Deportes

Guerra médica del Real Madrid: fútbol y basket contra el 'Doctor Estiramientos'

Apadrinado por Florentino y José Ángel Sánchez, el doctor Olmo es cuestionado por las dos plantillas que no aceptan sus decisiones.

Visita de Sergio Ramos a los capitanes del Real Madrid el pasado 27 de enero.
Visita de Sergio Ramos a los capitanes del Real Madrid el pasado 27 de enero.

La 'guerra médica' en el Real Madrid no cesa. La rebelión del primer equipo de fútbol comandada por Sergio Ramos y apoyada por los otros capitanes (Casillas, Cristiano, Pepe y Marcelo) frente al jefe médico del club, el doctor Jesús Olmo, fue apoyada también por los capitanes de la plantilla del baloncesto. Según ha sabido 'Vozpópuli', el mismo día (27 de enero) en que se produjo en Valdebebas la reunión al máximo nivel con José Ángel Sánchez, director general del club, Ramos recibió el respaldo absoluto de los pesos pesados del equipo de basket a los que vio esa tarde en su entrenamiento.

La postura en ambas secciones es unánime al respecto. No sólo desacreditan la labor del actual galeno sino que exigieron la reincorporación del fisioterapeuta de su máxima confianza, Pedro Chueca. El fisio dejó de pertenecer a la nómina madridista el pasado verano a instancias de Olmo después de una veintena de años tratando a todos los cracks que pasaron por el Madrid.

El 'Doctor Estiramientos' (así es como se conoce dentro del Real Madrid al doctor Olmo) se ha granjeado la desconfianza de ambas plantillas por decisiones cuestionables y malas recuperaciones de lesiones. Los problemas se agolpan en las filas del baloncesto aunque con menor trascendencia que en el balompié, pero los ha habido y serios. Sergio Ramos es el protagonista directo y más reciente en este colmo de despropósitos, ya que Olmo le insistió en el Mundialito de Clubes disputado en Marruecos que no jugaría la final por una rotura fibrilar en el muslo derecho. Chueca, en cambio, opinaba lo contrario y recuperó a tiempo al central, siendo decisivo en aquel encuentro. 

Los celos de Olmo le llevaron a prohibir la entrada de Chueca a Valdebebas e, incluso, a los jugadores acudir a su consulta privada, un hecho que levantó más ampollas. Carlo Ancelotti supo del malestar de su equipo y apoyó la incómoda reunión con el director general del Madrid para resolver un asunto con demasiados intereses creados y lazos familiares. No en vano, el doctor Jesús Olmo está donde está hoy en día gracias, no a sus logros en el tratamiento de lesiones, sino a su estrecha relación con Florentino Pérez y José Ángel Sánchez, amén de ser familiar del directivo Farré. En su manga ancha para maniobrar en el club, Olmo llegó a incorporar a varios fisioterapeutas de su confianza la pasada temporada, uno de los cuales viajaba a diario desde Zaragoza para tratar a los madridistas en Valdebebas. Sin embargo, en los desplazamientos con el primer equipo prefería rodearse de los fisios 'veteranos' del club y que no viajaran los nuevos que había fichado por su total desconfianza.

El doctor Jesús Olmo está donde está hoy en día gracias, sino a su estrecha relación con Florentino Pérez y José Ángel Sánchez, amén de ser familiar del directivo Farré

La 'guerra médica' lleva instalada y no resuelta en el Real Madrid desde hace varios años. El doctor Olmo terminó sustituyendo al anterior responsable, Carlos Díez, en pleno apogeo de los contratiempos surgidos por la externalización de los servicios médicos, lo que ocasionó un enorme caos en recuperaciones y operaciones de futbolistas. Millones pagados por Sanitas, mientras unos jugadores decidían a su antojo dónde ser intervenidos o quiénes les trataban fuera del club.

En el fondo, todo este problema creció cuando José Mourinho ejerciendo su papel de mánager general del Madrid decide meter mano en los servicios médicos tras las recaídas en las lesiones de Di María y Khedira hace cuatro temporadas. El técnico luso permitió consultas con el doctor Noronha (médico portugués) para estos jugadores así como el tratamiento en la consulta privada del fisio de Pau Gasol, Joaquín Juan. En este caso, además, por sugerencia e influencia desde la cúpula de la entidad, lo que acentuó la guerra con Sanitas y las desavenencias entre médicos y recuperadores porque los resultados no fueron los esperados.

El 'doctor estiramientos' no cuenta con credibilidad alguna dentro de las dos plantillas del Real Madrid y Florentino Pérez no acierta a resolver un asunto anquilosado desde hace años. Los capitanes están mosca con Olmo y quieren que Chueca les siga recuperando como Sergio Ramos sigue haciendo hoy mirando al partido de vuelta de Champions contra el Schalke. Los problemas de Cristiano Ronaldo con su rodilla, la lenta recuperación de Modric y las molestias de Kroos tampoco ayudan. La guerra continúa...


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba