David Ferrer consiguió en Acapulco su tercer título de la temporada, consiguiendo así por cuarta vez el título mexicano. El jugador español se deshizo de la final del emergente japonés Kei Nishikori, que no pudo resistir la superioridad en tierra de su rival y terminó cediendo por 6-3 y 7-5 en una hora y 50 minutos. Ferrer, que nunca fue el jugador más estético pero sí uno de los más constantes, logró en la pista dura de Acapulco su vigesimo cuarto título como profesional.

El español está cuajando una temporada sensacional en tierra, lugar en el que ha construido buena parte de su lustrosa carrera. Venció la semana anterior en Río de janeiro y tuvo muy poco tiempo para rehacerse, pero demostró su gran momento de forma a los 32 años y terminó haciéndose con el torneo, que es un Master 500, de superior categoría que otros torneos de esta semana como Buenos Airse.

También ganó Nadal en Buenos Aires. Para el mejor jugador español de todos los tiempos la victoria tiene algo de alivio. La semana pasada, en Río, perdió en semifinales y terminó reconociendo que no estaba aún al nivel que se le supone a un tenista como él. El torneo argentino no es el más prestigioso de su carrera, pero le sirve para coger vuelo, lo ganó frente a su buen amigo Juan Mónaco por 6-4 y 6-1. Muy fácil, lo perfecto para retomar la confianza en si mismo. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba