De cara

Otra vez David Navarro

Son siempre comprendidos y disculpados, cómo van a estar movidos por la mala intención, por dios son seres humanos como tú y como yo. Pero casualmente son siempre los mismos. Hubo una época en que se llamaban Fernández, Benito o Gallego,  más tarde Figo, Simeone, Javi Navarro o Pablo Alfaro. Y hoy son Pepe, Soldado o David Navarro, el dueño del codo que ensangrentó ayer el ojo izquierdo de Cristiano Ronaldo. Pareció lo suyo un simple mecanismo de protección ante un posible choque, la mirada perdida en el balón, pero su armamento causó otra vez destrozos.

No fue la imagen que marca para siempre su carrera, ese puñetazo a traición y por la espalda de hace años sobre Burdisso, la víctima indefensa debidamente agarrada, y la huida posterior a la carrera para evitar represalias. El central valenciano no será apartado seis meses de los terrenos de juego como entonces, pero su acción de ayer recorrerá el planeta entero. La víctima conseguirá agrandar la repercusión, pero el central seguirá campando a sus anchas por los terrenos de juego.

David Navarro es reincidente. Tanto que resulta imposible pensar bien de él cuando se ve envuelto en un lance violento. Quizás no pretendiera golpear con maldad al portugués, pero su maniobra sí o sí estuvo cargada de imprudencia o temeridad. Favorecidos por la interpretación bufandera de casi todos los lances (si el agresor es de mi equipo le defiendo, si es del rival, le critico) estos tipos siguen con licencia para todo sobre el césped. El personal mira a los árbitros, nunca a los jugadores. Y, sin embargo, muchos sobran.

Porque igual que un conductor no debe ir a 200 por hora por la Castellana ni saltarse un semáforo aunque su pretensión no sea la del atropello, un futbolista no puede colocar los tacos y los codos de cualquier manera. Un día más, resulta inexplicable entender cómo un futbolista así aún conserva el carnet.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba