Atletismo

Terrero y Torrijos dan las dos primeras medallas a España en los Europeos

Los dos primeros metales de la delegación española en Praga fueron dos platas. La velocista consiguió su presea gracias a un magnífico final y el saltador lo logró batiendo su récord nacional. 

Pablo Torrijos, plata en triple salto.
Pablo Torrijos, plata en triple salto. EFE

Corre Indira Terrero con España, por segunda vez en un campeonato de Europa. Gana la medalla de plata, un peldaño más de lo que consiguió en Zúrich. La atleta, de origen cubano, es parte de la nueva manera de hacer del atletismo europeo. No importa donde nace el talento, lo crucial es tenerlo en el equipo. La velocidad de Terrero está fuera de toda duda, se demuestra en la ultima recta en la que fue dejando rivales a su espalda en un sprint magnífico.

Llegó al último giro con todas sus rivales por delante, pero terminó con la plata. Y eso que llegaba solo con la quinta mejor marca de las participantes. Es, lo ha demostrado sobradamente, una excelente competidora. "He visto el hueco y me he metido por él, no lo he dudado. La verdad es que estaba muy difícil y estoy super orgullosa", explicaba Terrero tras su carrera.

Terrero está nacionalizada y esa será, no cabe duda, una de las maneras que tendrá España -y Europa, no nos engañemos- de coger medallas internacionales a medio plazo. La otra será en los concursos, por una cuestión técnica. Y ahí entran atletas como Pablo Torrijos. Tiene 22 años y una zancada brutal. Es el mejor español de la historia en triple salto. Hace un par de semanas pasó por primera vez de 17 metros, una cifra nunca antes alcanzada en el país. En la final de Praga también lo consiguió, batió su plusmarca nacional, la dejó en 17.04 y se llevó la plata. Su alegría era evidente: "Venía a Praga con la idea de superar mi récord de España y estoy muy contento aunque sea por un centímetro. Ahora quiero preparar bien el Mundial en verano y seguir ahí arriba"

En este tipo de especializaciones la técnica, el saber hacer, cuenta mucho más que el físico. Es decir, es donde el trabajo iguala el talento natural. La senda la marcó Ruth Beitia, que en Praga solo ha podido ser quinta, en el salto de altura. Torrijos va en esa línea, como también lo hace Ana Peleteiro. 

Fueron las dos alegrías de España en este sábado europeo. Jesús España se quedó cuarto en el 3.000 obstáculos, dos puestos por delante de la que se suponía mejor opción española, el marroquí de nacimiento Adel Mechaal. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba