El exciclista Jaksche lo confiesa todo

"Eufemiano me hizo transfusiones de sangre, me suministró EPO, anabolizantes, IGF-1 y hemoglobina artificial"

El exciclista alemán declaró como testigo en el juicio oral de la 'Operación Puerto' y asegura que el doctor Fuentes le daba "polvos blancos" para burlar los controles antidopaje.

El exciclista alemán Jorg Jaksche, que declaró como testigo en el marco de la séptima jornada del juicio oral de la 'Operación Puerto', asegura que el doctor Eufemiano Fuentes le hizo "transfusiones de sangre" y le suministró "EPO, anabolizantes, IGF-1 y hemoglobina artificial", además de "polvos blancos" para burlar los controles antidopaje.

"En enero de 2005 me dijo que teníamos que vernos y que tenía que ir a Gran Canaria compaginando entrenamientos. Por teléfono no habló de 'doping', pero cuando me encontré con él me dijo rápidamente de qué se trataba. Me preguntó lo que quería hacer en dopaje y que me podía conseguir casi todos los medicamentos. Me hizo transfusiones de sangre y me dio EPO, anabolizantes, IGF-1 y hemoglobina artificial. También unos polvos blancos para, en el caso de análisis de la orina, deteriorarla", declaró Jaksche durante el juicio.

Además, confesó que el galeno canario, al que vio "diez o quince veces", todas ellas para realizarle extracciones o reinfusiones, le había recetado gonadotropina, una hormona femenina. "La prescribió a nombre de una mujer, una conocida de él", relató el germano, citado por los miembros de la Guardia Civil que declararon como uno de los 'clientes' de Fuentes, con el sobrenombre de 'Bella', el nombre de su perra. "También aparezco con el de 'Vains' en los informes de la Guardia Civil, pero no era yo", recordó.

El alemán, que confesó que se dopó en todos sus equipos desde 1997 -Polti, Team Telekom, ONCE, CSC, Liberty- a excepción del Tinkoff, aseguró que en todos los encuentros con Fuentes se produjo una extracción o una reinfusión, pero sólo en dos ocasiones se le hicieron analíticas. Además, explicó que las extracciones se las hacía "en un 90 por ciento Fuentes, y una o dos veces Merino (Batres)".

El exciclista indicó que las prácticas dopantes, de las que su padre -oftalmólogo- no tenía constancia, a menudo se realizaban en pésimas condiciones. "Tenía miedo, se oyó por ahí que se habían intercambiado las bolsas. A veces, cuando poco había poco tiempo, la bolsa de sangre no estaba suficientemente caliente y se realizaba de forma muy rápida y el brazo se ponía frío. A veces volvía a casa en avión con malestar; una vez de camino al aeropuerto tuve taquicardia", explicó.

Jorg Jaksche señaló que el objetivo era "eludir la normativa vigente y no de mejorar la salud". "Yo mismo procuraba mirar después de lo que le pasó a Hamilton, porque podía fallecer a causa de esto", añadió al respecto. Por estos servicios, reveló que pagaba 15.000 euros anuales al médico, "al contado" para importes "bajos", mientras que para los "más altos", tenía que hacer "un ingreso para el banco HBSC de Ginebra". "En total, pagué unos 15.000 euros", subrayó, al tiempo que recalcó que para el Tour de Francia de 2005 le exigió "unos 8.000 euros" y en 2006 "unos 10.000 euros para la primera mitad del año", aclarando además que transfería también el dinero a través de una cuenta suiza.

"Me dijo que no tenía que pagar, entiendo que lo pagaría el equipo. Fuentes no era un benefactor. De forma explícita se ofreció después del 'caso Nozal', y a partir de la segunda mitad del año tuve que empezar a pagar. El precio era por bolsa de sangre. Los precios durante el Tour eran 4.000 euros, dos 6.000", prosiguió. En estos procesos, según Jaksche, el doctor canario no le explicó los riesgos que entrañaban las prácticas. "Nunca se trataba de salud. Deportivamente sabía que estaban prohibidas, legalmente no lo sé", afirmó. "Me dijo qué podía ofrecerme, se mostraba bastante orgulloso de esto. No quería más dopaje con EPO, porque había controles al margen de las competiciones. El polvo blanco lo hice una vez en Gran Canaria, pero no sabía si era peligroso o un cuento chino", advirtió.

Además, explicó que también recurrió al doctor Choina, colaborador de Fuentes, durante el Tour de 2005, y que fue Manolo Saiz, por el que dijo volver al Liberty porque le gustaba "como persona", el que le facilitó su número de habitación en el hotel. El germano resaltó que en la Vuelta a Suiza de 2006, donde fue tercero, "medio pelotón estaba en el mismo nivel", pero negó que la cortisona que consumió durante esa carrera se la hubiese suministrado Eufemiano Fuentes "porque estaba en la cárcel".

Por otro lado, el exciclista, que fue interrumpido por la jueza por su enumeración de ciclistas, aseguró que "el deporte español tiene muchas cosas que esconder", y apuntó que el 'biker' Alberto León, acusado en la Operación Puerto y fallecido en 2011, podría haber realizado extracciones. "Lo vi una vez, porque Fuentes me había dicho quién era. Según me dijo, era el chófer. No me hizo extracciones en mi caso, pero oí decir, no fui testigo, que lo había hecho en el caso de otros ciclistas", afirmó.

Finalmente, Jaksche negó que en algún momento hubiese "una instrucción directa" para doparse, aunque afirmó que "siempre hay presión en el deporte profesional" y denunció el abandono del equipo. "Las mismas personas que nos empujan a doparnos son las mismas que luego te apuntan con el dedo para quedar bien delante de todo el mundo. No tanto los directores técnicos, sino los gestores del equipo", concluyó.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba