Deportes

Vermaelen, la gran chapuza

"Vengo al Barça seguro de superar lesiones y jugar muchos partidos". El pronóstico que emitió Vermaelen el día de sus presentación como futbolista del Barcelona, hace tres meses y medio, no se ha cumplido. No ha debutado aún y no sale del hospital, el martes pasará de nuevo por el quirófano. El club azulgrana, después de pasarse tres años buscando la contratación de un central de garantías, un agujero por el que el equipo sangró una y otra vez, finalmente apostó por uno que no sólo no estaba sano en el instante de la firma sino que tenía un currículum médico alarmante: seis lesiones en el curso anterior (hay quien habla de nueve) y 20 en los últimos tres años. Una inversión de casi 19 millones de euros por un suplente del Arsenal que llegaba lesionado. Una irresponsabilidad y una chapuza.   

Vermaelen no ocultó ese día su querencia a la enfermería. Simplemente se encomendó a los nuevos médicos que iban a tratarle: "A veces pasa en la carrera de los jugadores, vengo aquí seguro de hacerme más fuerte. Confío en los médicos de aquí y en el equipo técnico". El problema no era tanto el futbolista, según esa interpretación de los hechos que secundó Andoni Zubizarreta, como las manos que hasta entonces le habían atendido. El club calculó que iban a ser sólo dos semanas de baja. Y esa cifra ya se ha multiplicado por diez. Como poco, el Barça asumió un riesgo. O temeridad o negligencia. Y el asunto le ha salido mal. Lo ha dejado en ridículo, cuando menos en evidencia.

El Barça trata ahora de sortear el aprieto huyendo hacia adelante, reclamando un permiso para poder acudir nuevamente al mercado. Pero la cuestión no es tanto cómo sacar ventaja del error sino cómo pagarlo. El representante del futbolista se ha ganado una condecoración, pero unos cuantos empleados del Barça se han puesto al borde de las represalias. La broma le va a salir al club por un pico. Y no ha sido mala suerte. Ha sido mala gestión, incapacidad o torpeza. De los médicos o de los directivos. Y ese tipo de pecados, en cualquier empresa seria, exige responsabilidades y consecuencias. No mirar hacia otro lado.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba