De cara

Mourinho y Cristiano, a lo suyo

Mourinho sigue de batalla interior, abriendo no se sabe con que intención heridas y frentes hacia dentro del Madrid en varias direcciones: el presidente, el público, las categorías inferiores... Y esta semana, como maniobra de distracción de un nuevo mal resultado, el empate ante el Dortmund, ha soltado el brazo también hacia el exterior, una costumbre que tenía arrinconada. Volvió a cargar contra los arbitrajes, sin imaginar que la televisión le iba a dejar luego en mal lugar. Y a despreciar a sus rivales más próximos, Barcelona y Atlético, con una frase en la que trató de restar importancia o mérito a sus logros: “Prefiero ver un partido como el nuestro ante el Borussia y empatar que ver alguno de esos partidos que hay en otros grupos, parecen partidos de Europa League”. Bueno, es Mourinho, cuyos incendios, aunque conservan el buen ritmo, cada vez causan menos estragos. La costumbre.

Y a su derecha, mientras, Cristiano sigue en campaña. Está obsesionado con el Balón de Oro y a la que puede se postula. En ocasiones  tirándose piedras en el pie, como con esa frase que presidió la portada de France Football a propósito de que se votaría a sí para conseguir el premio. Y otras veces al fin vendiéndose terrenal, como en la última entrevista que acaba de conceder a la CNN, en la que admite problemas con su imagen. Se desorienta sobre los motivos por los que cae mal (dice que parece arrogante porque es serio y porque no le gusta perder), pero hace una especie de saludable propósito de enmienda al respecto inédito hasta la fecha. Sin dejar de insistir, aunque de forma educada, en reivindicar más argumentos que nadie a su favor para llevarse el premio.

Así que mientras su jefe trata de pegarse con medio mundo, Cristiano, posiblemente asesorado de una vez para que se acerque a la gente, juega a la conciliación y las buenas obras. Y hasta Messi, con varios episodios de mal carácter que afean su reputación (las broncas al compañero, Villa, y los malos modos con el rival), parece querer ayudar repentinamente al portugués a su candidatura. Entre la bronca y el autobeso, así respira estos días el Madrid.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba