Deportes

"La vida de Messi es un misterio absoluto, lleva 14 años en Barcelona y sigue viviendo en Rosario"

Emilio Pérez de Rozas es una de las voces más conocidas del periodismo de Barcelona. Importante redactor de El Periódico, columnista del Sport y voz significada en El Partido de las 12 de la Cadena COPE

Emilio Pérez de Rozas.
Emilio Pérez de Rozas.

Días antes de la final de la Liga de Campeones Emilio Pérez de Rozas tiene la agenda ocupada. Juega el Barça en Berlín y eso cambia el ritmo en su ciudad y, por supuesto, en su sección. A pesar de la falta de tiempo saca un rato para hablar del club, de Messi, de Zubizarreta y de su visión de los medios de comunicación. 

¿Será el Barça campeón de Europa?

Yo creo que lo tiene todo en su mano para serlo, creo que sí. Llega en un momento extraordinario, se ha acoplado muy bien, están jugando muy bien desde hace mucho tiempo. Si hacemos la valoración de los dos equipos, los dos históricos, los dos clubs, y pensamos que las dos plantillas están al cincuenta por ciento gana quien tiene a Messi. Yo creo que gana el Barça

¿Cómo se explica que un equipo en diciembre parezca en descomposición y termine ganando todo?

A mí no me ocurrió, yo no es que tuviese una confianza ciega en este equipo, pero sí tenía una confianza ciega en mi amigo Andoni Zubizarreta. Como yo sé cómo es él y cómo hace su trabajo, aunque como todo el mundo pueda cometer errores, estaba absolutamente convencido de que había hecho unos grandiosos fichajes, empezando por Luis Enrique. Absolutamente convencido. Lo que nadie ha valorado, que en el fútbol nunca se valora, es que había que conceder tiempo a un entrenador que acababa de llegar, que probablemente no tenía nada que ver con lo que había anteriormente, entre otras cosas porque veníamos de Tata Martino y un grupo circunstancial de técnicos, una muy mala temporada. Nadie concedió tiempo a Luis Enrique para que implantar sus métodos y los jugadores lo entendieran. El equipo ha ido creciendo mes a mes. Es verdad que estuvo el cataclismo de Anoeta, sobre el que se han hecho muchísimas tesis doctorales pero que probablemente nadie sabe realmente cómo se resolvió, lo que ocurrió, cómo sé pacificó y cómo remontaron el vuelo pues era en ese tiempo muy complicado. No todo el mundo creía que iban a lograrse estas metas y de la manera que se han logrado. Yo era de los que más creía, pero por eso, por un roce personal, no por otra cosa.

Por Zubizarreta quería preguntarte ¿ ¿Qué parte del éxito tiene?

Inmensa, porque como mínimo, volviendo a la equiparación del 50% que te decía con la Juve, hubiese sido muy protagonista en caso de un fracaso si la temporada del Barça hubiese terminado como la del Madrid. Todos estos jugadores, el fichaje de Luis Enrique, fichar a Rakitic en lugar de a Kroos, el tema de Suárez, de Mathieu… muchas cosas. Él siempre dice que no es solo cosa suya. Acuérdate que él, curiosamente, fue despedido en teoría, según dice mucha gente, porque él dijo después de Anoeta que todos los fichajes y la reestructuración la había hecho codo a codo con el señor Bartomeu. Para él eso era un reconocimiento de fidelidad, de decir usted y yo hemos hecho esto juntos. Al señor Bartomeu eso, al parecer, le sentó mal, cuando tendría que haber estado tan orgulloso como ha demostrado al final de lo que había hecho con Zubizarreta. Él era el vicepresidente deportivo. Probablemente ahora el único que podría apuntarse esos tantos, si quisiera, que no quiere, es el señor Zubizarreta porque el señor Bartomeu el momento en el que Zubizarreta dijo que los fichajes eran de ambos lo despidió.

"Si quisiera Zubizarreta podría apuntarse el tanto de la confección de la plantilla"

¿Luis Enrique va a seguir?

Hace cuatro cinco o meses hubiese dicho que no seguía, ahora me inclino a pensar que va a seguir. No tengo ningún argumento para confirmarlo, no tengo información privilegiada y por lo tanto puedo equivocarme. El otro día a él se le escapó hablando de Neymar, por el dribling contra el Athletic, que en el futuro le tendrán que convencer de que no lo haga. A lo mejor esa frase de un entrenador que ha decidido no seguir se la ahorra. Yo creo que va a seguir porque ha remontado el vuelo, aquello que hubo allí dentro ha fortalecido al grupo y todo el mundo puede ver que el equipo celebra las victorias y los goles de una manera muy solidaria, lo cual es imposible si aquella crisis hubiese producido una grieta en el vestuario. Por otro lado creo que Luis Enrique es una persona muy seria, extremadamente seria y profesional, tiene contrato y querrá cumplirlo. Como todo depende de él creo que se quedará. Además no creo que le pase lo que le ha pasado a otros entrenadores que se quedan sin retos cuando llegan a la cima y buscan otros equipos. Me da la impresión de que a Luis Enrique le produce cierta ilusión seguir con este equipo. Este equipo está muy bien.

Hay voces que dicen que la relación con bastantes jugadores no es buena.

Yo no tengo esa información, pero tampoco estoy metido ahí dentro, hay compañeros mucho más metidos en los entresijos del vestuario del Barça. A mí me sorprendería que eso fuese cierto y el equipo se comportase como se comporta. Insisto, el equipo se comporta como lo que vemos todos. Lo que vemos todos es una unidad absoluta en el discurso, en el comportamiento, en la manera de entrenarse, en la manera de jugar y celebrar goles y victorias. Eso es lo que más me mueve a pensar que eso no es verdad.

¿Cómo se compara este Barça con el de Guardiola?

Bueno, a ver, yo creo que a los periodistas, más que a los aficionados, nos gustan estas cosas, esta manera de comparar, especialmente en el deporte. Pero es muy complicado comparar, es injusto para los dos comparados, recordar cosas así, tiempos diferentes. En el caso de Guardiola se encontró un equipo bastante hecho con una generación proveniente de la Masia en la cúspide de su edad y de su fútbol, les inyectó una moral y unas ganas tremendas mientras que Luis Enrique ha cogido un Barcelona en reconstrucción de la mano de Zubizarreta que le ha ayudado en ese sentido con una plantilla muy sólida. Evidentemente si algo no es comparable es la excelencia de uno y del otro. Yo creo que la excelencia de Guardiola era supervistosa, que durante 90 minutos se jugaba con toque y tal, y la excelencia del Barcelona actual es más práctica, que mezcla ratos de ese fútbol que jamás perderá el Barcelona porque es su santo y seña con contraataque, otro tipo de futbolistas, mucho más la estrategia y todo eso. Yo en el colmo de la tontería, y por comparar, diría que Cruyff inventó esto, Guardiola lo perfeccionó y Luis Enrique lo ha mejorado en unas líneas que el Barcelona no había investigado.

"Guardiola se encontró un equipo bastante hecho, Luis Enrique uno en reconstrucción"

¿Ha demostrado Luis Enrique que el contragolpe no es pecado?

Bueno, lo que ha demostrado es que hay muchas maneras de jugar, este Barcelona y su plantilla, estos jugadores virtuosos, porque incluso los que más trabajan como Busquets o Rakitic son muy virtuosos, en determinados momentos que cuestan crear oportunidades y desequilibrar se pueden usar otros recursos. Yo creo que eso es bueno para el fútbol del Barça, una muestra de la calidad y la sabiduría futbolística del entrenador, y también yo creo que eso lo agradece mucho el futbolista en el sentido que yo creo que esos futbolistas de la cantera han experimentado un complemento ideal para ese fútbol de la Masia con esa manera de hacer de Luis Enrique.

¿La relación de Luis Enrique con la prensa es tan difícil como parece? parece una persona muy arisca.

Yo creo que en este mundo nuestro, el del periodismo y los medios, y los de enfrente, llámense políticos, celebrities, deportistas actores… la relación evidentemente depende del carácter de cada uno, también el de todos nosotros. No soy un defensor de nuestra profesión en cuanto a que seamos unos santos varones, como en todas las casas hay de todo. Pero Luis Enrique nunca ha sido cercano, se llevaba mal en Vigo con la gente de Vigo, en Roma con la gente de Roma, y en eso no va a cambiar. Luis Enrique cree que en ningún momento tiene necesidad de nosotros, cree que nosotros somos para su trabajao más perjudiciales que beneficiosos, cree que con nosotros tiene que cumplir sus obligaciones estrictamente de la manera que él considera mejor posible, que no significa que sea la más espléndida ni que arroje información, ni ser simpático. Él cumple. Es cierto, me consta, que la gente del departamento de comunicación del Barcelona ha tratado de asesorarle para ser de otra manera, y no estoy hablando de dar exclusivas o dar noticias, cosa que ha hecho mucha gente. Él cree que esas cosas son desleales con su club. En ese sentido también te diré que buena parte de lo que le ha pasado a Andoni Zubizarreta es que Andoni también se ha negado en ese sentido a someterse a la complacencia y complicidad de los medios, ha cumplido pero nunca ha llamado a nadie para filtrar una noticia, no ha hecho nada de todo eso. En eso es como Luis Enrique. Insisto, todo depende de la personalidad, Luis Enrique no ha sorprendido en ese sentido. También es verdad que ninguno puede reprocharle a Luis Enrique un feo o que un día dejase de contestar o una mentira. No. Eso también es importante.

¿Cómo ha influido en Messi cambios como la vuelta de Pep Costa o la salida del psicólogo?

No influye nada, eso es un bulo como decir que la plantilla está en contra de Luis Enrique. Mira, el Barcelona no renovó al mejor amigo de Messi, que era Pinto, y Messi ha hecho la mejor temporada de la historia. Despidió al utillero del club y también se dijo que el Barcelona no iba a ganar nada sin el señor Corbella y tal y que Messi se había enfadado… Al final son coincidencias, los que mandan toman decisiones y punto. A ver, el primero que dijo que hay que tener contento a Messi es Guardiola. Es evidente, es cristalino, pero insisto, no solo pasa en el fútbol, no me imagino a la gente que trabaja con Woody Allen llevándole la contraria a Woody Allen cuando plantea una película. Los genios, los que marcan, tienen sus maneras de influir en su micromundo, pero que determinadas cosas como despidos, fichajes y tal acaben haciendo de Messi mejor o peor… si me tengo que creer algo me creo más lo del dietista este fantástico de Venecia que todo lo demás, que todas las otras tonterías.

"Hay que tener contento a Messi, pero eso no pasa solo en el fútbol, no me imagino a la gente llevando la contraria a Woody Allen"

Pero es obvio que Messi está mejor ahora que hace unos meses.

Sí, pero también lo podía estar cualquier otro jugador. No me refiero solo a los del Barça. Lo que es imposible es estar diez años al mismo nivel, al nivel de Messi, porque eso significaría que el Barcelona habría ganado todos los torneos. Todo el mundo tiene sus crisis, Messi ha sido padre y eso le ha gustado mucho. La vida de Messi, que es un misterio absoluto, porque lleva 14 años en Barcelona y sigue viviendo en Rosario. Es la vida de un genio, de alguien especial de un tío al que, como se demuestra cada domingo en el fútbol, la gente colma de favores, mimos y cuidados. Si tienes a Messi tienes más posibilidades de ganar. Pero sobre la importacia del entorno cuando tú me señalas algunos personajes yo te digo otros y el argumento queda desmontado. Cuando el Barcelona no renovó a Pinto en esta ciudad se dijo que Messi no iba a marcar más y que el Barcelona iba a pagar caro no haber renovado a Pinto.

El año en los institucional ha sido convulso, por el caso de Neymar y también por lo de FIFA. Sin embargo el otro día os escuchaba decir que el presidente seguirá siendo Bartomeu si no se presenta Laporta ¿cómo se explica?

A mí me sorprende tanto decir que Bartomeu va a ganar con una mano si no se presenta Laporta como los que dicen que Laporta, que salió como salió del Barça, con los negocios que hizo y siendo como es, gana sin problemas. Realmente el fútbol en ese sentido, a nivel de directivos, es una caja de sorpresas. El fútbol español, que es el que conozco, nunca ha tenido, nunca nunca, a excepción quizá de Florentino Pérez y yo tengo mis dudas, a lo mejor de cada casa dirigiendo la entidad. En Cataluña hay, me lo invento, 2.500 personas capacitadas que serían excelentes presidentes del Barça y a los que nunca les ha pasado por la cabeza ser presidentes del Barça. Porque ser presidente del Barça está muy bien, pero te hace foco de atención, te mete en líos y no da prestigio a la gente importante de esta ciudad no quiere. Quisiera recordar en ese sentido que el señor Sandro Rosell, que se asustó y se fue, me parece que había sido el más votado de la historia, así que imaginate.

"La gente importante nunca quiere presidir un club de fútbol, es meterse en un lío y no da prestigio"

Laporta y Bartomeu tienen una cosa en común, los buenos resultados ¿cura todo ganar?

Es una norma que suele darse en el fútbol. Yo no sé realmente si siempre funciona así, pero tengo la impresión de que los títulos lo calman absolutamente todo y todo lo arreglan. Más que los títulos la felicidad de la gente. No es lo mismo para un socio del Barça ganar que no hacerlo. Porque claro, aquí, volviendo a la comparación con nuestra vida, cotidiana, es muy distinto el mundo de los 90.000 socios que votan que los tres millones y medio de catalanes, que deben ser cuatro ya, que dicen que nunca se van a dormir sin saber qué ha hecho el Barça. Eso es una cosa y los votantes otra. No es lo mismo ir a votar habiendo conseguido el triplete y teniendo al mejor jugador del mundo que en la situación que está ahora mismo el Real Madrid, por ejemplo. No es lo mismo, y esta situación hace un año estaba del lado del Madrid con la décima. Es muy posible que lo que pensemos tú, yo y un montón de gente, que no daríamos el voto al señor Laporta o al señor Bartomeu o, incluso, a gente que se presenta y flipas que pueda poner un aval de sesenta millones de euros ¿usted que ofrece, el club, el estadio, ponerse en manos del banco para ser candidato? Yo empiezo a sospechar sobre alguien que avala con ese dinero. Una cosa es lo que pensemos nosotros y otra la que piensa el socio que va a votar.

¿Sabremos algún día cuanto costó Neymar?

Lo sabremos porque al final habrá una sentencia y se dirá lo que ha costado. Mientras tanto deberíamos creernos la cantidad que dice el Barça que es el que ha pagado, otra cosa es que no sea cierta.

Aquella rueda de prensa hablando de las cláusulas y los dineros pagados a intermediarios o al padre de Neymar para conseguir promesas… no hubiese sido más fáicl decir el coste sin más.

Probablemente en el contrato ponía que tal empresa se llevaba tanto dinero para buscar jugadores y a lo mejor en diez años hay tres Neymar gracias a eso. Es verdad que podrían haber dicho la verdad, pero si dijeron su verdad yo tampoco estoy demasiado capacitado para decir que han cambiado esos números. Insisto, si en diez años aparecen tres Neymar… es ciencia ficción porque no sé muy bien si mintieron. 

¿Hay tan buen rollo en el partido de las 12 como parece?

No, no, hay mejor. Mira, te voy a decir una cosa, yo tengo casi 63 años, he tenido la suerte, la inmensa suerte, de trabajar con maravillosos periodistas. Es verdad, apoyado, ayudado, asesorado bajo la dirección de mi maravilloso Antonio Franco, estuve en El Periódico y El País. He tenido la mayor suerte del mundo, he trabajado con gente maravillosa. Esto que me está pasando en la Cope es una de las cosas grandes que me han sucedido en 45 años. Como tú bien dices es tal cual, no sé si lo transmitimos, pero es lo que aparece en la radio, no solo es buen rollo, es complicidad, es solidaridad, es amistad, es entendernos unos y otros, pasarnos whatapps… esto no me había pasado. En ese sentido, como te puede pasar a ti y, sobre todo, como aspiramos y pretendemos todos los periodistas, con una libertad brutal, bestial. Me pasaba en la SER, pero ahora en la COPE, sobre todo por Manolo Lama y Paco González, tengo una libertad extraordinaria. A mí lo único, y lo puedo decir, que me prohíben decir en la COPE es hostia, que se me escapa muchas veces, se me escapaba. El primer año me llamaba una persona maravillosa, de la que me guardaré el nombre, y me decía “Emilio, si puedes ahorrartelo…” y yo pensaba, joder, es que tiene razón. Lo cuento como anécdota para que sepas que esa es la única censura que he tenido en la COPE. Lo pasamos muy bien. Yo creo que esto tiene un truco extraordinario, que es casi casi no dar instrucciones, o sin el casi. Te llaman y pam, te lanzan. Yo creo que eso es fantástico. Tú dirás que es lo que toca, sí, vale, es verdad, pero funciona. Eso es así. También es verdad que no casualmente el 75% de los que estamos ahí nos queremos mucho desde hace mucho tiempo. Me estoy refiriendo a Tomás Guasch, a Miguel Rico, a José Joaquín Brotons, por supuesto a Joseba a Paco y a Manolo. Mucho. Quererse mucho es muy importante porque hoy la gente se quiere muy poco.

"En la COPE nos queremos mucho y eso es importante porque hoy la gente se quiere muy poco"

Tienes tendencia al enfado, o al menos a parecer enfadado ¿qué hay de verdad en ello?

No, no, a ver. Es real. Es real y también es verdad que es mi carácter. Cuando te juntas alrededor de tanta gente que no se enfada tanto, o que no es tan expresiva o impulsiva, el contraste conmigo es superior, yo llamo más la atención. Mi enfado es porque muchas veces las comparaciones que hacemos con el Barça son muy injustas. Siempre decimos que alguna cosa que ha hecho un jugador del Barça comparativamente a los del Madrid o a otros  pues se magnifica, pero es normal porque la popularidad del Barça o la grandeza del Barça es más rentable informativamente que si le haces más caso al Betis o al Almería. No suelo enfadarme, eso nunca jamás, pero sí soy excesivo.

¿Se opina igual en un programa así que en el Sport, que es un medio más local y limitado a un público barcelonista?

Yo sí, pero te diré por qué. Primero porque me dejan, me apetece y es mi carácter, pero también porque yo estoy en la COPE, voy a decir una barbaridad o una tontería ahora, asignado al Barcelona y a Cataluña. Paco, Joseba, Lama o Pepe, que creo que me quieren horrores y me quieren de verdad, me quieren también para esos menesteres por decirlo de alguna manera.

Esta semana se ha hablado mucho de los pitos y da la sensación de que en Madrid y Barcelona se ven las cosas de una manera muy diferente

Desde Barcelona, desde Cataluña, desde Euskadi esto probablemente se ve de otra manera, pero se ve de otra manera porque la gente pues ve agravios históricos, recuerdos, cosas así y tiene esa tendencia. Yo ahora, que veo que esto se ha convertido en un arma arrojadiza contra el Barça, el Athletic, Cataluña o hacia el procés, por decirlo de alguna manera. Me hubiese gustado estar en la rueda de prensa del secretario de seguridad y del señor Cardenal, al que tenía en muy buena consideración hasta ahora, para preguntarles "¿me pueden responder por qué la selección nunca juega en San Sebastián, Bilbao o el Camp Nou?". Porque saben que si suena el himno habría pollo. No busquemos conspiraciones o inducciones, todos nosotros desde el minuto uno en el que se clasificó el Athletic de Bilbao y el dos desde que se clasificó el Barcelona sabíamos que fuera donde fuera la final, fuera el Rey o no fuera, iba a haber esa pitada. Ahora habrá sanciones o multas pero si el sábado que viene se repitiera esa final habría la misma pitada. Como ha dicho Xavi, si quieren analizar el por qué de los pitos no busquen una conspiración y digan que puede provocar violencia. Yo hace exactamente 30 años estuve en el estadio Heysel de Bruselas, fui de los tres periodistas que estuvo allí, y yo sé lo que es provocación, inducción a la violencia xenofobia y todo lo que tu quieras, lo del Camp Nou fueron unas risas que además estaban pensadas, previstas y anunciadas desde la clasificación.

"No importan las sanciones, si la semana que viene se juega de nuevo la final de Copa volvería a haber una pitada"

Desde Madrid da la impresión de que la prensa en Barcelona es menos diversa, menos crítica con el Barcelona que lo que es la de Madrid, al menos una parte de ella ¿estamos en lo cierto?

Yo creo que las vicisitudes por las que han pasado el Madrid y el Barça, sus estrellas, sus jugadores, sus entrenadores y sus presidentes deben estar bastante parejas. Aquí ha habido presidentes, entrenadores y jugadores que no se han ido de rositas. Es verdad, probablemente, que aquí hay un punto más apasionado, más forofamente malentendido, aunque creo que aquí se es crítico cuando hay que serlo y se saca el incensario cuando la situación es como la actual. Después también, y en ese sentido creo que es importante que la gente tenga esta percepción, creo que hay que distinguir tipos de periodismo. En periodismo deportivo creo que no tienen nada que ver las grandes, las excelentes, secciones de deportes que hay en muchos de los periódicos de información general de esta ciudad, especialmente El País y El Periódico, quiero decirlo, con los periódicos deportivos que en ese sentido si tienes que hacer 16 páginas todos los días es complicado. Pasa lo mismo con las radios y televisiones. En ese sentido distinguiría las secciones de los periódicos de información general, que a mí me parecen excelentes generalmente y hechas por periodistas que escriben muy bien y son muy originales, respecto a todo lo demás.

¿Es procedente desde el punto de vista periodístico aplaudir en una rueda de prensa a un jugador como ha pasado con Mascherano?

Mira, yo conozco a muy pocos futbolistas actuales, conozco un poco a Xavi, un poco a Iniesta, pero poquito, no puedo decir que soy amigo suyo ni que tengo su móvil ni nada de eso, soy más amigo de los antiguos, de Zubizarreta, de Pichi Alonso, de Víctor Muñoz, muy amigo, de Miguel Ángel Nadal. El martes  día en el que estaba el día abierto para todos los periodistas españoles e italianos de cara  la final habló Mascherano junto a Rakitic  y Ter Stegen. Cuando volví al periódico le dije a mi compañero y amigo Marcos López, que es uno de los mejores periodistas junto a mi jefe David Torras y a otros como Joan Domenech, que forman el equipo de Barça, ¿qué tengo que hacer para ser amigo de Mascherano? Yo tengo 63 años, me gustaría que me dieran una prejubilación fantástica, cosa que no pasará, y quiero ser amigo de Mascherano. Te lo prometo, me ha parecido siempre, ahora que sacas su nombre, que es para aplaudirle todos los días. Tiene un discurso que le sale. Tú le ves y tiene una sinceridad, una complicidad con su equipo y sus compañeros. Me hizo una gracia tremenda porque cuando se refería a los otros jugadores decía “aquí hay chicos que piensan”. Un tipo que es futbolista del Barça, que es un veterano y que se refiere a sus compañeros como chicos. Me parece delicioso. E insisto, nunca he cruzado una palabra con él pero me gustaría ser amigo de Mascherano, te lo prometo.

"¿Qué tengo que hacer para ser amigo de Mascherano? Yo quiero ser amigo de Mascherano"

Entre las experiencias más grandes que se puede tener en el deporte es cubrir unos Juegos, y tú lo hiciste en tú ciudad y con un periódico en su mejor momento ¿Cuáles son tus recuerdos?

Yo creo que todo tiene su tiempo y, curiosamente, los Juegos nos llegaron en nuestra plenitud. Si yo te digo que tengo 62 años en los Juegos tenía treinta y pico y los curritos eran aún más jóvenes. Ahí no hay reloj, solo pasión y, como tú sabes, esta profesión nuestra solo es pasión, nada más. Tú lo puedes hacer más o menos bien, escribir más o menos bien, sacar más o menos noticias, se te pueden escapar más o menos, pero si lo vives con pasión lo pasas bien y acabas haciendo bien tu trabajo. Claro que es verdad que los que nos dedicamos a escribir lo tenemos complicado porque si no sabes escribir bien, no atraes o no eres original o no cuentas bien las anécdotas para hacerlas humanas o no hablas con los suficientes personajes para hacerlos o hilvanar una buena entrevista y hacer tuyo al entrevistado no te va bien, por más pasión que tengas, pero creo que esto es pasión y la vivimos in crescendo. Después de la concesión de los Juegos en esta ciudad pasaron muchas cosas, hubo una gran transformación y El Periódico desde el primer día se apuntó a esa transformación. Llegamos con muchas ganas de hacer un periódico, un periódico de los Juegos entero durante un mes seguido. Muchas cosas y siempre, siempre, vinculadas a nuestro trabajo. En ese sentido hay que añadir que eran tiempos estupendos para el papel, había publicidad, la empresa te apoyaba, tu director se gastaba el dinero en cosas… fue extraordinario. Nosotros tuvimos de colaborador especial al mismísimo Carl Lewis, que nos escribía hasta tres columnas por semana. Nos costó mucho dinero pero fue extraordinario. Carl Lewis se trajo un premio Pulitzer para ayudarle o para rescribírselas. Era una época gloriosa. También es verdad que contribuyó mucho que todo el periódico, desde el director hasta la gente de política o economía, se sumaron a ese apasionamiento. Lo pasamos muy bien. Disfrutamos muchísimo.

"Tú lo puedes hacer mejor o peor, pero al final esta profesión nuestra es pasión"

Tu otra gran pasión es el motociclismo ¿Cómo es cubrir un campeonato así?

Hay una cosa que todavía está muy bien en las motos y que ojalá no se acabe perdiendo nunca, porque en el fútbol se perdió, como en la fórmula 1: esos chicos todavía se dejan tocar, acariciar, compartir. Tú que has dicho que nunca aplaudirías a Mascherano, y me parece bien, igual encontrarás mal esto que te cuento que es que nosotros estamos con ellos, sufrimos con ellos. Estos tíos no engañan al personal, cuando un neumático les sale mal te demuestran que les sale mal y cuando fallan, como Márquez el domingo, te lo dicen también. Yo no digo que haya una gran complicidad, pero sí un enorme respeto y ellos tienen una relación muy agradable con todos nosotros. También es verdad que la crisis ha hecho que se haya reducido el número de periodistas que solemos ir a los grandes premios, en el caso de El Periódico hace un esfuerzo muy grande que yo les agradezco porque saben que es mi pasión y que me gusta mucho. Pero no es fácil. Con menos periodistas también es más fácil hablar con ellos, no es lo mismo que seamos seis o siete que cuando íbamos con Sito Pons o Joan Garriga a finales de los 80, que éramos un montón. Son gente muy agradable, sincera, que también por otro lado están rodeados por gente estupenda y que intenta hacerte la vida más fácil. No se suelen escapar. Hay un truco que tiene gracia, como ellos viven los cinco días viviendo en el circuito no te pasa eso que te pasa con el fútbol, que llegas a un entrenamiento y a la una salen ellos con sus Lamborghinis o sus Bentleys y te dicen “no es que me tengo que ir”, que lo primero que se te ocurre es preguntarte dónde van Cristiano Ronaldo o Messi cuando no tienen que hacer nada hasta el día siguiente a las nueve de la mañana. Ya se te han ido. En este caso tienen su camión vivienda, están ahí. No podrían escapar si quisieran. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba