Deportes

La presión turca asusta a Dani Alves, que había apoyado la conmemoración del genocidio armenio

El lateral subió una foto a las redes sociales pidiendo a Turquía el reconocimiento de la atrocidad para luego pedir perdón. Importantes patrocinadores del Barça son turcos.

Alves, con el cartel del genocidio armenio.
Alves, con el cartel del genocidio armenio.

Armenia conmemora los cien años del genocidio armenio, cometido por el Imperio Otomano y que nunca ha sido reconocido por Turquía, país heredero de aquel imperio, que solo expresó condolencias pero no acepta la responsabilidad del millón y medio de muertes que se produjeron en aquel episodio histórico. 

Los armenios, buscando la relevancia internacional, han intentado que algunos deportistas importantes reclamaran a Turquía el reconocimiento del hecho y entre los que accedieron a hacerlo estuvo Dani Alves, lateral derecho del Barcelona, que subió a las redes sociales una foto en la que posaba con un cartel que decía en inglés "Turquía, reconoce el genocidio armenio". Se unía así a las voces de algunos de los principales líderes mundiales, entre los que se incluyen Obama, Putin o Hollande, todos ellos condenados por los turcos, y también del mundialmente conocido cantante Charles Aznavour, de origen armenio y que perdió a la familia de su madre en el genocidio. 

Poco duró en internet la petición del brasileño, pues poco después se vio obligado a quitar la fotografía de las redes sociales y a poner dos tuits para pedir perdón por lo acontecido.

Según dice Alves no quiere molestar a sus aficionados de Turquía, aunque es probable que no hubiese rectificado de no ser Beko uno de los principales patrocinadores del Barcelona. La marca de electrodomésticos, que ocupa un espacio en las mangas del equipo azulgrana, es turca y una gran fuente de ingresos para el club.  


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba