De cara

Entre el escándalo Pirlo y la amenaza Cristiano

Según la coctelera estadística que se ha inventado la UEFA, no es más que el 110º futbolista de la Eurocopa. Y sin embargo está siendo el mejor, al menos uno de los cinco mejores. Tiene 33 años a sus espaldas y un curso de fútbol en un país donde el buen gusto no abundaba. Lleva un gol, dos asistencias, al menos veinte pases de peligro verdadero y máxima delicadeza y una lámpara maravillosa para dirigir a su selección y adormecer a los rivales que pretenden adivinarle un idea o quitarle la pelota. Se llama Pirlo y es el principal responsable de que Italia pueda afrontar su revolución, la huida del catenaccio y la búsqueda del seductor juego a lo España. Un escándalo de jugador.

Ante Inglaterra dio otra exhibición de gobierno y buenos pases, de esconderle la pelota al rival y ofrecérsela al compañero en situación de máxima ventaja. Sus cuartos se resolvieron a los penaltis, con una delicatessen a lo Panenka en su lanzamiento personal, pero Italia se ganó la clasificación mucho antes. Posiblemente con la sesión más atractiva en lo que va de campeonato. Ahora se cruza con Alemania, que también ha decorado de fútbol su siempre fiable propuesta competitiva. Ese duelo promete. En realidad, las semifinales de la Eurocopa suenan a un tarde en el parque de atracciones. Los cuatro supervivientes son y han sido los mejores. 

Quizás España no ha aparecido aún en su máxima extensión, todavía con el freno de mano echado y unas cuantas decisiones ralentizadoras, pero con lo expuesto hasta la fecha le ha bastado para plantarse ahí. Y sin apreturas en los cuartos, deshaciéndose de Francia, inutilizándola, a base simplemente de fútbol control. No se ha soltado aún La Roja, no se ha dejado llevar por su indiscutible superioridad y la alegría de sus jugones (y eso que Iniesta está de dulce), pero conteniéndose y prohibiéndose riesgos, sin renunciar al estilo, ha dado los pasos exigidos y necesarios.

Veremos si jugar con la calculadora le basta para tumbar a Portugal y a Cristiano. El goleador del Madrid es de los buenos que además sí convencen al enigmático baremo de la UEFA. CR7 lidera esa clasificación. Tres goles y dos últimas actuaciones portentosas. Si Portugal, rocosa y segura, pero conformista, está donde está es por su futbolista bandera. No ha estado mal por atrás Pepe ni Nani por delante, pero a Cristiano le ha entrado el hambre. Y cuando esto ocurre todo lo de alrededor parece menor o secundario.

Si hasta ahora España ha priorizado los asuntos defensivos ante rivales que no exigían mucho, ahora le toca uno que, con Cristiano enchufado, los pone realmente de corbata. Arbeloa al fin tendrá sentido en el once de España y aún así necesitará ayuda. Los lusos son uno de esos adversarios que han zurrado y hecho pagar a La Roja su desinterés por los amistosos. La clave vuelve a ser España misma, su convicción en la pelota y en el juego de ataque, pero esta vez sí debe estar pendiente además de lo que pueda ocurrir a su espalda. Es seguro que Del Bosque, y más ahora que cree que va ganando, no dará su brazo a torcer en los debates. España lo intentará como hasta ahora. A ver qué dice Cristiano.  


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba