Deportes

El Madrid gana la Copa al Barcelona con otro final agónico y un Rudy nuevamente estelar

El Real Madrid logró su vigésimo quinta Copa del Rey de baloncesto tras vencer en una intensa final al Barcelona por 71-77.

El Real Madrid celebra el título copero tras ganar al Barcelona.
El Real Madrid celebra el título copero tras ganar al Barcelona.

Las copas de infarto se han hecho costumbre. Y el Madrid se gusta, porque le van bien. Si el año pasado fue un triple increíble de Llull lo que decidió la competición en esta ocasión fue una jugada muy loca justo al final, con varios robos y una canasta de Sergio Rodríguez que ponía a su equipo cuatro puntos arriba con solo siete segundos por jugarse. Ganó el Madrid su tercera copa en cuatro años, cuando antes de la llegada de Laso llevaba 19 años sin conseguirla.

El Madrid y el Barcelona se han acostumbrado a hacer la goma, a estar siempre cerca, a no marcharse de su rival en estas finales coperas. Sus argumentos son diferentes aunque en ambos casos hablamos de excelentes equipos, de lo mejor del continente.

El Barcelona empezó el partido algo más fuerte, llevado en hombros por Ante Tomic, ese exmadridista que se motiva especialmente cuando las camisetas contrarias son blancas. Tiene merecida fama de blando, pero cuando le sale el partido, cuando saca a la luz su mejor versión, es un jugador excepcional. 25 puntos, 11 rebotes, 40 de valoración, una actuación que podría haber dado por sí sola la copa a su equipo, pero no fue suficiente en esta ocasión.

El Madrid fue más coral, con más jugadores enchufados, sin necesitar tanto la mejor versión de todos sus jugadores. Se destacará a Rudy, que con 16 puntos fue el máximo anotador y se llegó el trofeo de mejor jugador, pero no se entiende la victoria de los de Laso si no se piensa en otros como Nocioni, Ayón o Maciulis. Al argentino se le fichó este verano pensando en partidos como esta final. Es el coraje, la rabia, la furia, algo necesario como contrapunto en un equipo de estetas. Quedarán grabados sus tapones en esta final, especialmente a Oleson, uno de los mejores jugadores del Barça que no carburó en la final. Ayón, con 10 puntos y siete rebotes, también dio esa mala leche que es precisa para cualquier equipo que quiera ganar algo.

El Madrid ha sabido luchar más, ganando en tapones y en rebotes, defendiendo mejor que su rival, especialmente al final. Ambos equipos brindaron al espectador un partido magnífico, lleno de alternativas y con los nervios a flor de piel. El Madrid, que ya ganó la Supercopa en la final a los azulgrana, sabe que tiene por delante más partidos contra su eterno rival y que solo los detalles harán que logren todos sus objetivos. El primero de la temporada ya lo tienen.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba