Lance Armstrong se confiesa en la entrevista televisiva con Oprah Winfrey

"Sí, me dopé; el cuento de hadas no era cierto, todo fue una gran mentira"

"Todo se ha tratado de una gran mentira que resultó bastante perfecta durante mucho tiempo". Con esta rotundidad, el exciclista estadounidense confesó su dopaje durante los siete Tours que ganó."No quiero acusar a nadie, fue mi decisión".

Tal y como se había filtrado, la esperada y exclusiva entrevista de Lance Armstrong con Oprah Winfrey fue una confesión del exciclista estadounidense: "Todo fue una gran mentira; el cuento de hadas no era cierto".Lance admitió sin tapujos y con contundentes 'síes' haber tomado EPO, cortisona, testosterona y Hormona del Crecimiento (HGH) durante cada una de las siete ediciones del Tour de Francia que conquistó entre 1999 y 2005. Según el exciclista, todo empezó con cortisona, a mediados de los 90. "2005 fue la última vez que crucé la línea. Aquí está la parte del informe de la USADA con la que no puedo estar de acuerdo y me pone triste. Después de reaparecer, en 2009 y 2010, yo nunca tomé nada". Y esta es sólo la primera parte de la entrevista... La madrugada del sábado, la segunda.

Oprah: ¿Alguna vez tomó sustancias prohibidas para mejorar su rendimiento sobre la bicicleta?

Armstrong: Sí.

Oprah:¿Era una de esas sustancias prohibidas EPO?

Armstrong: Sí.

Oprah: ¿Alguna vez se hizo transfusiones de sangre o el uso de sangre para mejorar su rendimiento sobre la bicicleta?

Armstrong: Sí.

Oprah: ¿Alguna vez utilizó cualquier otra sustancia prohibida como la testosterona, cortisona o la hormona de crecimiento humano?

Armstrong: Sí.

Oprah: Durante las siete de sus victorias en el Tour de Francia, ¿alguna vez tomó sustancias prohibidas o se hizo transfusiones de sangre?

Armstrong: Sí.

Oprah: ¿En su opinión, era humanamente posible para ganar el Tour de Francia sin dopaje, siete veces seguidas?

Armstrong: No, en mi opinión.

Oprah: Desde hace 13 años no ha parado de negar de forma descarada y desafiante que no se dopaba y ahora, en este momento, acaba de admitir todo lo contrario. Entonces, ¿por qué ahora lo admites?

Armstrong: Esa es la mejor pregunta. Es la pregunta más lógica... No sé, no creo que tengo una gran respuesta. Voy a empezar mi respuesta diciendo que esto ha llegado demasiado tarde. También es demasiado tarde, probablemente, para la mayoría de la gente, y eso es culpa mía. Vi esta situación como una gran mentira que he repetido muchas veces, y como usted ha dicho, era como si hubiese aceptado el no y no quería salir de esa situación.

Oprah: Bien, usted era desafiante. Usted llamó mentirosos a otras personas...

Armstrong: Lo entiendo. Y aunque he vivido a través de este proceso, especialmente en los últimos dos años, un año, seis meses, dos, tres meses, yo sé la verdad. La verdad no tenía nada que ver con eso y con lo que dije ya, ahora todo se ha descubierto. Esta historia fue tan perfecta durante tanto tiempo. Y me refiero a que, como yo trato ver la situación y lo miro. Supero la enfermedad, gano el Tour de Francia siete veces. Tengo un matrimonio feliz, hijos. Quiero decir, es sólo la historia perfecta mítica, y no era cierto.

Oprah: ¿Y eso no era cierto?

Armstrong: Y eso no era cierto en muchos niveles.

Oprah: ¿Fue difícil estar a la altura de esa imagen que se ha creado?

Armstrong: Imposible. Ciertamente, yo soy un personaje imperfecto, como bien sabes, y yo no podía hacer eso. Pero lo que vemos ahora y lo que hay ahora demuestra la otra realidad.

"Estoy aquí para reconocer mis errores y pedir disculpas. Los cinco que no se doparon en aquellos Tour de France fueron los verdaderos héroes", dijo Armstrong. "Nuestro sistema era profesional e inteligente, sin riesgos, con precaución, pero nuestro programa de dopaje no fue el más grande. No inventé esa cultura, pero no hice nada por detenerla".

Al hablar de las sustancias con las que se dopaba, Armstrong dio una explicación clara y concreta de cómo lo hacía. "Mi cóctel consistía en EPO, transfusiones y testosterona", dijo Armstrong sobre las sustancias que usó durante los Tour. "Yo lo veía muy sencillo, yo veía esos métodos para mejorar mi rendimiento e ir más rápido". "El sistema de pruebas no era tan complicado y había pocos exámenes fuera de competición. En carrera estábamos limpios".

"Si me preguntas si a alguien del equipo lo obligaba a doparle o lo despedía, puedo decir que no. No había instrucciones u órdenes de que tenían que hacerlo. Yo no era el mánager del equipo".

- Tú eras el capitán, la fuerza, dijo Oprah.

- Sí, acepto eso, y fui el ejemplo. No quiero acusar a nadie, fue mi decisión.

Amstrong admitió que su actitud de ganarlo todo la tomó cuando le dijeron que tenía cáncer y luego lo traspasó a la competición. "La actitud de ganarlo todo la tomé primero ante el cáncer y la transporté al ciclismo. Y eso es malo, quise perpetuar la historia. Ganar era importante y aún me gusta, pero ahora veo el triunfo de otra manera. Doparse era parte del trabajo, así es como yo lo veía".

"El deseo de ganar a toda costa, el nivel al que llegó es un problema. La arrogancia y ser desafiante me perdieron"

Armstrong reiteró que deseaba ganar a toda costa y sin importarle nada el precio que tendría que pagar. "El deseo de ganar a toda costa, el nivel al que llegó es un problema. La arrogancia y ser desafiante me perdieron", reconoció. "Hay personas en esta historia que eran buenas personas, no son monstruos, no son malvados y no son malos. Ferrari es un hombre inteligente, aún lo pienso", valoró Armstrong al referirse al doctor italiano Michele Ferrari, su gran colaborador.

A la pregunta concreta de si ¿dirías que Ferrari fue el líder y la mente maestra detrás del programa de dopaje?, Armstrong respondió con un "no" categórico. "Podrían pensar que soy un imbécil o un humanitario, yo diría que soy las dos cosas, pero no puedo hablar mal de Ferrari", argumentó.

"La gente tiene todo el derecho a sentirse traicionada; pasaré el resto de mi vida tratando de enmendarme y disculparme"

Sobre si se sentía mal por haber consumido sustancias prohibidas o si estaba haciendo algo malo con el dopaje, Armstrong respondió con dos "no". "Veo el enojo de la gente, está ahí, y esta gente que creyó en mí, no sólo creyó en mí sino en lo que yo era.Tienen todo el derecho de sentirse traicionados y es mi culpa, pasaré el resto de mi vida tratando de enmendarme y disculparme para que la gente vuelva a confiar en mí", agregó.

"Amo el ciclismo. Si hubiese una comisión de la verdad, seria, responsable para aclarar todo el asunto y ayudar al ciclismo seré el primero en ayudar", declaró Armstrong en la recta final de la entrevista que se emitió a través del canal privado de "OWN", propiedad de la famosa periodista. La entrevista, la primera parte de la cual fue transmitida esta madrugada se llevó a cabo el lunes en Austin (Texas, EEUU). La segunda parte saldrá al aire esta noche.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba