Deportes

España gana tiempo y confianza con el 5-1 a la débil Macedonia, pero no el crédito perdido

La Roja inició su andadura hacia la Eurocopa 2015 con una goleada en Valencia a un rival que apenas le exigió, de ahí que el triunfo sirva para que Del Bosque aclare sus ideas y sus jugadores recuperen la confianza, pero no para confirmar su recuperación.

España gana tiempo y confianza con el 5-1 a la débil Macedonia, pero no el crédito perdido
España gana tiempo y confianza con el 5-1 a la débil Macedonia, pero no el crédito perdido

España no perdía tres partidos de cuatro (Holanda, Chile, victoria ante Australia en la despedida del Mundial y Francia) desde el turbulento final del año 2006. Justo antes de iniciar su ciclo más exitoso en cuanto a juego y, causalmente, resultados. Por ello, y porque la visita de Macedonia ya era un partido oficial, Del Bosque apostó sobre seguro.  

Con sólo una novedad en el once -Paco Alcácer- con respecto a los 23 jugadores que estuvieron en Brasil, España saltó al Ciutat de Valencia concienciado de que no podía cometer ningún error, aunque con un juego que al seleccionador ya no le viene directamente de fábrica, de ahí que parezca un experimento permanente. Golear a Macedonia no da crédito, pero sí tiempo al técnico, confiaza a sus jugadores e ilusión a los aficionados. 

Con el rival claramente reculado y asumiendo su inferioridad, la Roja amagó con acomodarse y recurrir al tiki-taka. Sí, el que definió Clemente de manera peyorativa y que el desconocimiento general lo ha llevado a confundir con el fútbol posicional del Barça que se implantó en la seleccióne española y que poco a poco ha ido perdiendo su esencia. En ausencia de Iniesta, fueron Cesc y sobre todo Silva quienes mejor -que no necesariamente más- movieron el balón.   

El primer tiro a puerta fue de Macedonia. Casillas desvió a córner con la punta de los dedos. Pero un penalti sobre Silva en el minuto 13 permitió a Ramos, que le quitó el balón de las manos a Cesc, abrir el marcador en el 15. El sevillano lo lanzó a lo Panenka, por el centro mismo de la portería del portero macedonio. Ramos dedicó el gol a su compañero y amigo Iker Casillas.

Tan sólo un minuto después, Paco Alcácer logró el segundo a pase de Juanfran y tras una buena apertura de Cesc, el más activo. El delantero valenciano, que se estrenaba como titular tras debutar el pasado jueves en París, marcó a puerta vacía. En este caso, la dedicatoria fue para su padre, fallecido precisamente el día que el joven delantero marcó su primer con el Valencia.

Como no podía ser otra forma, el gol de Alcácer dio pie a las comparaciones con Diego Costa, y concretamente con el bajo rendimiento que el hispano-brasileño ha ofrecido hasta ahora en la Roja. Si antes había debate de si jugar con 9 o sin 9, ahora el debate parece que será quién debe ser el 9.

El partido se le puso tan de cara a España, que pareció levantar el pie del acelerador, es decir, dejar de presionar como lo estaba haciendo, y pasar a jugar con el freno de mano echado. Y así, un penalti de Juafran a Trajkovski permitió a Ibraimi batir a Casillas y recortar distancias para Macedonia en el minuto 28.

Pedro, Silva y Alcácer pudieron ampliar la cuenta, pero fue Busquets quien, con un disparo desde fuera del área y en el tiempo de prolongación, marcó el 3-1 con el que se llegó al descanso. 70 partidos después, el centrocampista catalán se estrenó como goleador con la Roja. Y casualmente lo hizo en el segundo partido sin Xabi Alonso a su lado y jugando como único pivote defensivo.

La segunda parte se inició con una gran ocasión de Macedonia y la típica parada de Casillas con el pie. El portero y capitán del Madrid y de la selección está tan necesitado de confianza que a buen seguro agradeció los gritos de "Iker, Iker", al igual que las otras dos paradas de mérito que hizo después.

Pero el posible 3-2 fue sólo un espejismo, pues a los cuatro minutos de la reanudación Silva puso el 4-1. El canario lideró el juego de España y pudo marcar algún gol más, pero prefirió buscar una y otra vez a su paisano Pedro, a quien se le resistió la portería bien defendida por Pacovski hasta el tiempo de prolongación, cuando firmó el 5-1.

Con el partido más que encarrilado, Del Bosque movió banquillo. Dio entrada a Isco por Alcácer y puso a calentar a Munir, aunque antes sustituyó a Ramos por Marc Bartra para dosificar al central del Madrid. El jovencísimo delantero del Barça también tuvo minutos. Los justos para debutar y, aunque el seleccionador español diga lo contrario, evitar que pueda jugar con Marruecos. Munir entró en lugar de un deslucido Koke, pero marcó Pedro para poner el definitivo 5-1.

En un grupo con selecciones como Ucrania, Eslovaquia, Macedonia, Bielorrusia y Luxemburgo, no clasificarse para la Eurocopa de Francia le supondría a Del Bosque, no sólo su salida, sino pasar de marqués a funcionario. La manita a Macedonia da tiempo y confianza, pero no tanto como crédito. Éste aún habrá que ganárselo.

Ficha Técnica:

España: Casillas; Juanfran, Albiol, Sergio Ramos (Bartra, m.68), Jordi Alba; Busquets, Koke (Munir, m.78), Cesc; Pedro, Silva y Alcácer (Isco, m.57)

Macedonia: Pacovski, Ristovski, Sikov, Cuculi, Mojsov, Alilovski (Demiri, m.46); Trajkovski, Spirovski (Radeski, m.64), Ibraimi; Abdurahimi (Krste Velkoski, m.74) y Jahovic Goles: 1-0, m.15: Sergio Ramos, de penalti. 2-0, m.17: Alcácer. 2-1, m.28: Ibraimi, de penalti. 3-1, m.45: Busquets. 4-1, m.50: Silva. 5-1, m.91: Pedro. Árbitro: Anastasios Sidiripoulos (GRE). Amonestó por España a Koke y Cesc, y por Macedonia a Ritovski y Abdurahimi.

Incidencias: partido correspondiente a la primera jornada de la ronda de clasificación para el Europeo de Francia 2016 disputado en el estadio Ciutat de Valencia ante 22.000 espectadores.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba