Deportes

Una inyección europea antes de atar al Cholo Simeone

    

La alegría Atlética.
La alegría Atlética. EFE

La eliminatoria de Champions siempre estuvo en el filo de la navaja. Todos los males se le juntaron al Atlético desde que afrontó los octavos de final ante el Bayer Leverkusen. No sólo llegaron las bajas (Saúl, Siqueira, Moyá), se le unió el escaso fútbol que aflige a los de Simeone, la desconexión en Liga con pérdida de puntos y la tercera plaza a manos del Valencia, la sucesión de varios 'expedientes x' en el equipo y un regreso instantáneo al desterrado espíritu del 'Pupas'

Sin embargo, la fuerza del Cholo propició hace tiempo, desde el Doblete europeo, la Copa posterior y el remate con la Liga de la pasada temporada, un exorcismo para acabar con el mal fario histórico. Ayer parte del futuro y del próximo proyecto estuvieron en el alambre, pero la suerte acompañó al fin al Atlético en un partido excesivamente comprometido.

Solventado el primer 'expediente x', el de Mandzukic, con su titularidad tras el castigo de Simeone y la sanción, el Cholo sorprendió con la apuesta de Cani, casi inédito desde que llegó en el mercado de invierno, y acabó con el segundo 'expediente x', el del lateral izquierdo, otorgando el puesto a Gámez (actuación excelente) en detrimento de Ansaldi (y su caso sin resolver) y de Siqueira, fuera de la lista.

Mario Suárez, el señalado por la grada y Simeone, y uno de los jugadores con el futuro escrito lejos del Calderón, igualó una eliminatoria que luego se alargó terriblemente hasta la prórroga y hasta la tanda de penaltis. Desde el punto fatídico se jugó el futuro del Atlético, pero Oblak (otro de los repudiados) se erigió en héroe bajo los palos. Torres anotó el último penalti de una histórica tanda que significa una auténtica inyección de moral e impulso para afrontar lo que resta de temporada.

El Calderón llevó en volandas a los suyos y todos, jugadores y afición, sufrieron hasta el final y el éxtasis total. En plena efervescencia, con las pulsaciones disparadas aún, los nervios a flor de piel y la alegría en la masa colchonera, llegó la confirmación de una noticia que marcará el futuro del Atlético. Natalia Simeone, hermana del Cholo que negocia sus contratos, anunció y confirmó con una gran sonrisa la noticia que adelantamos en 'Vozpópuli': la ampliación del matrimonio entre técnico y club hasta 2020.

No hizo falta que fuera demasiado explícita, pero sus palabras fueron el segundo incentivo de una noche increíble de Champions: "Los atléticos van a estar muy contentos en los próximos días", anunció Natalia Simeone. Y todo ello, además, con un testigo de excepción en uno de los palcos del Vicente Calderón: Thibaut Courtois. El portero, pretendido por el Cholo para el próximo proyecto, revivió como aficionado lo que sólo el Atleti es capaz de transmitir. Justo lo que no tiene ni disfruta en el Chelsea. Por poco tiempo...


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba