Deportes

El once irreverente

A Mourinho le sale un sarpullido. Casillas; Carvajal, Pepe, Ramos, Marcelo; Kroos, James, Isco; Bale, Benzema y Cristiano. Simeone se infarta. El once del Madrid es el no va más del atrevimiento, el desafío más osado (incluso que la España de Luis Aragonés), la batalla más radical contra los prejuicios del equilibrio. Todos los mejores a la vez sobre el campo, una legión de virtuosos del balón reunidos de golpe. Tres tipos que se desentienden de las prioridades defensivas, o cuatro, o cinco. Dos laterales que suben mejor que bajan, que cuidan menos de lo que invaden. Ni rastro de Albeldas, ni siquiera de Busquets. La pelota y el ataque como único objetivo. La apología del fútbol.

Es verdad que es un asunto de dinero. Que un once así, como los grandes yates, no está al alcance de cualquiera. Pero no es menos cierto que en el selectivo mundo de los millonarios nadie antes se había atrevido a tanto. Ni el Barça de Guardiola. Otros equipos a los que el dinero se le sale de los bolsillos han priorizado el músculo sobre el talento, han dado más espacio al que corre que al que juega, al que corta que al que crea. La billetera de Abramovich se ha vaciado en esa dirección. También a veces la del propio Florentino, aunque realmente no por su voluntad. Otros han repartido la inversión, han comprado un poquito de cada cosa. Pero nunca antes se había llegado a una alineación (pese a Pepe) como la que exhibió el Madrid en Eibar.

Un once abusivo, que invita más a recitar 'así cualquiera' que ese 'se ha vuelto loco' que la perversión del fútbol se ha acostumbrado a pronunciar cuando se da con arrebatos de este tipo. Una apuesta seductora, pero arriesgada, que aún se desconoce si es efímera o duradera. Que puede salir bien o mal. Que está en manos del aguante de Ancelotti, entrenador al fin y al cabo. Un gremio ése, el de los técnicos, acostumbrado a los pasos atrás y las precauciones. Una irreverencia para disfrutar mientras dure. Un experimento al que conviene asistir con los ojos abiertos. El Madrid es el equipo que viene. Y por tanto sus hábitos pueden romper en tendencia, quién sabe si en revolución. El fútbol atiende el sacrilegio con expectación.  


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba