Deportes

La noche subversiva de un Atlético líder y un pichichi español

Quizás sea sólo cosa de una noche, un orgasmo provisional. Pero el Atlético dormirá el 21 de diciembre de 2013 como líder de la Liga BBVA, escuchará el sorteo de lotería en lo más alto de una clasificación que llevaba tiempo, años, secuestrada por las dos superpotencias (en presupuesto y privilegios). Es una euforia engañosa, pendiente de confirmar en Getafe (el Barça necesita ganar por más de 0-1 para recuperar el cetro) a eso de las siete de la tarde. Pero tiene toda la dimensión de conquista e insubordinación.

La banda del Cholo derrotó al Levante con más apuros de los esperados, posiblemente distraído por esos excitantes beneficios que el resultado le podía proporcionar. Salió dormido, sin la intensidad de costumbre, y recibió un gol en contra al segundo susto. Y volvió a relajarse  cuando le dio la vuelta al asunto, 2-1 ya entrada la segunda parte, para conceder otro gol. Al final, con un penalti discutido y unos últimos minutos de nerviosismo que emplazaban a otros tiempos, los rojiblancos lograron llegar hasta la orilla con el marcador a favor y el liderato provisional atados a la cintura.

No le conviene levantar la vista a los madrileños, celebrar las efemérides antes de alcanzarlas, ésa es la lección que les deja la cita. Necesitan no salirse de esa religión del partido a partido que les ha convertido en un equipo competitivo y subversivo. No deben perder la atención y la intensidad nunca, ni un instante, mientras los partidos tienen vida. Pero la alegría de dormir esta noche a pierna suelta sí se la han ganado. La Liga de dos ha sido tomada de momento por un equipo insurrecto.

Y no sólo eso. El Pichichi lo encabeza Diego Costa (19 goles ya, tras los dos que marcó ayer), también de forma provisional, pendiente de que Cristiano no marque en Valencia más de dos tantos. Hacía también mucho tiempo que un jugador con pasaporte español, seleccionable para la Roja, no encabezaba la tabla de máximos realizadores del campeonato. No se reparten caretas con su rostro dibujado, no se venden bufandas reivindicando su Balón de Oro, no le suben a la portada para resumir 75 años de historia, no le lleva en volandas la mayor campaña de publicidad de la historia, es más Bestia que Bella, pero va a cerrar el año de su vida con cifras e influencia de futbolista descomunal. Simeone lo resume con sorna y una puyita a Cristiano: "Si estiran más el Balón de Oro, por ahí Diego se lo pelea".

Quizás sólo dure unas horas. Pero esta noche al Atlético y a Diego Costa ya no se la quita nadie. La noche de los parias.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba