienes Culturales de Roma, Claudio Parisi. Parisi reveló además que "los daños a la fuente son seguramente mayores de los que se observaron en una primera inspección".

Se refirió a "varios rasguños y golpes en la superficie", provocados por los lanzamientos de botellas y lamentó que "los culpables pasen a ser invisibles con el tiempo", mientras que los desperfectos permanecerán. "Creo que estas personas, probablemente con su ignorancia, no tienen ni siquiera condiciones psicológicas ni culturales para darse cuenta de que estaban destruyendo una de las fuentes de uno de los mejores artistas de la humanidad", afirmó el alcalde de Roma.

Añadió que la capital tiene "un problema como una casa" en materia de seguridad, definió como "inaceptable" la situación de este jueves y habló de una "ciudad insegura". "Italia debe tener la misma seguridad que París, Londres o la propia Amsterdam", pidió Marino, quien sostuvo que "las personas salieron corriendo" en unos disturbios que afectaron, además de al patrimonio, "a ciudadanos, turistas y negocios".

Tras tener una "larga conversación" con el embajador holandés, Marino dijo querer transmitir al país "una señal fuerte y clara" de que los italianos son "personas civilizadas y educadas" que no dañan el país que ocasionó los altercados.

Pérdidas de tres millones para los comerciantes 

Por su parte, los daños que sufrieron los comerciantes tras verse obligados a un "cierre forzado" de sus negocios ascienden a tres millones de euros, según dijo el presidente de la asociación Confcommercio Roma, Rosario Cerra. "Los perjuicios provocados por los seguidores holandeses han creado una verdadera herida en la ciudad y particularmente en una de las plazas más bellas del mundo".

"Daños materiales hacia Roma y sus monumentos, pero también inmateriales, en la red comercial de las zonas aledañas", explicó. La capital italiana analiza durante esta jornada exigir responsabilidades a los seguidores holandeses por los daños causados al patrimonio romano.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba