Suceden así a Granollers y Marc López

Verdasco y Marrero dan la campanada ante los hermanos Bryan en el dobles de la Copa de Maestros

La pareja española conquistó el título de dobles de la Copa de Maestros disputada en Londres al imponerse en la final a los gemelos estadounidenses Bob y Mike Bryan por 7-5, 6-7 (3) y 10-7 en una hora y 44 minutos.

Fernando Verdasco y David Marrero suceden a sus compatriotas Marcel Granollers y Marc López, que ganaron el torneo el pasado año, y se convierten en la tercera pareja española que gana el campeonato que clausura la temporada, que en 1975 se llevaron Juan Gisbert y Manuel Orantes. También llegaron a disputar la final de la Copa de Maestros Sergio Casal y Emilio Sánchez Vicario, en 1990 y 1988, pero en ambas ocasiones salieron derrotados.

En su camino hasta la final de este año, Marrero, de 33 años, y Verdasco, de 29, que juegan regularmente como pareja desde 2012, derrotaron entre otros a Granollers y López, que como defensores del título no pudieron pasar de la fase de grupos en esta ocasión. El canario y el madrileño han sumado en Londres su sexto título como pareja, después de haber vencido en septiembre en San Petesburgo y haber alcanzado en 2013, en Shanghái, su primera final de un Masters 1.000.

Ante sí tenían a uno de los dúos de dobles más exitosas de la historia del tenis, que ha conquistado ya tres veces la Copa de Maestros, una cifra que sólo superan los también estadounidenses Peter Fleming y John McEnroe, que la ganaron en siete ocasiones, entre 1978 y 1984.

Los hermanos Bryan, que han terminado como números uno del ránking durante nueve temporadas y han ganado 15 torneos de Grand Slam, se deshicieron en las semifinales del torneo del austríaco Alexander Peya y el brasileño Bruno Soares, mientras que los españoles batieron al croata Ivan Dodig y el brasileño Marcelo Melo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba