Deportes "El periodismo de fútbol es más selvático y yo no soy de Coronel Tapiocca y machete"

Antoni Daimiel lleva años como comentarista de baloncesto en el Canal +. Su voz se asocia al periodismo de calidad, a la reflexión y la profundidad en la narración

Antoni Daimiel habla con pausa y mucho contenido. Se desplaza por los mitos del baloncesto y no se corta en opinar sobre la deriva del periodismo. 

Lleváis un par de años haciendo retransmisiones de Euroliga en Digital + ¿qué sensaciones os ha dejado la apuesta?

Creo que es un buen momento, o ha sido un buen momento desde hace un año y medio, para comprar los derechos porque creo que es una competición que por el momento que vivimos da la sensación de que puede ir a más. Por supuesto depende mucho de cómo hacen las cosas estas competiciones, un poco en comparación con la Champions de fútbol también, pero creo que la polarización de las aficiones, los clubes y las marcas como ofertas de ocio, incluso a veces por encima del deporte, hacen que esto pueda ser con vistas a medio largo plazo una competición con margen de crecimiento. Es un buen momento. Además, ya existía esta aventura del Real Madrid, ya estaba rodando cuando Canal+ compra los derechos y creo que también ha sido una buena oportunidad para unirse a ese tirón. Me refiero al Real Madrid como un proyecto que ha devuelto un poco el gusto por el baloncesto a mucha gente en esta ciudad, que se ha puesto de moda, ha vuelto a llenar el Palacio, el poder haber mostrado en una cadena nacional eso creo que ha sido muy buen. Me ha dado la oportunidad de poder retransmitir un título de un equipo español, una Final Four en vivo, que es algo que no había hecho. Ha sido muy positivo para todos y, por lo que tengo entendido, a la Euroliga también le ha ido bien, sobre todo como contenedor que ha recogido todo, que sepas que en Canal+ vas a poder los partidos de Unicaja, Caja Laboral, Madrid y Barcelona, independientemente de donde vivas.

"El proyecto del Madrid ha devuelto un poco el gusto por el baloncesto"

El Plus tiene fama de hacer grandes realizaciones, con muchos medios, ¿qué aportáis a una retransmisión de baloncesto?

A final de la década de los 90, cuando Canal+ compró la ACB, hubo una revolución de la retransmisión televisiva, invirtió mucho Canal+ en poner muchas cámaras, en hacer algo cinematográfico casi, con travellings por ejemplo, o la superlenta. Ahora vivimos un momento diferente, por la influencia de la crisis, y en un momento en el que las competiciones fuertes como la Euroliga tienen unas pautas ya marcadas que intentan más o menos controlar cómo son las retransmisiones, especialmente en el límite por abajo y más aún en una Final Four. La Euroliga está muy encima, aunque en el caso de Canal+, aunque esté feo decirlo, creo que sin que estuviesen lo hubiese hecho muy bien. No hay tantos medios como hace años pero los que trabajamos en el plus seguimos sintiendo gusto por hacer las cosas bien, simplemente porque te lo digan o por ser consecuente con lo que te mueve en esta profesión.

Las audiencias en abierto del baloncesto no son buenas.

Es un asunto complejo, porque hay muy pocos eventos deportivos que sean rentables en abierto hoy en día, por la explotación publicitaria que se hace, por lo que se requiere de retorno publicitario en función de lo que te cuentan los derechos y producir los eventos, es muy difícil rentabilizar, necesitas una audiencia muy alta. De hecho los partidos de fútbol de Liga BBVA no son rentables, si solo cuentas ese partido, con lo cual en el baloncesto pasa un poco lo mismo. La Liga Endesa tiene unos patrocinadores que le permiten mantenerse en la televisión pública, la Euroliga también tiene buenos patrocinadores, pero tampoco hay un panorama tan amplio, se redujeron muchos canales en tdt. Hay muchos productos deportivos que por la coyuntura económica y social son para el cerrado, para tele de pago. Por el simple hecho de estar ahí pueden generarte el abono de mucha gente, que sin querer ver todos los partidos sí quieren poder acceder en su casa a la competición, por un equipo, o porque es aficionado el deporte. Esa gente pagando hace el producto rentable, viéndolo solo en abierto no.

Hay mucha gente que dice que las malas audiencias son consecuencia de aquellos años del Plus en cerrado, dicen que convirtieron a la ACB en algo clandestino ¿qué opinas?

Es verad que hubo una corriente que acabó siendo muy generalizada, todo el mundo decía o porque lo oía o porque pensaba que era así, que el paso por el Plus hizo caer a la ACB en España. Yo era arte y parte en el asunto, quizá mucha gente que piensa lo contrario no me considera creíble, pero yo creo que no fue tanto así. De hecho me molesté hace unos años, con algún cruce de artículos en Internet, en averiguar audiencias de la ACB antes de que la comprase el Plus y ya había bajado bastante. En otras ocasiones se dice que es el Angolazo de Barcelona lo que le da un hachazo al baloncesto y no sé si es así, pero es verdad que el baloncesto empieza a descender. Tampoco nadie le puso una pistola en el pecho a la ACB, el Plus pensó que esa oferta le podría interesar. Yo creo, y me estoy aventurado porque no soy un financiero de la casa y no he dirigido prácticamente nada como para saber estos datos, que no fue rentable. Se pagó un dineral, 2.500 millones de pesetas al año, los ojos se le dieron la vuelta a la ACB, era mucho dinero en un momento en el que ya, insisto, se llevaban años a la baja. ¿Qué si hubiera seguido en abierto no hubiese bajado tanto? Puede ser, cuestión de matices, de discutir, pero no creo que fuera determinante para que eso bajara. Es más, también se puede considerar que entre los abonados pudo haber una ganancia de seguidores por lo bien que lo hacía el Plus.

"Hay que estudiar mucho para comentar, si alguien dice que controla todo está mintiendo"

Tras muchos años haciendo NBA ¿has necesitado estudiar mucho para hacerte con la Euroliga?

Es que estudiar siempre hay que hacerlo. Al final yo entiendo el puesto de comentarista para alguien como yo desde el trabajo, es todo trabajo, tienes que trabajar, que leer mucho, que estar al tanto de todo. Es un constante aprendizaje. Obviamente cuando sigues menos un tipo de baloncesto y vas a comentarlo, si tienes un mínimo de voluntad de ejercicio, tienes que ponerte al día. Lo tienes que hacer, pero como también tienes que hacerlo en competiciones de selecciones en verano o cuando tengo que hacer baloncesto universitario. Si alguien dice que controla todo eso te está mintiendo.

¿Hay diferencia en la manera de hacer comentarios cuando haces NBA o Euroliga? Son baloncesto los dos, pero tienen sus matices.

Seguramente debe admitir matices, aunque yo por filosofía no soy partidario de hacer demasiados. Lo que sí noto, y se lo comento a mis compañeros, es que el partido de baloncesto FIBA se me pasa rapidísimo. Llego al descanso y digo “¿pero ya?” porque estoy acostumbrado a partidos más largos, tiempos muertos… pero cuando tienes un estilo, o pretendes tenerlo, lo tienes que mantener, independientemente de la labor que hagas en televisión. Yo es lo que trato hacer.

Con tantos años en la NBA ¿no te has cansado de no dormir?

Sí, sí, estoy muy cansado. Cansado por no dormir y cansado de no dormir.

¿No hay solución a eso? ¿Te ves igual en un futuro?

Yo tengo que buscar mis soluciones, yo soy un autónomo que tengo un contrato firmado con la empresa en la que llevo trabajando 25 años, un contrato en el que me queda más de un año y por el que estoy muy contento. Tengo que buscar mis soluciones, uno no puede esperar a que las otras partes te den las soluciones, menos aún cuando eres autónomo, tienes que pelear en lo que es tu vida, tu camino. Ya desde hace años, desde hace siete u ocho, soy consciente de que esto tiene una fecha de caducidad para mí, porque no se puede estar mucho más tiempo trabajando de noche y si las empresas con las que colaboro no me ofrecen solución las tendré que buscar yo.

En algún sitio, incluso en tu libro, te he leído que irte a la noche te supuso salir del circuito de decisiones, que te hubiese gustado hacer otras cosas pero en la noche perdiste opciones.

Sí, es una salida del circuito, te vas a boxes y, es una comparación un poco fuerte, pero pasas de piloto a mecánico porque la gente vive de día, toma las decisiones de día y tú no solo sacrificas temas personales, de salud, de trato social y familiar sino que te quedas fuera de reuniones, decisiones… no te toman en consideración porque no te ven. No es un reproche a nadie, es una realidad.

"Trabajar de noche te hace salir del circuito de decisiones, la gente que toma las decisiones vive de día"

Tu carrera está muy marcada por Andrés Montes ¿qué recuerdos tienes de él?

Muy buenos. Tuve una relación laboral muy intensa, muy estrecha, durante diez años, de hacer juntos partidos, retransmisiones y viajes. Mantengo muy buen recuerdo profesional, aprendí mucho de él, a veces por herencia directa, otras por su manera de vivir y trabajar, que te abría los ojos para otras cosas. A veces él te clarificaba el asunto y luego tú ya tomabas la decisión. A él le gustaba pormenorizar mucho lo que pasaba en la profesión, debatirlo mucho, darle muchas vueltas. Eso ayudaba también a tomar posición en cosas que de otro modo ni pensarías. Profesionalmente me fue muy bien, además de que era un torbellino de la comunicación y estar al lado te salpicaba cosas muy buenas. A nivel personal también, a mi me gusta la gente imprevisible que no sabes lo que te va a aportar cada día que pasa, la gente que te sorprende, te da mucha vida, mucha intensidad. Cuando dejamos de trabajar juntos se intensificó nuestra relación personal. Debo decir, y me pesa, que más por iniciativa de él que por la mía, porque yo me enfrasco mucho en mi trabajo en el día a día y no tomo decisiones de mantener contacto. A veces pienso que me hubiese gustado mantener más lazos con mucha gente y por la dinámica del día a día no puedes. Él se procupó, me llamaba mucho, me comentaba lo que le pasaba laboralmente en otra empresa para ver que pensaba yo. Me pedía consejo, cosa rara, porque él era el veterano.

Jordan, Bryant, Shaquille, Duncan, LeBron ¿Cuáles son los mejores recuerdos de estos años?

Ha sido un gran privilegio estar 20 años poder retransmitir lo que te van sugiriendo grandes equipos y estrellas. Por supuesto tengo equipos y jugadores más marcados en el recuerdo. Coincide además que mi comienzo, que es cuando todo te llama más la atención, dio la casualidad de que era el mejor equipo de la historia, al menos en récord de temporada regular, aquel equipo con tres anillos seguidos, los Bulls del cuarto, el quinto y el sexto anillo, con Jordan en su máximo nivel. Aquello me marcó, lógicamente. Luego hubo una crisis con la retirada de Jordan, apareció San Antonio con Tim Duncan y, afortunadamente, pronto aparecieron los Lakers con un equipo dominante, muy divertido también con Shaquille y Kobe, que nos entretienen en el incio del siglo. Luego ya ha estado siempre San Antonio, que afortunadamente ha ido a mejor en cuanto a sensaciones y disfrute con su juego. Ganan como antes pero ahora transmiten más. Luego la generación de 2003, con LeBron James esos Miami Heat con cuatro finales, Oklahoma, el título de Dallas… Casi todo es de la conferencia Oeste, porque a principios del siglo el Este fue un poco duro, con baloncesto muy especulativo, a pocos puntos. Los Nets, los Knicks de Van Gundy, Pistons, Indiana…

Tim Duncan es una leyenda, pero también es un jugador frío, casi distante, una estrella diferente ¿tú cómo lo ves?

Es verdad que es la antiestrella en cuanto a manera de ser y de actuar. No destaca por el carisma ni le interesa demasiado destacar por eso. Me parece el mejor ala-pívot de todos los tiempos, por las sensaciones. Hay muchos a los que no he visto, pero viendo el curriculum ratifica eso. Es el típico personaje que cae bien, sabes que es buena gente, se nota en su gestualidad, en su trato con los compañeros, con la prensa, nunca se ha metido en problemas, no está interesado por el star system, el glamour. Quizá también por eso se ha desgastado menos y ha perdurado más. Es importante el hecho de haber estado en un equipo pequeño y un mercado pequeño, aunque ganador, con esa filosofía que era muy de no destacar demasiado, que no hubiese saltarines o muchos mates, vender pocas camisetas. También se le ha relacionado más con el baloncesto europeo, con fundamento, por su visión colectiva. Para mí es el gran desencadenante de todo lo que ha pasado en San Antonio.

"De Jordan se dice que es tan indeseable como Kobe, pero sabe cambiar de cara"

También le queda poco baloncesto a Kobe Bryant, y en él siempre parece que, siendo un enorme jugador, le ha pesado querer ser Michael Jordan, sigue una sombra que no puede alcanzar.

Yo creo que esa búsqueda le ha pesado, pero también le ha ayudado mucho, ha sido su motor. Él ha llegado ahí por su genética, por talento natural pero también porque ha sido un trabajador obsesivo, y muchas veces el motor ha sido ese. Se decía que en su última etapa de instituto, antes de llegar a la NBA, se empapaba de ver a Jordan, movimientos y vídeos, eso le ha ayudado mucho, ha sido un tipo insaciable, siempre intentando mejorar y querer ganar. No le ha salido mal, ha ganado cinco anillos, está en alguno de los récords históricos de la liga y creo que es uno de los más grandes. Lo que pasa es que él, y quizá desde aquí no tenemos esa noción por el idioma y la distancia geográfica, es un tipo que por su manera de ser no ha caído bien al aficionado, muchas veces a la prensa tampoco.  De Jordan se dice que era tan indeseable como Kobe, pero Jordan cambiaba la cara, te sonreía, era un producto perfecto de marketing por iniciativa propia, casi no pretendida. Estaba hecho para eso y por eso provoca una revolución en el marketing del deporte. Kobe ha sido más transparente, más sincero, ha sido igual con su mujer y sus hijas que con los periodistas o el empleado del hotel que piensa que es desagradable en el trato. En ese sentido hemos podido conocer mejor al verdadero Kobe, no tiene dos caras.

Te costó entrar en LeBron James, al principio no te parecía ese jugador brutal que ha terminado siendo ¿por qué? ¿hay algún momento en el que veas un cambio en él para ser una estrella?

Yo creo que no hay un momento identificable, no lo hay como tal. Deportivamente ha sido una máquina tremenda de crecimiento, es muy difícil encontrarle fallos. Quizá en su primera etapa en Cleveland acabó frustrado en la final contra San Antonio, en alguna serie de eliminación contra Boston, Orlando. No daba para más ni él, que aún era joven, ni el equipo que tenía alrededor. Yo trataba de comunicar que me parecía un jugador buenísimo pero que no me transmitía, por su estilo, no pensaba que fuera tan estético como para cautivar a nivel de los más grandes, y en realidad sigue así, pero a base de puñetazos en la mesa, a mí por lo menos, me hace pasar por el aro. Al final nosotros tenemos que aprender a valorar al deportista que es así, todos los retos los ha ido venciendo porque es así  de metódico, de categórico, un reto tras otro, llegar a Miami con la presión del traidor, tiene que adaptarse, permitir que otros grandes como Wade y Bosh colaboren con él, lo consigue. Creo que ha aprendido mucho de cara a la opinión pública y me parece que tiene una capacidad de asimilar el baloncesto tremenda. Dicen que es un poco en plan Petrovic, un estudioso del juego, que tiene facilidad innata para acordarse de jugadas de muchos años antes, cuánto quedaba, cómo iba el marcador… Es posible aprender a valorar a este tipo de deportistas, aunque no transmitan tanto.

Hay otro fenómeno importante en estos veinte años, que es la globalización de la liga y de la llegada de españoles ¿este proceso está ahí para quedarse? ¿en qué os influye a vosotros que haya españoles?

Creo que la NBA tiene suficiente fuerza para que si no hubiese habido está generación de jugadores españoles se hubiese instalado igual en la afición española. Yo la NBA es un producto que valoro mucho, tan bueno muy bien acabado y hubiese tenido presencia incluso sin representación española. Por supuesto que ha ayudado, ayuda a atraer al gran público, aunque hay ejemplos más definitivos, como el automovilismo o el tenis un poco. Quizás el tenis y el baloncesto soportarían mejor que no hubiese un español referente, más que el automovilismo que ha sido más determinante. Mirando a futuro va a depender de la capacidad del baloncesto español de seguir sacando jugadores, pero siempre van a tener las puertas abiertas de la NBA. La NBA ha descubierto en la época de David Stern, desde los años 90, que era muy bueno tener jugadores de cualquier latitud en su afán de globalización y es un acierto, notas que cuando dan datos de jugadores no nacidos en Estados Unidos lo dicen hasta con orgullo, lo consideran un producto global participado por todo el mundo, con planes de expansión. Hay que cruzar los dedos, supongo que España debe seguir sacando jugadores con capacidad para jugar allí, lo que pasa es que, cuidado, no podemos aspirar a tener siempre un Pau o un Marc Gasol allí, porque estamos hablando de jugadores que entran en los mejores quintetos, son all-star, y lo pueden hacer entre quince o veinte jugadores al año.

"En América se ve el baloncesto como el teatro, pero eso no le quita valor"

Llevas muchos viajes a Estados Unidos para finales de la NBA y demás. Hay algo que sorprende visto con mirada europea, que es la poca pasión en la grada, como si fuese más un evento social que algo pasional ¿cambiará algún día? ¿es perjudicial para el producto que sea un poco más frío?

No creo que sea perjudicial para el deporte, creo que además llevamos 40 años o más en un proceso desde aquí de americanización, así que no se van a parecer ellos más a nosotros sino nosotros más a ellos, comemos lo que les gusta a ellos, vemos en el cine lo que les gusta a ellos… Yo creo que se vive con menos pasión, pero es otra manera tan lícita, y no perjudicial, ellos lo consideran una oferta de ocio y nosotros no vamos al teatro o al zoo con pasión. Ellos van al baloncesto como al teatro o al zoo y no les quita entretenimiento, valor o calificación sobre lo que van a ver. Es otra manera. Se comprometen con un equipo, claro que hay aficionados de un equipo, pero si pierden no se lo toman tan mal como aquí. Cuando ganan a lo mejor tampoco se lo toman tan bien aunque los cafres aprovechan, cada vez menos, para montar un lío en la ciudad. Recuerdo sobre todo en Chicago, que hubo disturbios importantes, y en Los Ángeles, pero eso se ha controlado mejor en la NBA. No creo que sea malo tener menos pasión, esto no deja de ser un mercado, la gente paga por ir al pabellón, por verlo en televisión y por comprar camisetas y zapatillas.

¿Alguna ciudad te gusta o te disgusta especialmente de todos estos viajes?

Me gustó mucho, quizá por la novedad también, Seattle. Porque yo antes de ir conocí Nueva York y Chicago, que son grandes ciudades, las típicas grandes ciudades americanas en cuanto a arquitectura moderna, gran urbe, todo lo atractivo que supone para el turista español lo contienen Nueva York y Chicago. Seattle me gustó porque no tiene nada que ver con esas otras, es una ciudad más europea, con gente que es de otra manera, vive la vida de otra manera, abierta al mar pero con lluvia y buena temperatura. Lo noté de otra manera y me gustó mucho, pero no he vuelto, porque me han quitado el equipo y de vacaciones no voy a Estados Unidos, intento ir a otros sitios. Es una ciudad que me encantó, hay otras que me han gustado, ahora tengo ilusión por volver a San Francisco, si llegan los Warriors, porque cuando estuve fue un all-star, que estuvo muy bien pero el tiempo no nos permitió disfrutarlo, en febrero del año 2000. En cambio hay ciudades que no tienen un pase, Cleveland, Oklahoma City, Houston no me gusta mucho, porque es muy grande pero no tiene nada. Esto es muy personal, hay sitios donde llegas y notas algo y otros nada, Houston es de las que nada y otras muchas que sí.

Te gusta mucho el fútbol también ¿no echas de menos no poder hablar profesionalmente de fútbol? ¿Qué prefieres, fútbol o basket?

Hablo mucho de fútbol con amigos, compañeros, con mis hermanos, con mi madre que es muy futbolera también, la conversación de fútbol está ahí. En el fútbol, como aficionado, hay determinados partidos en el año que me gustan tanto como el mejor partido de baloncesto ¿echo de menos algo profesional? Como tal no, porque yo tengo mi profesión como un medio de vida, una profesión que me gusta, he hecho muchas cosas ya, no tengo grandes retos. También somos muy, no sé si existe la palabra, parcelarios, encasillamos a la gente. Hubo un momento de mi carrera, hace siete años o así, cuando paso a ser autónomo, que me entra el síndrome del autónomo y pienso que tengo que luchar contra ese encasillamiento. Yo me veo, tengo seguridad en mí y me veo capaz de trabajar en baloncesto, en fútbol, en otros deportes y en cosas que no sean deporte, porque me siento sobre todo periodista. Pensé que me vendría bien desencasillarme, hice algunas cosas de fútbol  y me di cuenta de que el periodismo en fútbol es más selvático, por utilizar una palabra un poco suave, no en Canal+, fuera. No pasa nada, yo no soy muy de selva, no visto Coronel Tapiocca y llevo machete pero bueno, me sabría desenvolver y quizá en un futuro. A mí el fútbol me interesa sobre todo para ser aficionado, y eso lo hago.

Como aficionado del Atlético.

Sí, soy del Atlético.

Te he llegado a leer en alguna entrevista que “los acontecimientos te llevan a ser antimadridista” y me ha sorprendido, porque siempre pareces muy calmado y reflexivo, no te pega el comentario.

Y lo soy, sé que suena fuerte, y a mí por filosofía me suena mal. Sobre todo me interesa que el madridista lo entienda, y creo que explicado se entiende. Yo tengo muchos amigos que son del Madrid y que son unos años mayores que yo y me explican, y a mí me interesa, que son más antiatléticos que antibarcelonistas. Me interesa esa historia y la entiendo. Y como yo entiendo eso me gustaría que un madridista entendiera que teniendo 45 años como tengo yo, habiéndome hecho con 3 o 4 años, en una época muy dorada del Atlético de Madrid, luego haber sufrido esa sequía de títulos y grandeza, porque yo me hago de un equipo que es grande, no lo hago por eso, pero es grande. De niño te llevas el palo de que deja de serlo, durante 20 años, con alguna excepción. Durante esa etapa he sufrido el menosprecio del madridismo, en mi familia la mayor parte de la gente es del Madrid. Esa caridad al inferior, ese limosneo casi, que es lo que más duele. A mí me gusta que el madridista me considere enemigo y esto que he vivido los dos últimos años me encanta, que se haya eliminado esa pancarta de se busca rival digno para derbi. Me gusta que se considere al Atlético desde el Madrid, eso es lo que no hubo y por eso el titular este, eso es lo que te lleva a ser antimadridista, te cansas de que siempre gane el del otro lado de la calle, el que siempre te está restregando las victorias. Esa es la explicación.

"La caridad y el limosneo del Madrid con el Atleti te lleva a ser antimadridista"

Comenzaste tu carrera en El Día Después, que es una escuela que ha tenido mucha continuación y revolucionó la televisión deportiva en España ¿ves herederos de aquello en formatos como Deportes Cuatro?

Es interesante eso, porque yo no sé si muchos de los que dirigen estos programas se sienten influidos por aquello, creo que hay un germen ahí, que influye. Aquello surgió un poco de la improvisación, una improvisación buscada, no de dejarlo todo al libre albedrío. Se buscaba que una serie de gente joven que estaba empezando, con nuevos y mejores medios, creara televisión. Había muy pocas referencias porque habían aparecido las privadas sin demasiado deporte, no había experimentación, y Televisión Española, con sus virtudes y sus defectos, había dominado poco y no había tenido una exigencia ni un ánimo de revolucionar nada. El caso es que en aquella época Alfredo Relaño, que era el director de deportes, no sé si se lo propuso, pero propició aquello. Yo tengo una gran consideración de la tele deportiva que se hizo en aquel tiempo, incluso en aquel tiempo ya teníamos la sensación de que otras cadenas, sobre todo Telemadrid, que era muy fuerte, empezaban a tomar referencias de Canal+, vieron que era la rueda buena. Yo soy un poco pesimista, negativo, demasiado a veces, y creo que se han tomado referencias de aquello pero no soy demasiado generoso a la hora de calificar la televisión que se hace ahora, incluso con Canal+ creo que no ha seguido la evolución que podría haber seguido, pero es una opinión muy personal que espero nadie se tome a mal.

Ese tipo de periodismo se olvida de lo general y busca mucho el detalle anecdótico ¿No echas de menos el periodismo en televisión?

Sí, echo mucho de menos el periodismo, en televisión, en radio, en prensa escrita… el periodismo ha quedado en segundo plano, yo trato de defender que se puede innovar, y se puede desarrollar el periodismo pero sin cambiar los diez mandamientos. Si de repente desautorizas los diez mandamientos... es muy difícil tratar de ser católico si puedes deshonrar a tu padre y a tu madre, matar o robar. Es un poco lo que ocurre, se han perdido las nociones mínimas, es todo un batiburrillo, un desorden, y lo peor es que esto se perpetua en el tiempo y tú vas moldeando al receptor, a la audiencia. La gente joven ahora te va a pedir lo que está viendo, y es un círculo vicioso, porque si hubiese un medido que se volviese loco y empezase a hacer las cosas muy bien no le gustaría a la gente ¿no?

"Es un círculo vicioso, si ahora un medio se vuelve loco y lo hace muy bien no gustaría"

También colaboras con Informe Robinson, que ahora mismo es la joya de la corona del Plus, un programa con recursos y calidad, donde se hace periodismo.

Estoy de acuerdo en que es la joya de la corona para el telespectador, es marca cien por cien Canal+ y no desentonaría con el Plus de hace veinte años ni mucho menos. Es un gran programa, para mí es un privilegio haber podido trabajar con ellos una temporada, y es un ejemplo no solo para Canal + sino para otras cadenas y formatos. Es una manera muy reconfortante de trabajar, de contar historias en el deporte, que se puede trasladar a otras cosas que no sean el deporte. Además, cuando hablas con gente de otros medios, muchos con desdén dicen que es un programa carísimo y que en abierto no se vería. Niego las dos cosas, ni es tan caro, hay programas supuestamente baratos que gastan un dineral en otras cosas, ni es caro para lo que ofrece. Tampoco es de interés minoritario, dependiendo del reportaje, la historia tiene mucha fuerza, y la gente ve series de las que no sabe nada sobre los protagonistas o quién las hace y están bien hechas, con un buen guión, y se enganchan. Por qué el espectador masivo no va a verlo. Vamos a suponer que fuese semanal y en abierto ¿por qué no lo va a ver la gente como para que sea rentable? No sé por qué ponerle esas etiquetas, los recursos se bien gastan o se malgastan, independiente de que sean más o menos. Esto lo dicen los políticos, no hay que gastar mucho, hay que gastar bien. Igual aquí.

Sí, un horror. Antes hablabas de la importancia de la documentación para hacer periodismo, y supongo que en tu caso eso supone leer mucha prensa americana ¿hay algún medio que te llame más la atención?

Es una locura, porque hay muchos, la oferta es muy amplia. Yo lo que hago, más que ir a determinados medios, que cuando vas con prisa lo puedes hacer ESPN es un buen medio, Sports Yahoo, Bleacher Report, Grantland… yo lo que hago es pensar sobre una inquietud. Vamos a suponer que me tengo que documentar para una eliminatoria o un partido. Antes de bnada pienso sobre el evento y qué inquietudes me genera o qué puede ser bueno que transmita. Un personaje como steve Kerr, para decir más de él, o su relación con Curry, o en Cleveland cuál ha sido el proceso de LeBron para hablar con el entrenador y el General Manager para ver qué necesitaba el equipo, cosas que te sugiere la eliminatoria. Busco sobre eso y en esa búsqueda puedo acabar en esos medios o en un periódico de provincias con un artículo muy bueno que en Estados Unidos pasa, hay muy buena prensa de ámbito pequeño donde puedes descubrir auténticas delicias.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba